Literatura en la red de los 140 caracteres
 
Por Lado B @ladobemx
13 de mayo, 2013
Comparte
Imagen: Twitter.

Imagen: Twitter.

Lado B

@ladobemx

“Voy a intentar escribir una novela en Twitter”, anunció hace unos días el director de cine Steven Soderbergh, considerado el último artista que ha iniciado una aventura literaria en la popular red social.

Su novela “Glue” ha sido posteada por el cineasta a través de su usuario @bitchuation, misma que hasta hace pocos días era solo la cuenta de un tuitero más hasta reveló la identidad del usuario.

18 capítulos de “Glue” ya han sido posteados. La obra de Soderberg es una extraña novela que se acompaña de imágenes tomadas por el propio realizador y que algunos medios han calificado de twitterature.

El título de la obra es Glue (pegamento), y es una historia criminal narrada en segunda persona y en párrafos menores a 140 caracteres. Inició el 13 de octubre del año pasado y a la fecha lleva 11 capítulos.

Para los que escriben fragmentos de su vida, pensamientos, anécdotas y gustos, aquellos que reflejan sus días en 140 caracteres, migrar su historial a un formato en prosa sería equivalente a tener una biografía instantánea. Antes teníamos fotos y diários para el registro de nuestras memorias, hoy sabemos con precisión de días, horas, fotos y hashtags lo que pasa por nuestra mente.

En enero de este mismo año, un profesor de Historia afirmaba en la facultad de Cambridge, en Reino Unido, que el uso de las redes sociales estaba aniquilando el lenguaje escrito. Para este enseñante, David Abulafia, el uso de la escritura que se da en Twitter o Facebook era la causa de que “la gramática y la puntuación sean atroces”. Sus comentarios levantaron una controversia notable, especialmente porque muchos de sus estudiantes negaron que el —obvio— bajón del nivel intelectual relativo al adecuado uso de las palabras tenga que ver con la aparición de las redes sociales, siendo más un fenómeno sistémico que coyuntural.

Sea como fuere, la reflexión de Abulafia llega en un momento en que Twitter se ha convertido en la gran red social, desbancando a Facebook, y dejando por el camino la sensación de que el potencial de esta herramienta de comunicación está aún por descubrir. Por el mismo atajo se ha colado el estudio de la Universidad Carnegie Mellon, la Universidad de Stanford y el Instituto Tecnológico de Georgia en el que los autores analizaron a más de 14.000 usuarios de Twitter y centenares de miles de mensajes en busca de patrones de uso, evolución del lenguaje (teniendo en cuenta que en esta red social, y si se prescinde de aplicaciones para extender los tuits, el usuario solo dispone de 140 caracteres) y diferencias entre sexos a la hora de tuitear. Sus conclusiones, muy comentadas en Estados Unidos, hacían hincapié en la influencia femenina a la hora de escribir tuits y especialmente en la creación de nuevos códigos de comunicación, con la utilización de los emoticonos, los acrónimos y los signos de puntuación, que se extiende ahora a la totalidad de la red social sin distinción de sexo.

Continúe leyendo el artículo publicado en El País en el siguiente link.

También puedes consultar la siguiente entrada sobre la Twitterarure.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx