Denuncian defensores de derechos humanos hostigamiento

Denuncian defensores de derechos humanos hostigamiento

Mely Arellano

@melyarel

Los defensores de derechos humanos Eduardo Almeida y Tamara San Miguel denunciaron públicamente que fueron víctimas de amedrentamiento y hostigamiento el pasado sábado.

En rueda de prensa la mañana de este domingo, Almeida explicó que al llegar a su domicilio alrededor de las 9:30pm encontraron las cerraduras botadas del portón, una reja y la puerta de su casa (en total, cinco) y aunque en un inicio pensaron que se trataba de un simple robo, en seguida se dieron cuenta de que no lo era.

–Con la sorpresa de que no habían tocado absolutamente nada, excepto un escritorio donde tenemos papeles y donde tenemos papeles en nuestra recámara. Se llevaron una mochila, que tenía algunos documentos más nostálgicos que estratégicos, dos computadoras viejas, una que sí estaba en uso y nada más. Es decir, no tocaron nada con mayor valor comercial.

El rastro de lodo en el piso los hace suponer que el allanamiento fue después de la lluvia de ese sábado, entre las 6 de la tarde y las 9:30 de la noche, que fue cuando ellos llegaron. La o las personas que ingresaron ilegalmente en el domicilio de los activistas dejaron, además, un desarmador y una de las cerraduras que quitaron.

Otras cosas que los hace pensar que no fue un robo común es que el jueves anterior una camioneta estuvo parada mucho tiempo afuera de su casa, que no registraron nada nada más que los lugares donde había documentos, y que durante la madrugada del domingo intentaron cambiar las contraseñas de las cuentas registradas en una de las computadoras que se llevaron.

–En términos generales esto no modifica nuestra postura, ni absolutamente nada nuestro trabajo, al contrario, creo que la molestia y el encabronamiento nos hace activarnos más. Probablemente sí presentaremos la renuncia correspondiente ante el Ministerio Público, más por formalidad que por otra cosa, porque es como pedir que se investiguen a sí mismos.

Para Almeida se trató de un claro intento de amedrentamiento y hostigamiento, pues fueron directo a buscar información, dejando otras pertenencias como una cámara, un proyector, un sobre con dinero, un estéreo, electrodomésticos y un reproductor de DVD.

–La información que van a encontrar es de nuestra vida familiar. La información relevante y estratégica la publicamos en nuestra cuenta de FB, Twitter y en la página electrónica. En cuanto a la amenaza, el amedrentamiento, sabemos que viene con el paquete, con el estilo de los gobernantes que tenemos ahora.

Eduardo Almeida y Tamara San Miguel son integrantes del Nodo de Derechos Humanos (Nodho) y del Enlace Urbano de Dignidad.

En los últimos meses, ambos colectivos han realizado diversas acciones, como acompañamiento a colonos del sur de la ciudad que intentan mantener la posesión de los Campos del Seminario, que después de haber sido expropiados por el Ayuntamiento, en su último día como gobernador, Mario Marín revirtió la expropiación a favor de la familia Miguel Bojalil.

Han apoyado a habitantes del municipio de Rafael Lara Grajales en su oposición a compartir un pozo de agua con un fraccionamiento, supuestamente de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) liderada por Leobardo Soto.

Han sido críticos hacia el gobierno estatal y el trabajo de Ardelio Vargas; en marzo realizaron un foro en el que participaron también el colectivo Cruz Negra Anarquista y el Comité Jurídico y de Derechos Humanos #YoSoy132.

–Podemos especular por muchos lados –dijo Almeida-. Creo que es un poco como el trabajo periodístico. Ustedes cubren un montón de notas, cuál es la nota por la que realmente incomodaron más, sería esa la pregunta. Si el mensaje era decirnos que les caemos mal, que les molestamos, que les somos incómodos, ya lo sabíamos, no era necesario. Y el mensaje de vuelta es este: aquí estamos, seguimos y seguimos más fuertes.

Hace unas semanas Agnieszka Raczynka, secretaria ejecutiva de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los derechos para todas y todos”, denunció que Puebla encabeza, junto con Oaxaca y Chiapas, las agresiones contra defensores de los derechos humanos.

En una entrevista concedida a Lado B en enero del 2013, a propósito del 2º Informe de Rafael Moreno Valle, Eduardo Almeida dijo que “Puebla ya se empieza a volver un estado peor en términos de respeto a derechos humanos, porque claramente el gobierno está orientado a una parte del sector empresarial para favorecer megaproyectos, la cuestión turística, dejando de lado los problemas sociales más profundos que tiene el estado desde hace muchos años. Fortaleciendo cacicazgos, dejando que las zonas que han estado jodidas toda la vida, se sigan jodiendo”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.