Hubo presión, sí, pero no cambió la misión de la UIA: Dávalos

Hubo presión, sí, pero no cambió la misión de la UIA: Dávalos

  • En su nueva misión, David Fernández Dávalos, tendrá relación con ocho universidades, entre ellas la Ibero Puebla, a fin de garantizar la planeación global de las instituciones de educación básica, media y superior.
Foto: Arturo Alfaro
Foto: Arturo Alfaro

Arturo Alfaro Galán

@alfarogalan

–Sí,  –afirma tajante David Fernández Dávalos en la que será su última entrevista con rector de la Universidad Iberoamericana campus Puebla– tuve presiones de distintos actores políticos y privados. Todo mundo tiene una agenda para la Universidad, se acercan con la idea de imponer la propia agenda a la Universidad, y la Universidad tiene como desafio mantenerse autónoma, libre de esas presiones.

En la charla que ofreció a Lado B, el hombre que entre 1994 y 1998 fue director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, y estuvo vinculado como asesor del Ejercito Zapatista de la Liberación Nacional (EZLN), hace un repaso de su paso por la Ibero Puebla.

Y recuerda que las presiones y la crítica que recibió en los cinco años que estuvo al frente de la institución jesuita con frecuencia se deben a que la tarea social de la institución es malentendida y malinterpretada por los gobernantes y los poderes económicos de la entidad.

Fernández Dávalos asegura que la Ibero Puebla estuvo atenta a su entorno para ofrecer un pensamiento crítico y propositivo, a fin de fortalecer la democracia y la justicia; por ende, emitió posturas muy serias entorno a fenómenos como la inseguridad, la violencia, la agresión a los migrantes, de género, entre otros.

“Y eso es lo que hemos querido hacer: ofrecer una visión libre, sin compromisos de carácter político y económico con nadie. Esta tarea con frecuencia no es entendida y es malinterpretada”, acotó.

Durante su gestión, David Fernández Dávalos, no fue un actor ajeno a la realidad de la ciudad del estado, lanzó una decena de críticas contra el gobierno federal, estatal y municipal, debido al clima de inseguridad existente en la entidad poblana, por la falta de un clima favorable para la generación de empleos entre los jóvenes, el incremento de las agresiones contra migrantes, la brutalidad en los operativos policiacos, y la constante alza en el precio de los productos de la canasta básica.

David Fernández Dávalos habla con soltura, pero cuidando cada oración. A ratos medita las preguntas, escudriñaba en su cabeza y suelta una retahíla de frases. De aspecto siempre sereno, lo mismo cuando habla de su bebida favorita –el ron con cola– que de su relación con la guerrilla, el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y la Teología de la Liberación.

Para el hasta hoy rector de la Ibero Puebla, la vinculación con los sectores desprotegidos, marginados y en constante lucha es una necesidad y un compromiso profesional y religioso. Incluso definió que los grupos populares son la motivación última del trabajo educativo “los destinatarios finales de la labor en la universidad”.

Confesó que durante muchos años estuvo en contacto y en amistad con estos grupos populares, campesinos, migrantes; motivo por el cual recibió críticas de innumerables fuentes políticas, principalmente cuando fungió como rector del ITESO en Jalisco, de 1998 a 2002; y director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, de 1994 a 1998.

En ese entonces, según la revista Democracia y Justicia, Fernández Dávalos se encontraba entre los asesores del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN); además de fungir como director de Radio Huayacocotla, en Veracruz, la cual fue suspendida por sus emisiones con supuesta apología del terrorismo y promoción de la guerrilla.

Me voy por decisión personal

El anunció de su salida llegó de improviso, al menos hacia fuera porque Fernández Dávalos meditó la decisión de dejar la dirección de la institución académica para enfocarse como Asistente de Educación del Provincial de la Compañía de Jesús.

–Es una decisión personal, autónoma y llana, que no tiene nada que ver con las presiones. No.

“Si algo caracteriza a la Compañía de Jesús es su capacidad para autodeterminarse, independientemente de quien presione”, precisó, al recordar que su nueva misión en la agrupación religiosa tendrá relación con ocho universidades, entre ellas la Ibero Puebla, a fin de garantizar la planeación global de las instituciones de educación básica, media y superior.

La universidad

Durante la charla, el aún rector de la Universidad Iberoamericana (Ibero) Puebla aseguró que existen tres aspectos que dejará pendientes a la próxima administración: incrementar la vinculación con la empresa privada, principalmente con la industria automotriz; aumentar el acercamiento con la empresa social, como las unidades de producción agropecuarias y cooperativas indígenas; y fortalecer la calidad académica al interior de la institución.

“Me reprocharía no haber avanzado suficiente en la vinculación con la empresa, que es uno de los grandes desafíos, y también que aún podemos avanzar en la unidad de la universidad, en la conciencia de pertenencia a una misma institución. Puedo decir que la Ibero Puebla es una universidad sana, donde existe una relativa disgregación, pero eso no afecta el funcionamiento ordinario de la institución. Son los procesos administrativos los que se ven entorpecidos”, apuntó.

Fernández Dávalos aseguró que su salida de la Ibero Puebla estará caracterizada por convertir a la institución en una de las mejores universidades del país, además de haber sorteado la crisis económica al interior de la institución y reposicionarla en la opinión pública “como una universidad privada, de prestigio y crítica frente a los problemas actuales”.

De acuerdo con Fernández Dávalos, durante los cinco años al frente de la Ibero Puebla el trabajo se concentró en cuatro líneas de acción: el fortalecimiento de la calidad académica, que ha significado la contratación de nuevos profesores, la acreditación de las licenciaturas y la certificación ante organismos nacionales e internacionales.

La segunda fue: superar la disgregación del saber y los claustros al interior de la universidad, que supone la integración de todos los integrantes de la comunidad universitaria, a fin de obtener cohesión, identidad y unidad.

La tercera fue obtener estabilidad económica, a pesar de la crisis financiera que se presentó en 2009 y 2010 en el país, lo cual coloca a la Ibero Puebla como una de las instituciones con finanzas sanas; y la última estuvo relacionada con el crecimiento de la infraestructura, como la construcción del Parque Tecnológico, la segunda etapa de la Preparatoria Ibero, la Villa Ibero y la edificación de la Preparatoria en Tlaxcala.

“La sucesión en la rectoría será tranquila. El proceso se facilita porque no llega alguien desconocido. Él está enterado de lo que sucede en la Ibero Puebla, él mismo empezó algunas cosas que a nosotros nos tocó cosechar. Es parte de la tarea”, dijo.

David Fernández Dávalos entregará este lunes el cargo a su antecesor, Fernando Fernández Font, quien ocupó la rectoría de la Ibero Puebla en el periodo de septiembre de 2005 a marzo de 2008.

A su vez, Fernández Font dejará el camino libre a Fernández Dávalos como Asistente de Educación del Provincial de la Compañía de Jesús, a fin de terminar el proyecto educativo de Carlos Morfín Otero, presidente de la agrupación religiosa.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.