Esas perrunas perversiones

Esas perrunas perversiones [o el manual moralista para la vida animal]

Tuss Fernández

@ituss79

De vez en cuando soy mar para que tus estrellas vivan

en lo más profundo de mis aguas.

Escena 1 – El Perro-Sutra

Fue hace muchos años, cuando Igor [el mejor perro del mundo] se paseaba por cuanto parque público se nos atravesaba, sobre todo si descubríamos que era poco concurrido [el parque, no el perro]. Una de tantas caímos en el inmenso parque de un fraccionamiento en construcción y nos hicimos acompañar por una amiga y su divino cocker. La amiga y yo pasamos de la felicidad, a la sorpresa, a la vergüenza, a  la aceptación, a la costumbre y finalmente al desinterés luego de que Igor y Pippen se aventaron todo el Perro-Sutra frente a nuestros ojos. No faltó la señora curiosa, imprudente y moralista que se acercó primero para preguntar si los dos eran machos y ante la afirmativa, para comentar que se notaba que les hacía falta novia. La ignoramos.

Gays o no, los perros la pasaron maravillosamente y no nos quedó más que conformarnos con que ellos se gozaran mutuamente mientras nosotros disfrutábamos una larga tarde de plática y risas.

Escena 2 – La Perra Virgen

Si Igor se acerca a la perra, ella se siente ‘súper incómoda’. Si la huele aunque sea de lejitos, ¡escándalo!. Si ella se acerca a mi puerta, ¡castigo! Así vive la pobre perra de mis vecinos, una pareja de sesentones hipercatólicos, sin hijos, que no ven noticias porque hay mucha violencia en el mundo y que resuelven las enfermedades de su schnauzer rezando frente al televisor en el canal de MaríaVisión –lo juro–. Total, la perra tiene prohibido acercarse al ala progresista del fraccionamiento en el que por cierto, somos minoría (3 vs. 5). Una pétrea imagen de la Virgen de Guadalupe instalada a mitad del coqueto jardín nos separa de los conservadores y como Igor es el único macho –perro–, somos los mal queridos del lugar, los ‘raros’, los depravados… y eso que no les ha tocado ver a mis acompañantes de cama, ja!

Escena 3 – El Perro Gay [y versátil]

Se perdió durante casi tres horas y cuando lo avistamos a lo lejos, tenía un perro montado encima. Mi ex lo reconoció de inmediato, pero yo lo dudaba. Ya me había tocado el Perro-Sutra con Pippen y el romance con Paco –otro perro salchicha que frecuentaba el mismo parque y con el que también jugaba ‘cebollitas’ –esa historia algún día la contaré– pero entré en negación. La escena no resultaba natural, no podía ser Igor quien tuviera otro perro montado encima, ¡y menos un perro de la calle! Lo natural es que fuera una perra y que los otros cinco cánidos estuvieran esperando turno por una ‘ella’. Por suerte, gracias a su ligue con esa versión perruna de un chacal, pudimos recuperar a Igor y regresamos felizmente a casa sabiendo que además de gay –o bisexual–, Igor es ínter.

Así de horribles somos los humanos. Trasladamos nuestros moralismos –incluso los que no practicamos– a cualquier campo de la vida cotidiana. Todo lo dañamos, todo lo juzgamos, todo lo pervertimos para poder adaptarlo a nuestras cuadradas mentecitas.

Pensándolo fríamente, al menos en el terreno sexual los perros –y supongo que otros animales– son mucho más evolucionados que nosotros. Al menos hasta ahora, a mí no me ha tocado ver que otro can me discrimine a Igor porque lo vea ‘rarito’ y tampoco Igor le hace el feo a los perros que mueven el rabo así un poco ‘afeminado’. Definitivamente, los tontos somos nosotros.

¿Por qué recuerdo todas estas escenas? Porque tristemente veo a 25 perros a punto de ser sacrificados por ser supuestamente los asesinos de cuatro personas. Dejando fuera toda lógica y concediendo que fuera posible ¿no seríamos de todos modos los culpables nosotros los humanos? ¿Cómo rayos hicimos para involucionar tanto a esta especie y convertirlos de nuevo en primitivos lobos?

Eso sí es perversión.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»entre-azul-y-buenas-noches» posts_per_page=»15″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

2 COMMENTS

  1. Excelsa tu columna como siempre!!

    Es cierto como las personas sin ser conscientes trasladamos el moralismo con el que nos educaron a situaciones de este tipo en ocaciones! en mi caso mis papás tienen una perrita y un perrito french mini toy! llevan 2 años juntos y hasta la fecha nada de nada que tienen perritos. jeje hemos visto que mi perro (se llama tambor) tiene ciertos acercamientos gays! jeje solo que mis hermanos y mis padres por ver ese acercamiento y contacto como antinatural! pues los aullentan, les avientan algo para que se alejen o le gritan a tambor…. algo no tan alejado de la realidad cuando supieron que soy bisexual y que también me gustan los hombres.

  2. magnífico artículo: escurridizo como el agua que sigue su cauce sin importar que tenga que desviarse un poco, divertido como la imaginación de tu niña interna,inteligente, como un mensaje a través de las paredes de una cárcel y trascendental como el capítulo bíblico que se reescribe con la esperanza de que «alguien entienda»…yo estoy contigo, pobres seres fieles eternos, que hoy mismo deberían tener un hogar y un dueño a quién prestarle una correa para sacarlos a pasear. Eres genial Tuss felicidades.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.