Un espectáculo familiar para el día, una obra perturbadora para la noche, en el FIT
 
Por Lado B @ladobemx
28 de noviembre, 2012
Comparte

Briseida Barrera Aldave

@AmbarBrizz

Este martes, en el marco del 2do Festival Internacional de Teatro, se muestran los matices en materia de técnica escénica y tono temático con el espectáculo de las gemelas Kif Kif y el estreno de la obra del dramaturgo poblano, Marco Polo Rodríguez.

Las hermanas Kif Kif al calor del medio día

El sol de medio día caía de lleno en la plaza de la democracia. Los arboles brindaban cada vez más sombra para el público que se encontraba esperando el primer espectáculo del día en el marco del Festival Internacional de Teatro.

Foto: @AmbarBrizz

En la instalación temporal de catering una rubia se asomó con actitud de incógnita, volteó a ambos lados e hizo una seña con la mano. Inmediatamente se lanzó la tercera llamada.

Las hermanas Kif Kif tomaron el escenario. Son gemelas idénticas, de nacionalidad canadiense, vestidas con coquetos trajes de baño y usando gafas oscuras en forma de corazón. Su español es muy bueno y tienen acento francés.

“Mi hermana y yo siempre quisimos hacer espectáculo. No podíamos esperar el éxito, así que comenzamos sin él”. Las primeras risas se escuchaban y más gente se congregaba alrededor de las artistas para observar su show.

Momo y Fran no sólo sacaron carcajadas a su público, sino también muchas expresiones de ternura. Entre acrobacias, buen humor, un poco de magia y una cerca de seguridad, que ellas mismas instalaron, conformada por 200 sostenes, las hermanas interactuaron con los espectadores para preparar un sándwich de pepino con papas flameadas.

“El acto final es muy peligroso. Y para hacerlo más peligroso, lo haremos en traje de baño”. Para dicho acto, las hermanas dejaron boquiabierto al público, desapareciendo dentro de dos enormes globos rosas. Niños, adultos e incluso el equipo técnico, los voluntarios y fotógrafos sonreían y mantenían los ojos bien abiertos, hasta que el fuerte aplauso no se hizo esperar más.

Los demonios de Clemencia en la noche fría

En el Teatro de la Ciudad las luces se apagaron y el telón se abrió lentamente al ritmo de una melodía triste y tétrica para dar inicio al estreno de la obra “Los demonios de Clemencia”, dirigida por Marco Polo Rodríguez  e interpretada por su compañía Lenguas Prietas.

Clemencia, el personaje principal se refugia en una cueva de luz roja donde se esconden sombras y un pequeño grupo de demonios aguardan impasibles. Ahí mismo se origina la música. Proviene de un cello manejado por uno de los demonios.

En esa cueva lo que menos preocupa son esos seres. A Clemencia le atormentan más los recuerdos y los cadáveres que se encuentra en la oscuridad. Los demonios la acompañan, son cómplices de nadie y resulta imposible definir el tono de sus acciones. El mal se manifiesta de otras maneras. “¡No existen los demonios!” Grita violentamente el padrastro a Clemencia.

En el clímax de la obra algunos espectadores se estremecen, no logran acomodarse y fruncen el entrecejo. Las luces rojas parecen irradiar la energía de los actores.

El telón se cierra lentamente y los aplausos terminan.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx