En 2012, en cultura hubo un solo epicentro estatal: el 5 de...

En 2012, en cultura hubo un solo epicentro estatal: el 5 de mayo

  • Gran parte de la oferta cultural que tuvo Puebla el año pasado corrió a cargo de promotores que se mueven fuera del presupuesto estatal
Atrapados en el Festival Foto: FIP
Atrapados en el Festival Foto: FIP

Xavier Rosas

@wachangel

En 2012, la política cultural del gobierno de Rafael Moreno Valle tuvo un solo epicentro: los festejos del 150 aniversario de la batalla de Puebla, a su alrededor se organizaron celebraciones en donde se mezcló lo popular y lo académico, se editaron libros, se remodelaron museos –aunque en ello se ignoró a la historia–, se filmaron documentales y películas.

Y aunque se mantuvo la realización de los festivales Héctor Azar –teatro—, y Sonidos de la Tierra –música–, e incluso se impulsó uno destinado a las expresiones electrónicas y experimentales: Sinapsis; lo cierto es que mucho de la oferta cultural que se tuvo en el año –y que se centró principalmente en la capital poblana— provino del interés de algunos promotores culturales que se mueven fuera del presupuesto estatal.

Moisés Ramos, colaborador de la edición local del diario Milenio, contabilizó 14 encuentros artísticos, sólo tres de estos corrieron a cargo del gobierno del estado, el resto fuero promovidos por autoridades estatales, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla y, como ya se señaló, por esfuerzos personales de promotores culturales.

Para Óscar López, conductor del programa radiofónico “Movimiento Perpetuo” que se transmite por Radio BUAP, a pesar de que desde su creación el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Puebla –órgano que sustituyó a la extinta Secretaría de Cultura— considera seis áreas rectoras, “no hay una política gubernamental clara dirigida a cultura”.

Y, apunta, “al no haber un proyecto, entonces todo esto cae en el espectáculo. Ante falta de proyectos queda hacer actividades que en el medio se conocen como ‘salir en la fotografía’; yo lo traduzco como captar clientelarmente dentro de la política posibles electores”.

Pan, circo y 5 de mayo

Foto: EEF | Archivo
Foto: EEF | Archivo

Desde el inicio de su administración Rafael Moreno Valle Rosas marcó en su agenda el 5 de mayo de 2012. La celebración del 150 aniversario de la batalla en la que el ejército mexicano derrotó a los franceses sería la coyuntura ideal para aprovechar los reflectores y mostrar la puebla postPRI y postmarinismo.

Y no escatimó en gastos: lanzó un proyecto de recuperación, remodelación y construcción de obras emblemáticas a la fecha en la zona de Los Fuertes de Loreto y Guadalupe, y en ello involucró a todas las dependencias de gobierno, entre ellas el recién creado Consejo Estatal para la Cultura y las Artes y sus diferentes áreas de trabajo:

Así, Promoción de Artes, Festivales, Desarrollo Cultural Municipal y Comunitario, Estímulos a la Creación, Formarte y Patrimonio Cultural, centraron sus esfuerzos en la celebración cuyos eventos artísticos-culturales tuvieron un costo aproximado de más de 162 millones de pesos.

Aunque en esa celebración pensada y diseñada para las cámaras de la televisión más que para la gente de a pie, dejaron fuera no sólo a los públicos tradicionales sino incluso a familiares del Sexto Batallón de la Quinta Compañía, uno de los más importantes ya que derrotó a la milicia europea en el cerro de Acueyametepec, donde se erigen Los Fuertes de Loreto y Guadalupe.

A los gastos culturales por los festejos del 150 aniversario de la Batalla de Puebla, habrá que sumarle la inversión para la recuperación de los 40 monumentos históricos, entre los cuales destacan Los Fuertes de Loreto y Guadalupe, para lo cual se destinaron 670 millones de pesos, la inversión para el Centro Cívico 5 de mayo, considerado por las autoridades como el monumento emblemático de esta celebración y que fue elaborado por Enrique Norten, uno de los star arquitec mexicanos, cuyo costo fue de 44.4 millones de pesos, y la rehabilitación de diferentes museos, como el del Fuerte de Loreto, el Interactivo de la Batalla del 5 de Mayo y el Museo del Fuerte de Guadalupe.

07CincoMayo
Foto: EEF | Archivo

Al respecto, la investigadora e integrante del Comité Defensor de Patrimonio Histórico Cultural y Ambiental de Puebla, Rosalva Loreto, consideró que la realización de las obras que durante el 2012 el gobierno del Estado incluyó en los festejos del 5 de Mayo, existe una percepción equivocada por parte de las autoridades: “el gobierno del Estado desecha un título patrimonial, desconoce el capital simbólico de un título patrimonial, pasa por encima de éste y lo destruye. Entonces hay algo que aquí no está funcionando porque tenemos dos conceptos muy diferentes: el de cultura y el del espectáculo”.

Por su parte, Rosa Borrás, artista plástica y responsable del proyecto artístico “Estudios Abiertos” también cuestionó el tono de los festejos del 5 de mayo, y toda la parafernalia que hubo a su alrededor: “cultura es arreglar Los Fuertes, es cultura, pero la forma en la que lo arreglan lo convierten en una atracción turística y pierde su aspecto cultural. Es como pan y circo. A mí me molesta que así se tome a la cultura, que así se le maneje”.

El fantasma de la SC y la falta de un proyecto en cultura

Para el responsable de programa Movimiento Perpetuo, aún pesa, en materia de cultura, la desaparición de la Secretaría de Cultura y su transformación en un organismo a cargo de la Secretaría de Educación Pública del estado. “Es un retroceso porque en términos de cultura tenía un peso mayor la figura de Secretaría, ya que esto implicaba que podían manejar su propio presupuesto, que podían no sólo disponer sino planificar qué pasaría con todo este presupuesto y eso ha ido a la baja con esta fórmula”.

Óscar López consideró también que el gobierno del Estado no ha mostrado interés por tener un plan de trabajo y que los pocos logros significativos alcanzados en 2012 en materia de cultura, se deben a la voluntad del que hasta hace unos días despachaba como responsable de la cultura en el estado: “ha dependido de la voluntad de los funcionarios. La política gubernamental descansó en ellos en materia de Cultura, aunque sabemos que ahí siempre tienen metidas las manos la SEP y Turismo, que ha estado coqueteando con la idea de fusionarse con ésta”.

Y agregó: “hablando específicamente de lo que sucedió con Saúl Juárez, me parece que hay un informe, en el poco tiempo que estuvo, aceptable; en el sentido de la creación de tres festivales que, aunque uno de ellos ya estaba pintada su llegada, es decir el de Teatro Héctor Azar, Saúl lo fortaleció e hizo un festival importante a nivel nacional por lo menos este año. Ahora, nadie asegura que vaya a seguir, como ha sucedido con muchos proyectos del gobierno”.

¿Cultura o entretenimiento?

Foto: Joel Merino | Archivo
Foto: Joel Merino | Archivo

A pesar que el Festival Internacional 5 de mayo tuvo una duración de 30 días, para algunos artistas independientes como Rosa Borrás,  si bien “hubo cosas interesantes”, desde su óptica “estos festivales tan grandes finalmente no dejan nada en Puebla. Son muchos recursos gastados en traer gente de afuera para impresionar, es decir, puro circo”.

“Creo que hay una confusión en general entre cultura y entretenimiento. Siento que aunque ha trabajado mejor el CECAP de lo que fue en el sexenio pasado la Secretaría de Cultura, pero falta una visión integral de cultura”, consideró Rosa Borrás.

Y es que en el Festival 5 de mayo, la gran mayoría de los artistas poblanos que participaron quedaron relegados a las sedes de menor importancia.

Así, para la creadora de Espacios Abiertos “me parece que es más bien la cultura del entretenimiento, de lo bonito, del spotlight, pero creo que eso no está aportando nada. Yo creo que la cuestión de identidad y cultura se desarrolla más cuando apoyas o cuando propicias proyectos locales, a los artistas locales. Y no quiere decir esto que no tenga que venir gente de afuera, ya que ésta refresca”.

Aunque, a decir de Moisés Ramos en su artículo publicado a finales de diciembre “pese a la gran actividad musical, escénica, cinematográfica, dancística y teatral, lo mismo que en las artes plásticas y las letras, lo que sigue faltando en la Angelópolis y en el resto del estado, donde difícilmente llegaron los catorce festivales y sólo se extendieron los hechos por la iniciativa privada, es la formación de públicos, como el propio secretario técnico del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA) de Puebla, Saúl Juárez Vega, aceptó recientemente en una entrevista”.

Al respecto, Óscar López consideró que: “el gobierno actual creo que no tiene, o no le interesa, o no tiene la menor idea que este crisol mestizo, hablando en términos culturales, en donde existen muchas Pueblas, donde habitamos diversas culturas, finalmente son gente que vive, que está arraigada aquí y todo esto, insisto, no está dentro de un plan que contempla el gobierno. Por eso todas las actividades que realiza se convierten en espectáculo y se vuelven una manera de captar votos para futuras elecciones, como es el caso de la presidencia municipal”.

Voluntad para hacer cultura en Puebla

En 2012,  festivales como Sinapsis y Los Sonidos de la Tierra lograron captar la atención de los poblanos aunque en una menor escala que el “Festival del 5 de Mayo”. Sin embargo, para él, los logros de éstos se debieron más a voluntades de algunos funcionarios y no a un proyecto del gobierno Estatal.

“Creó uno nuevo como Sinapsis que, hasta sexenios anteriores, no había sucedido que se apostara por la búsqueda de nuevas formas de la expresión artística a través de la música electrónica. El Consejo en este último año apostó por un festival nuevo, donde se promoviera un tipo de música que no cabe en ninguna clasificación”, comentó.

Y agregó: “hay uno sumamente meritorio que en dos años fue importante, porque tampoco se había hecho, al menos aquí en Puebla y es el de Los Sonidos de la Tierra donde también hay otros músicos que generalmente no son llamados o susceptibles de ser becados o promovidos de una música que, pongo entre comillas ‘popular’, pero que tiene un gran arraigo. En el interior del estado en este último año, hubo una propuesta importante, esperemos que siga, que fue la inclusión de otras ciudades del interior del estado para acudir a talleres literarios. Eso me parece un logro inicial, corre el riesgo de perderse porque nuevamente, vuelvo a decir, son iniciativas de carácter personal y no obedecen a una política del gobierno estatal. Salvo esa excepción podemos decir que el gobierno ha brillado por su ausencia en el interior del estado”.

“Creo que es lo poco que puedo rescatar este año porque la ex Secretaría de Cultura hoy CECA, es un aparato grande y estorboso cuyo presupuesto se va mucho en nómina y en gastos de operación y no permite que se instrumenten planes y proyectos hacia el resto de la sociedad”, finalizó.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.