Dramática la situación de las víctimas de la violencia en Siria: ONU
 
Por Lado B @ladobemx
18 de abril, 2013
Comparte

Lado B

@ladobemx

La situación de los refugiados en Siria, así como de los casi 7 millones de víctimas de la violencia en este país, continúa agravándose debido a que la ayuda humanitaria recibida es insuficiente, aunado a que cada vez resulta más difícil poder hacer llegar ésta, tanto por el ejército de Bashar al Asaad, como por los opositores al régimen.

Tan sólo el número de refugiados registrados en el campo de Domeez, situado en el Kurdistán iraquí, sigue creciendo, ya que entre 700 y  mil personas se registran cada día, situación que ha precarizado la estabilidad del recinto y aminora la capacidad de atención que algunos organismos internacionales como Médicos Sin Fronteras (MSF), brindan en dicho lugar.

Asimismo, altos funcionarios de Naciones Unidas (ONU) denunciaron que cada vez resulta más complicado, por bloqueos tanto del gobierno como de la oposición, entregar ayuda humanitaria para las 6.8 millones de víctimas de la violencia en Siria.

Estas cifras resultan alarmantes, ya que Naciones Unidas tenía previsto que fueran alrededor de 5 millones de sirios a lo que se les brindaría ayuda humanitaria, sin embargo los nuevos datos reflejan una realidad “drámatica”, consideró la coordinadora de la ONU para asuntos humanitarios, Valerie Amos

La situación es aún más grave porque cada vez resulta más complicado tanto para las agencias de la ONU como para los organismos civiles que operan en el terreno traspasar los retenes colocados por las partes en conflicto, denunció hoy Amos ante el Consejo de Seguridad.

A diario los refugiados cruzan la frontera entre Siria y el Kurdistán iraquí y tiene que atravesar carreteras en mal estado. “Nos fuimos por la guerra”, cuenta una mujer. “Venimos de Qamishli. La ciudad está completamente sitiada, no hay combustible para los calefactores, ni agua ni electricidad. El viaje fue muy difícil y largo porque viajamos por la montaña. Tengo cinco niños muy pequeños y todos tuvieron que caminar. Sufrimos mucho pero gracias a Dios llegamos”, añade.

El campo de Domeez fue habilitado en la provincia de Duhok en abril de 2012 y en principio debía alojar a 1.000 familias. Ahora viven unas 35.000 personas, está saturado y la ayuda humanitaria es claramente insuficiente. Pese a los esfuerzos de las autoridades locales, el campo ha llegado a su capacidad máxima.

Actualmente, la falta de un techo para los últimos refugiados en llegar es uno de los problemas más graves. La mayoría de los recién llegados debe compartir tiendas, mantas, colchones o incluso comida con otras familias.

Continúe leyendo el artículo publicado en Médicos Sin Fronteras en el siguiente link.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx