Explotación laboral textil: ¿de dónde viene la ropa que usamos?

Explotación laboral textil: ¿de dónde viene la ropa que usamos?

Imagen: http://blog.oresybryan.com
Imagen: http://blog.oresybryan.com

Lado B

@ladobemx

En noviembre de 2012, se desató un incendio en una fábrica textil de Inditex de ocho plantas, situada en las cercanías de Dacca, la capital de Bangladesh, en la que alrededor de 120 personas murieron y otras cien resultaron heridas

Sin embargo en Bangladesh suelen producirse incendios de este tipo debido al mal estado del cableado, y los cortocircuitos son comunes en las plantas de producción y exportación textil, una de las principales tareas económicas de la industria del país.

El incendio de noviembre fue uno de los peores e la historia de este país, aunque hace dos años también se registró otro incendio en otra planta textil en el que al menos 117 personas murieron. En los últimos meses se desataron tres incendios en fábricas de Bangladesh que confeccionan vestimenta para Inditex, GAP, H&M y Levi’s, entre otras marcas. El resultado fueron cientos de trabajadoras muertas.

Las condiciones en las que laboran lo trabajadores en países como Bangladesh, contratados por marcas como Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka y Stradivarius, entre otras; han situado la mirada de grupos de activistas y organizaciones no gubernamentales ante la explotación laboral que practica la industria globalizada de la vestimenta.

Para la coordinadora de la Campaña Ropa Limpia (CRL) en España, Eva Kreisler, es “repugnante” que las trabajadoras que confeccionan prendas para grandes corporaciones en países como Bangladesh “subvencionen el bajo costo de producción de las empresas y el bajo precio de los consumidores” a costa de salarios miserables y precarias condiciones laborales.

“El problema de la explotación laboral es estructural” y amerita “medidas estructurales” de las grandes empresas, considera Kreisler.

La CRL no promueve boicots a la compra de ropa de ciertas marcas, pero llama a los consumidores a cuestionar a las empresas y a participar en las campañas de presión que organiza a favor de mejores salarios textiles y respeto a los convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Presente en 14 países europeos, la CRL es una red internacional de organizaciones no gubernamentales, de consumidores y de sindicatos de Asia, África, Europa oriental y América Latina.

Lourdes lleva 11 años como dependienta de una tienda del grupo español Inditex, el mayor conglomerado textil del mundo y propietario de las cadenas de tiendas de moda Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti, Bershka y Stradivarius, entre otras.

Pero la vendedora no sabe qué es un código de conducta, e ignora si la empresa lo tiene o lo aplica. Ningún cliente le ha preguntado nunca sobre la procedencia de la ropa y reconoce que ella misma compra sin leer las etiquetas.

Tierramérica la interroga sobre las condiciones laborales de quienes confeccionaron las prendas, como un vestido negro “made in Romania” y una camiseta sin mangas “made in Turkey”, colgadas en un expositor cercano. “Eso no lo sé. Los trabajadores aquí estamos contentos en la empresa”, contesta.

Continúe leyendo el reportaje completo de Inés Benítez publicado en IPS-Noticias en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.