Mi gente, mi país, un relato de la violencia en Siria

Mi gente, mi país, un relato de la violencia en Siria

Imagen: http://img.portaldeblogs.com

Lado B

@ladobemx

“Estábamos hablando en un bar y por respeto yo había eludido mencionar el incendio del zócalo, el último reporte macabro sobre los cuerpos maniatados, torturados, asesinados y arrojados en montones como basura en las calles su ciudad natal”, relata Jon Lee Anderson, periodista de The NewYorker, en su texto “Siria: ¿quién llora por Alepo?”, publicado en El Puercoespín.

En el texto, narra su encuentro con un viejo compañero procedente de Alepo, Siria, con quien se reunió en Europa para tomar un trago, al tiempo de encontrarse con aquel aspecto que es poco visible desde las letras: la guerra.

“De pronto, en medio de una conversación, rompió a llorar. Todo su cuerpo se sacudía en convulsiones de un llanto claramente incontrolable y que duró uno o dos minutos. Las lágrimas corrían de sus ojos y sus gritos eran profundos ladridos seguidos de bocanadas. Su cara era una máscara de dolor. ‘Mi gente, mi país’, decía una y otra vez. ‘Mi gente, mi país’. Y luego se recompuso”, recuerda.

Más de 30 mil muertos son resultado de la violencia que en Siria se vive, así como centenas de miles de desplazados que significan más que estadísticas brindadas por la OTAN o  Naciones Unidas (ONU).

Los intentos fallidos por acabar con la violencia o por frenar los constantes bombardeos del régimen de Bashar al Asaad, hasta el momento continúan sin lograr sus objetivos. Tan sólo el día de hoy más de 100 personas murieron y el conflicto parece extenderse a Turquía y ahora Rusia.

“Sabía que le pesaban y lo atormentaban profundamente, y que lo que más necesitaba era un corte con ese horror. Por un par de días, de hecho, habíamos hablado de todo, menos de Siria. Se había mostrado feliz, de un modo alocado, y repetía “estoy bien”, empecinadamente, cada vez que yo le preguntaba cómo se sentía”, relata Jon Lee Anderson.

Lea el texto completo en El Puercoespín en el siguiente link.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.