Sobrevuela de nuevo en Atenco la amenaza del aeropuerto

Sobrevuela de nuevo en Atenco la amenaza del aeropuerto

Gloria Muñoz Ramírez | Desinformémonos

San Salvador Atenco, México. El fantasma de un nuevo proyecto aeroportuario vuelve a rondar sobre Atenco. “Es peor que el anterior”, advierten los ejidatarios Marcial Ramírez, David Pájaro y Santiago Medina. Peor que el que rechazaron en 2001 y 2002, cuando lograron la anulación del decreto de expropiación que los despojaba de sus tierras. Pero “el gobierno nunca quitó el dedo del renglón”, asegura Jorge Oliveros: “Si el anterior proyecto era indignante, el actual lo es más. En 2001 se llevaban el 90 por ciento de nuestro territorio, ahora el 95 por ciento, con la misma estrategia de división, amenaza, represión y muerte”.

“De la capilla de La Purísima y hasta donde ven sus ojos abarca el nuevo proyecto”, señala por su parte Adán Espinoza, indicando con el dedo, desde el cerro de Huatepec, las tierras que contemplan los mapas del megaproyecto Ciudad Futura, la nueva amenaza que se cierne sobre la región, y que será, dicen los pobladores, una especie de Santa Fe, con proyectos inmobiliarios, megaindustria y, por supuesto, un aeropuerto, la afrenta más grande para estos pueblos.

Tomada de desinformemonos.org/
Tomada de desinformemonos.org/

En el auditorio de la Casa Ejidal, en el centro del poblado, frente al  mural multicolor de Emiliano Zapata, en el mismo lugar en el que han dado tantas batallas en defensa de su territorio, se reúne con Desinformémonos un grupo de ejidatarios del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT). Entran y salen, pues es día de trabajo y hay que partir al campo. Trinidad Ramírez, compañera (me corrige cuando le digo “esposa”) del dirigente emblemático Ignacio del Valle, y Hortensia Ramos, son las dos mujeres que completan la entrevista colectiva.

Jorge Oliveros, de los ejidatarios que se ha mantenido en la lucha estos doce años, explica que “ahora presentan el nuevo proyecto como lo hicieron hace 12 años, con la misma soberbia, dejando de lado a los pueblos que son los dueños del territorio. En 2001 nos ignoraron, nos amenazaron, nos dividieron. Hoy quieren volver a hacerlo”, con el agravante, indica, de que “ahora es más ambicioso. En 2001 eran mil 100 hectáreas las que nos querían arrebatar. En 2013 el proyecto filtrado por ICA contempla mil 500 hectáreas de San Salvador Atenco”, de un total de más de 15 mil que abarca todo el proyecto sobre lo que fue la ribera del lago de Texcoco, en la zona oriente de la Ciudad de México.

La diferencia con el anterior aeropuerto, indica, “es que no dan la cara. Mandan a gente de nuestra propia comunidad para meter amenazas. De un millón 400 mil pesos por hectárea que estaban dando hace un año, ahora el ofrecimiento es de un millón 750 mil pesos”. El plan, llevado a cabo casa en casa, es decirle a los ejidatarios que ya todos han vendido, que sólo faltan ellos: “Presentan unos mapas en los que dicen que los ejidatarios ya entregaron sus documentos, y que están en trámites para la venta. Pero esto no es cierto. Es la minoría la que ha entregado documentos, pues estamos hablando de unas 50 hectáreas, que ni siquiera han vendido”.

La estrategia, insiste Oliveros, “es sembrar la confusión y el miedo. Regar el rumor de que es ya algo inevitable, de que todos están vendiendo, pero nosotros afirmamos que son absoluta minoría, y que no llegan ni a 50 hectáreas las que supuestamente ya están apalabradas, pero no autorizadas por la asamblea ejidal, por lo cual es improcedente”.

El relato del campesino Delfino Martínez es parte de este escenario. “El 90 por ciento parece que quieren vender. Nuestros hijos quieren vender, esa es la mera verdad. Aquí en el pueblo hay unas personas que están organizando y convenciendo. Son intermediarios, nos conocen, se acercan y dicen, ‘anda, ya vende, ya todos están vendiendo’. A mí me da coraje, cómo son tontos. A mí me ofrecen un millón 700 mil pesos por hectárea, pero yo tengo ocho hijos, de dónde va a salir para su casa de cada uno. Ellos ya no van a tener dónde vivir ni de dónde comer. Hay muchos que ya están parando la manota, pero desgraciadamente se van a quedar sin terreno, sin dinero, sin casa, sin nada”.

Lea aquí el reportaje completo.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.