Los «magros» resultados de la Estrategia Nacional de Seguridad

Los «magros» resultados de la Estrategia Nacional de Seguridad

  • “México está de pie”, señala el Sexto Informe de Gobierno, a pesar de las más de 80 mil víctimas de la lucha contra el narco
Imagen: Internet.

Xavier Rosas

@wachangel

Al término de la gestión de Felipe Calderón Hinojosa, los spots sobre sus “logros” inundan las emisiones de radio y televisión. El panista, que en unos días más entregará la banda presidencial al priísta Enrique Peña Nieto, busca imponer a través de la mercadotecnia y la repetición, la idea de que su Estrategia Nacional de Seguridad fue la adecuada y “México está de pie”.

Sin embargo al comparar las cifras del sexenio el panorama es distinto:

El sexto informe de gobierno sostiene que gracias a la Estrategia Nacional de Seguridad implementada por el gobierno de Felipe Calderón los grupos criminales perdieron ingresos por 14 mil 500 millones de dólares, sin embargo, la Organización no Gubernamental estadounidense, No Money Laundering, precisó, en julio de este año, que los cárteles del narcotráfico obtienen ganancias de alrededor del 5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, poco más de 59 mil millones de dólares al año o 354 mil millones de dólares en un sexenio.

De este modo, pese a las incautaciones y las operaciones de las fuerzas de seguridad federal durante seis años, la pérdida real para el narco fue sólo de 4.09 por ciento –eso sin contemplar que las redes mexicanas se han extendido a Europa-, una merma que con la que cualquier empresa continuaría operando sin dificultad alguna.

También en el sexto informe de gobierno, Calderón asegura que con la Estrategia Nacional de Seguridad “se han desarticulado sus redes de control, cooptación y distribución”, y se pone énfasis en la captura de “22 de los 37 criminales más buscados por la PGR” y la detención de “más de 230 líderes y lugartenientes de todas las organizaciones criminales”.

Foto: Presidencia.

¿Más uniformados = mayor seguridad?

Durante el gobierno de Felipe Calderón, el número de elementos de la Policía Federal pasó de poco más de 6 mil en 2006, a más de 36 mil en 2012. Asimismo, se incrementó en 142% el presupuesto destinado a las instituciones de seguridad en el país, con el objetivo de mejorar los salarios de los elementos de seguridad y brindar mayor estabilidad laboral.

“Defensa Nacional (Sedena) pasó de 32 mil 200 millones 896 mil 500 pesos a 55 mil 610 millones 989 mil 782 pesos del 2007 al 2012; Marina (Semar) pasó de 10 mil 951 millones 321 mil 100 pesos a 19 mil 679 millones 681 mil 622 pesos, y la Procuraduría General de la República (PGR) de 9 mil 216 millones 539 mil 400 pesos a 14 mil 905 millones 74 mil 10 pesos; la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) pasó de 13 mil 664 millones 682 mil 654 pesos en el 2007 a 40 mil 536 millones 522 mil 49 pesos en 2012”, según dio a conocer El Economista en el mes de agosto.

En tanto, en el sexto informe da a conocer que 263 mil 930 elementos que conforman el Ejército Mexicano recibieron aumentos para evitar la deserción en sus filas: “entre el 1 de enero de 2007 y el 1 de enero de 2012 las percepciones promedio mensual del personal se incrementó en 5 mil 250 pesos para los elementos de más bajos ingresos de la Sedena y la Semar, representando un aumento de hasta 117.3 por ciento para los efectivos militares y de 122 por ciento para los elementos de la Armada de México”.

A pesar de ello, en la administración de Felipe Calderón se registraron 43 mil 827 casos de deserción; es decir, un 16% del total de las fuerzas castrenses abandonaron el Ejército Mexicano luego de ser instruidos en el uso de armamento y tácticas militares.

Martin Luther King, líder prominente en el Movimiento Africano-Americano de Derechos Civiles, ya lo decía en la década de los setenta “la última debilidad de la violencia es que es una espiral descendente, engendra lo mismo que busca destruir, en vez de disminuir el mal, lo multiplica”.

Imagen: http://mx.globedia.com

Recuperando la paz aumentando la violencia

En su último informe de gobierno, Felipe Calderón justificó que la violencia no tiene su origen en el estado sino que “es causada por la bandas criminales, en su ambición por controlar rutas, territorios para sus negocios ilícitos, no por el Gobierno”.

En el reporte más reciente del organismo internacional Human Rights Watch (HRW), se reconoce que la estrategia en Seguridad adoptada por Felipe Calderón ha “provocado un fuerte incremento del número de asesinatos, torturas y otros abusos por parte de miembros de las fuerzas de seguridad, y que sólo contribuyen a agravar el clima de caos y temor que predomina en muchas regiones del país”.

“Periodistas, defensores de derechos humanos y migrantes son atacados deliberadamente por organizaciones delictivas y miembros de las fuerzas de seguridad. Sin embargo, México no ha ofrecido protección a estos grupos vulnerables ni ha investigado adecuadamente los delitos de los cuales han sido víctimas”.

De acuerdo con las estimaciones realizadas por Leticia Ramírez de Alba, quien elaboró el Índice de Víctimas Visibles e Invisibles (IVVI) de delitos graves divulgado hace unos meses por la organización México Evalúa, el panista dejará su gobierno dejando un duro saldo de “88 mil 361 homicidios dolosos en el país, sin incluir a las ‘víctimas invisibles’”.

Y esos datos son al corte de agosto de 2011, las cifras de muertos, desaparecidos, así como de víctimas de la Estrategia Nacional de Seguridad se mantuvo al alza al igual que el número de spots en radio y televisión del mandatario saliente, en los que se asegura que estamos en vías de “recuperar la paz y la tranquilidad”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.