Voalá, el último viaje del FIT

Voalá, el último viaje del FIT

Ámbar Barrera

@AmbarBrizz

“Pasajeros –dijo un hombre vestido de boletero-, ¿listos para el último viaje?”

El viaje inicia cuando el boletero y una misteriosa y risueña mujer llaman con su música a unas ninfas que salen de capullos blancos suspendidos en el aire, para seducir a cinco hombres serios y formales, que poco a poco van deshaciéndose del traje y –literalmente- salen volando sacos, portafolios y hojas que van y vienen con el viento, y que los distraen de repente del encantamiento de las ninfas.

Foto: Es Imagen

La música cede y parece un latido hasta que, de entre nubes artificiales, se abren paso de nuevo los hombres y las ninfas dominando el cielo ultramarino de la ciudad, con sus figuras y sus juegos, rozando apenas las cabezas de los espectadores al ritmo mágico y sensual del tango.

Del tango pasan al rock y abajo, en la tierra, la misteriosa mujer canta, brinca y ríe juguetona entre las ninfas y sus amantes antes de que se lancen nuevamente al cielo y, desde las alturas, provoquen una lluvia brillante que cae sobre el público.

Como con un chasquido todo se detiene, las ninfas desaparecen y los hombres serios caen desmayados hasta que suena el silbato y “despertad”, dice el boletero. Acto seguido los hombres se acomodan el saco, la camisa y la corbata… pero después de aquel sueño sólo queda más que volver a soñar, así que cambian los portafolios por paraguas blancos de estrellas y regresan a bailar con las ninfas para regalar a los espectadores una última y mágica lluvia de polvos dorados.

Con ese viaje de Voalá Project concluyó el Festival Internacional de Teatro. Y con la promesa del próximo año.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.