Nadie nos ayuda, ¿dónde está el mundo?, se preguntan refugiados Sirios
 
Por Lado B @ladobemx
25 de febrero, 2013
Comparte

Lado B

@ladobemx

Alrededor de 3 mil refugiados sirios escapan cada día a Jordania, debido a la violencia que se vive en el país. Se estima que 395 mil  refugiados que han huido de la guerra en Siria hacia Jordania sobreviven en campamentos vallados sin apenas comida y sin atención médica.

“He tardado dos días en llegar hasta aquí”, relata una refugiada que ha logrado llegar una abrupta zona del terreno que separa Siria y Jordania vigilada, como el resto de fronteras, por las tropas jordanas, que se aprestan a organizar transporte y asistencia suficiente para todos los sirios que escapan.

La caravana de 200 personas en uno de los 45 puntos ilegales de cruce de la frontera, está conformada por personas que proceden de diferentes puntos como Daraa, Tall Shihab, Herak, Bosra o la propia capital de provincia. Para ellos, la única esperanza se encuentra afuera de su país, aunque saben que las condiciones de los campos de refugiados no son óptimas y las carencias cada día se incrementan.

“Nadie nos ayuda, ¿dónde está el mundo? ¿A qué está esperando para hacer algo? Sólo podemos confiar en que Dios acabe con Assad”, comenta otra refugiada.

Este grupo de refugiados, una columna interminable de civiles, la mayoría mujeres y niños, que han sido acercados a la frontera en furgonetas conducidas por miembros del Ejército Libre de Siria, acaba de huir por uno de los 45 puntos ilegales de cruce donde las tropas del reino hachemí suelen asistir a los civiles que huyen del país en guerra.

Tras cruzar la brecha abierta a tal efecto en la barrera de arena que separa Siria de Jordania, la mujer -unos cuarenta años, arrugas como surcos y ojos vidriosos- mira a su alrededor con la misma confusión que sus compañeros de drama, los más de 200 refugiados que han salido ilegalmente del país junto a ella. Tantea en su bolsa hasta encontrar una botella de agua y se la acerca a sus hijos, cuatro chavales de entre cinco y diez años, vaciándola delicadamente en sus bocas mientras comienza a sollozar.

Continúe leyendo el texto completo de Mónica G. Prieto, publicado en Periodismo Humano en el siguiente link.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx