Discriminación impune: le niegan la entrada en un bar

Discriminación impune: le niegan la entrada en un bar

Mely Arellano

@melyarel

Una noche de enero, Dallana se puso guapa. Se maquilló, se soltó el cabello, se montó en tacones y para presumir sus bien torneadas piernas optó por un vestido negro, ajustado y corto. Iba a celebrar el cumpleaños de una amiga.

Llegó junto con otras siete personas al bar La Chilanguita, en la Avenida Juarez 2915. Habían reservado previamente y la mesa estaba lista. Adentro ya esperaban otros cuatro invitados. Y justo cuando iban a entrar, el hostess le dijo a la del cumpleaños que “la que viene atrás de ustedes no puede pasar”. Se refería a Dallana.

Dallana es una chica travesti de 25 años, que hace poco ganó un concurso de belleza gay en Puebla.

Su amiga no quería decirle lo que pasaba, pero ella se dio cuenta. Después de varios minutos ver a sus acompañantes insistir para que los dejaran pasar se acercó al hostess y le preguntó por qué no podía entrar.

–Son órdenes de allá arriba.

–Eso se llama discriminación y eso no se puede hacer, porque mi dinero vale tanto como el de las demás personas, y no sé por qué me estás prohibiendo la entrada.

–Yo no te estoy discriminando y no pongas palabras en mi boca.

–Los hechos hablan más que las palabras y lo que tú me estás haciendo es discriminación. Yo trabajo, tengo mi dinero, no te vengo a pedir nada regalado, vengo a celebrar con mi amiga, se me hace mala onda que nos hagan este tipo de cosas.

En su desesperación, Dallana y su amiga pidieron hablar con el gerente.

–Acá no hay gerente.

–Sin ofender, creo que sí debe haber alguien más importante: el dueño o el gerente.

–No se puede.

–Pues me voy a acusar con derechos humanos y voy a sacarlo a la luz pública porque no se vale.

–Pues hazle como quieras, y quítate porque no dejas pasar a la demás gente.

El 12 de enero Dallana puso una queja en el Consejo Nacional para prevenir la Discriminación (Conapred). El proceso correspondiente ha seguido su curso y, de hecho, Conapred ya hizo contacto con el establecimiento.

¿Y la ley?

Según las estadísticas 2010 de Conapred, el estado de Puebla es tercer lugar nacional en número de quejas por discriminación (22), sólo después del Estado de México (54) y el Distrito Federal (258)

Entre 2010 y enero del 2011 el consejo registró 556 expedientes de quejas por discriminación; la causa de 148 fue por preferencias sexuales; 79 de discapacidad y 65 por apariencia física.

En Puebla no hay una Ley contra la discriminación aunque más del 5 por ciento de la población tiene discapacidad, 11 por ciento habla una lengua indígena, cerca del 10 por ciento es adulta mayor, y del 2011 a la fecha han ocurrido 14 crímenes de odio.

En septiembre del 2012, el presidente de Conapred, Ricardo Bucio, urgió a los diputados a aprobar la legislación correspondiente pues carecer de ella “impacta negativamente en la vida de las personas que viven mayores condiciones de vulnerabilidad y desigualdad, y significa un vacío en la necesaria armonización con la reciente Reforma Constitucional en materia de Derechos Humanos, al no definirse mecanismos concretos para garantizar el derecho a la igualdad y la no discriminación”.

En marzo pasado del año pasado, después del asesinato de Agnes Torres, el diputado de Nueva Alianza, Guillermo Aréchiga, presentó una iniciativa de ley que hoy duerme el sueño de los justos.

–Si en realidad nos juntamos esto se va para arriba –dice Dallana-, porque a veces la gente se calla. Yo creo que así como hacemos la marcha gay, no digo que está mal, está bien, pero a veces más que salir y marchar, a veces siento que es como una diversión de la gente, porque nos observan así como “ ya viste, ahí van”… como un show. Creo que también deberíamos marchar como personas, como somos, normal, sin disfraz, sin atuendo, bien, con carteles, con pancartas que digan lo que en realidad queremos y sentimos y que también tenemos derechos como cualquier otra persona porque somos seres humanos, que el hecho de que nuestras preferencias sexuales sean otras no tiene nada que ver, nosotros también tenemos derechos.

2 COMMENTS

  1. Una disculpa Anel, no habíamos actualizado los comentarios. Gracias por leernos, disculpa la demora.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.