Entre cánticos y cacerolas, Venezuela no duerme

Entre cánticos y cacerolas, Venezuela no duerme

Imagen: http://img.emol.com
Imagen: http://img.emol.com

Lado B

@ladobemx

Luego del triunfo por menos de dos puntos porcentuales de Nicolás Maduro a la presidencia de Venezuela, así como de su declaración el día de ayer de su triunfo, y que su contrincante, Henrique Capriles, exigiera al ahora presidente electo el recuento de votos en un 100%, el escenario en dicho país luce dividido.

Los sonidos de las cacerolas retumbaron en las calles de Venezuela, luego que Capriles convocara a la ciudadanía a salir a las calles y hacer ruido con estos objetos para exigir legalidad en los comicios. En este clima de tensión se registraron hechos de violencia en los que murieron siete personas y 61 resultaron heridas.

Grupos de vecinos se echaron a las calles en barriadas de clase media de las principales ciudades del país la noche del lunes 15 para golpear con fuerza ollas, cacerolas y sartenes. Pero también se hicieron oír en zonas populares y pequeñas localidades, bastiones tradicionales del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Demostraciones de protesta en varias ciudades del país degeneraron en desórdenes y choques con fuerzas de seguridad. Siete personas perdieron la vida y otras 61 fueron heridas, según la fiscal general de la República, Luisa Ortega. El ministro del Interior, general Néstor Reverol, dio cuenta de que dos simpatizantes del PSUV murieron baleados por motoristas supuestamente seguidores de la oposición.

En una docena de ciudades del interior del país también se registraron este martes 16 nuevas concentraciones de protestas ante oficinas delegadas del Poder Electoral, fuertemente custodiadas por la militar Guardia Nacional.

«Estamos cansados de que se nos digan mentiras. Si el gobierno dice que ganó, ¿por qué no se cuentan los votos uno por uno?», dijo a IPS, golpeando una vieja olla, la maestra Olga Hernández, de 41 años y residente de la populosa parroquia El Valle, en el sudoeste de Caracas.

El repicar de cacerolas vacías, practicado contra gobiernos de Venezuela desde 1992, fue una recurrente fórmula de protesta durante la aguda crisis política de 2002-2004, cuando la oposición buscó desalojar del gobierno al hoy fallecido presidente Hugo Chávez (1999- 2013), fundador y líder del PSUV, mediante marchas callejeras, huelgas y un frustrado golpe de Estado.

Continúe leyendo el artículo completo publicado en IPS-Noticias en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.