¿Por qué usan discurso de derechos humanos quienes los violan?

¿Por qué usan discurso de derechos humanos quienes los violan?

  • Nos preocupa que cuando se hable de derechos humanos, en lugar de ser una herramienta para enfrentar injusticias, sea para legitimarlas: Eduardo Almeida
Foto: Xavier Rosas.
Foto: Xavier Rosas.

Xavier Rosas

@wachangel

“A lo largo de los años se han realizado importantes esfuerzos por hacer valer el respeto a la dignidad de la persona (…) México, al igual que todos los países, tiene la obligación de seguir defendiendo los derechos humanos”, aseveró el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en la entrega del Premio Nacional de Derechos Humanos al padre Alejandro Solalinde.

Fue en 2006 cuando el entonces gobernador del Estado de México calificaba el operativo en San Salvador Atenco como “limpio” y lamentaba “la pérdida irreparable de un menor de edad y algunos otros excesos que se cometieron” por parte de las autoridades, en una entrevista con Joaquín López Dóriga en Televisa.

El saldo de aquel operativo: 47 mujeres sufrieron violencia y/o tortura sexual, de las cuales aún sigue un proceso en la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), un menor fue asesinado -Javier Cortés Santiago, de 14 años de edad-, así como cientos resultaron gravemente heridos. El motivo del operativo, “atajar una protesta del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, afín al movimiento zapatista, que en aquel entonces lideraba la oposición a la expropiación de tierras para la construcción de otro aeropuerto internacional para México DF”.

“El discurso de derechos humanos se ha vuelto terriblemente cómodo para quienes violan estos derechos”, coincidieron los participantes del foro Defenderse para Resistir, convocado por NODHO de Derechos Humanos la tarde de este miércoles.

Foto: Dana Albicker
Foto: Dana Albicker

DH en el discurso…

Hoy en día, cualquier político, burócrata o aspirante a un cargo, incluye en su discurso  los derechos humanos, como un mecanismo para legitimar las injusticias que tanto éste como el propio Estado cometen contra sus habitantes.

Ante ello, NODHO, La Voz de los Zapotecos Xiches en Prisión, Cruz Negra Anarquista y el Comité Jurídico y de Derechos Humanos #YoSoy132, abren un espacio para la reflexión sobre los derechos humanos, debido a que estos organismos han llevado una “búsqueda de enfrentar las injusticias” que actualmente ocurren en el país.

“México es un lugar donde ocurren  enormes absurdos como la eterna impunidad de los responsables de tragedias, matanzas, fraudes, torturas, represiones y despojos. También es un lugar que tiene una tierra capaz de hacer florecer la dignidad con movimientos sociales y procesos de construcción de alternativas de vida que inspiran al planeta entero. Los derechos humanos, las organizaciones, personas, grupos e instituciones que los ‘promueven y defienden’ no se salvan  de esa complejidad, de la red enmarañada que es la lucha social en México”, puede leerse en la introducción del libro Defenderse para Resistir .

“Cuando uno oye a Peña Nieto, o aquí a Moreno Valle, o a Elba Esther Gordillo, o a miles de funcionarios que tienen una trayectoria de violaciones de derechos humanos terrible, hablar de derechos humanos con una soltura impresionante, encontramos que algo raro está pasando, que quienes deberían sentirse incómodos al decir la palabra de derechos humanos porque significaría que se les están señalando las injusticias que cometen, se sienten cómodos con ese discurso”, señaló Eduardo Almeida, de NODHO.

Ante este escenario, hablar de derechos humanos se ha convertido en un discurso del Estado para legitimar sus acciones aún violando éstos “porque ahora los grandes maestros de derechos humanos son Ardelio Vargas, que nos dio clases en Atenco, nos dios clases en Puebla durante un rato, les da ahora clases a los migrantes; Peña Nieto les dio clases a las mujeres en el Estado de México, Ulises Ruiz, Mancera; es decir son de quienes estamos aprendiendo que hay límites al discurso en derechos humanos,  ¿por qué usan el discurso de derechos humano?, para evitar que se construyan nuevas cosas”, consideró Almeida.

Y agrega: “nos parece que hay una señal de alerta en que, una herramienta que muchos han utilizado o hemos utilizado para tratar de enfrentar ciertas injusticias, empieza a convertirse en mecanismos para ayudar a taparlas (…) Sí nos preocupa que cuando se hable de derechos humanos, en lugar de ser una herramienta para enfrentar injusticias, sea para legitimarlas”.

NODHO portada2Por su parte, Eric Bazan, perteneciente a la organización La Voz de los Zapotecos Xiches en Prisión, consideró que es necesario “reaprioparnos del tema” y construir un discurso de derechos humanos “desde abajo y a la izquierda”, con el fin de no sólo luchar por los presos que se han convertido en objeto de leyes, partidos y organismos, sino resignificar el valor que éstos tienen para “que ellos sean el motor de la lucha” y construir una mejor sociedad.

Adherirse a la Sexta del EZLN les ha brindado una visión para entender los derechos humanos, en la búsqueda que desde septiembre de 1996 iniciaron con el encarcelamiento de 12 indígenas Zapotecos Xiches. Los derechos humanos los hallan en los espacios de lucha, de las injusticias que se cometen en Oaxaca.

Jaime y Katia, pertenecientes a Cruz Negra Anarquista, consideraron que es necesario entender los derechos humanos como la “apremiante necesidad de tener una vida digna”, reconociendo la “autonomía” de las diferentes sociedades que existen en el país.

Asimismo, el Comité Jurídico y de Derechos Humanos #YoSoy132, consideró que es necesario “reinventar las formas de lucha” por los derechos humanos, primeramente conociendo los orígenes de estos en la concepción burguesa.

Finalmente, Eduardo Almeida señaló que es necesario que los diferentes grupos que no necesariamente hablan de derechos humanos pero luchan por la justicia en la sociedad “generen incomodidad” para quienes los violan, para hacer frente a las injusticias”.

NO COMMENTS

Leave a Reply