La persona que amas puede desaparecer, cantó Charly García

La persona que amas puede desaparecer, cantó Charly García

Xavier Rosas

@wachangel

Fue en 2009, en un café ubicado a unas calles de la Radio Nacional que se transmite en el 870 de AM, en Buenos Aires, Argentina, donde luego de participar en el programa que Musiqueros transmite en dicha estación, Julio Ernesto Calvo, director e integrante de esta agrupación de música infantil, recordaba cómo en el tiempo de la dictadura todos estaban atentos a la entrada de los cafés.

Mientras pedían algunas facturas –pequeñas galletas- para acompañar la bebida, podían entrar hombres vestidos de traje con gafas obscuras y acercarse a cualquiera que estuviera en el establecimiento, pedirle que los acompañara y desaparecer por la puerta de entrada e introducirse en un Ford Falcon color verde.

Los que tomaban café sabían que sería poco probable volver a encontrarse con la persona que acababan de invitar aquellos hombres de vestimenta formal a acompañarlos. Al parecer tenían la certeza que no volverían a saber de él o ella.

Historias como esta inundan Argentina, país que carga con la memoria histórica de los hechos ocurridos en las diferentes dictaduras por las que ha atravesado. Algunos de los amigos que participaron en el Encuentro Texturas 2009, narradores y cuentacuentos todos ellos, que compartieron historias con el que escribe, comentaban que “estaban a 30 años de cumplirse la última” y que esperaban que no se repitiera el ciclo que cada 3 décadas ocurría: el regreso de otra dictadura.

Fue en 2009 cuando por azares del destino terminé participando en dicho encuentro con el que recorrí gran parte del país amante del futbol, donde realmente puede entenderse la religión que tienen sus habitantes por este deporte. Así como el festival resultó de 50 días sin descanso, en uno de éstos tuve la oportunidad de asistir al concierto que el 12 de Octubre dieron los Fabulosos Cadillacs, en el Club Ciudad de Buenos Aires, Argentina, ubicado en Calle Larralde y Libertador, a unas cuantas cuadras de uno de los centros de detención más conocidos en la dictadura.

Al término del concierto, luego de la euforia y los churros de mota pasando de mano en mano entre los asistentes, al pasar frente a dicho recinto el silencio sepulcral era lo único que podía escucharse en la acera. Los jóvenes, entre 18 y 30 años, amainaron los festejos luego de haber asistido al concierto, parecía que aquel lugar les hubiera robado la energía y con solemnidad avanzaban en dirección a los colectivos para regresar a sus casas.

Este lunes se cumplieron 35 años de labor de las Abuelas de la Plaza de Mayo, organización que en 1974 Estela Carlotto inició para recuperar a los cientos de bebés que nacieron mientras sus madres estaban en cautiverio y que fueron entregados por los militares a familias afines al régimen.

Madre de Laura, quien fue secuestrada y asesinada por militares en ese mismo año, se erigió como fundadora y portavoz de esta organización que el pasado 10 de Octubre dio a conocer el hallazgo de otro hijo de detenidos ilegalmente durante la última dictadura argentina (1976-1983). Con este hecho suman ya 107 personas que han encontrado a sus verdaderos padres, aquellos de los que fueron separados.

Imagen: Internet.

Encadenada dio a luz y fue separada de su hija

En 1977  María de las Mercedes Moreno, fue detenida luego de visitar a su marido, Carlos Héctor Oviedo, quien se encontraba recluido como preso común en un penal cordobés. En este lugar también había presos políticos detenidos clandestinamente y María de las Mercedes comenzó a sacar del penal las cartas que escribían para sus familiares.

Al siguiente año, en el mes de septiembre, “la mujer, embarazada de siete meses, fue secuestrada y llevada al Departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba, donde funcionaba un centro clandestino de detención. El 11 de octubre de 1978, María de las Mercedes Moreno fue trasladada a la Maternidad Provincial de Córdoba, donde, encadenada, dio a luz a una niña de la que fue separada inmediatamente”, dio a conocer el diario Cooperativa.

Su estancia en el centro de detención terminó en abril de 1979, año en el que inició la búsqueda de su hija, quien había sido inscrita durante la dictadura como hija propia por una encargada del Servicio Social de la Casa Cuna en Córdoba y su esposo.

El trabajo de Las Abuelas de Mayo permitió que en octubre de este año, la hija de María de las Mercedes Moreno regresara con su madre biológica, a 34 años de haber sido separada y educada por sus captores.

Se estima que cerca de 500 bebés fueron robados a sus padres en la última dictadura argentina, que además hizo desaparecer a cerca de 30 mil personas.

“Si, viví esa época. Fueron días tan grises”

En 1996 en una entrevista para Diario Página 12, Hebe de Bonafini, presidenta de las Madres de la Plaza de Mayo señalaba: “la plaza es el lugar donde se produce el verdadero y único milagro de la resurrección (…) los primeros pasos tienen mucha profundidad y cuando me pongo el pañuelo en la casa de las madres, antes de salir para la plaza, y me lo aprieto fuerte en la barbilla, es un abrazo, el abrazo de los treinta mil. La plaza es la lucha, la esperanza, los sueños, las ilusiones y la sangre de los tantos”.

Cloty Shammah, narradora argentina, recuerda que las detenciones en la última dictadura “eran indefinidos en muchos casos, porque en cierto momento era por lo que se le antojaba al “mayor” de turno. Si opinabas distinto y de ahí todo lo que ellos creían en su contra o contra los “valores”, entrabas en listas “negras”. Hubo de todos los rubros de gente desaparecida”.

Y agrega: “vestidos formales, automóviles Ford Falcon verdes… Hay un tema muy gráfico de Pipo Cipolatti ‘Pensé que se trataba de cieguitos’. Una impecable descripción, dolorosísima. Charly García escribió muchísimo en ese tiempo, con mucha inteligencia como para llegar ileso a fin de la dictadura. Según ellos ‘el exceso de pensamiento puede generar esas desviaciones’, decían en ese tiempo –el Ministro del Interior de Bienestar Social-  justificando su acción”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.