Una cuenta pendiente del nuevo presidente: la tortura sexual en Atenco

Una cuenta pendiente del nuevo presidente: la tortura sexual en Atenco

Lado B

@ladobemx

Hablar de cifras en México comienza a ser una rutina en los medios de comunicación. Los gobiernos entregan al término de sus mandatos estadísticas con las cuáles los interesados en éstas miden y analizan sus gestiones. Sin embargo, para algunos políticos que recién empiezan su gestión, las cifras tienen nombres e historias, así como representan cuentas pendientes con sus gobernados, como el caso del ahora presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien durante su gestión como gobernador del Estado de México, dejó sin resolver algunos asuntos.

Durante las campañas electorales, en uno de los actos más representativos de la contienda entre los 4 candidatos presidenciales,  debido a  la gestación del movimiento #Yosoy132 en la Ibero Santa Fe, quien fue el candidato priista, Enrique Peña Nieto, asumía la responsabilidad de los hechos ocurridos en San Salvador Atenco, en los que 47 mujeres sufrieron violencia y/o tortura sexual y un menor fue asesinado -Javier Cortés Santiago, de 14 años de edad-, así como cientos resultaron gravemente heridos por un operativo en el que participaron 700 miembros de la Policía Federal Preventiva y 1815 agentes municipales y estatales del Estado de México.

El motivo del operativo, “atajar una protesta del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, afín al movimiento zapatista, que en aquel entonces lideraba la oposición a la expropiación de tierras para la construcción de otro aeropuerto internacional para México DF”.

Ante estos hechos, al aún candidato decía a los universitarios: “asumo plena responsabilidad por lo sucedido en Atenco. Los responsables fueron consignados ante el Poder Judicial, pero, reitero: fue una acción determinada en el legítimo derecho que tiene el Estado mexicano de usar la fuerza pública para restablecer el orden y la paz”

Sin embargo, pese a estos hechos en los que se violaron los derechos humanos de los participantes a la protesta, y luego que 47 mujeres fueran detenidas y conducidas a la prisión de Santiaguito, 27 de ellas presentaron denuncias contra sus agresores, que dieron como resultado que 21 policías fueran acusados por “abuso de autoridad” y otro por “actos libidinosos”, cargos no graves y de los que fueron absueltos todos los implicados tiempo después.

“En 2006, 47 mujeres sufrieron violencia y/o tortura sexual a manos de un operativo policial en Atenco ordenado por el recién investido presidente de México, Enrique Peña Nieto”, da a conocer Periodismo Humano, en un reportaje de Patricia Simón.

“Seis años han pasado desde que estas mujeres fueron agredidas y torturadas sexualmente pero según Italia Méndez, una de las once mujeres que han interpuesto una denuncia ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ‘la tortura más fuerte ha sido el propio proceso de justicia’”.

Lea el reportaje completo publicado en Periodismo Humano en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.