#CAIPCiudadana

#CAIPCiudadana

Roberto Alonso*

Para medir la calidad de los regímenes democráticos un indicador indiscutible es la independencia que gozan sus organismos autónomos. Al respecto puede señalarse que a mayor libertad hay democracias más sanas, mientras que si estos son controlados por actores gubernamentales o por los agentes regulados las democracias pierden sustancia y contenido.

La historia de nombramientos de consejeros y comisionados de organismos autónomos, tanto a nivel nacional como en el plano local, no ha estado exenta de repartos de cuotas, clientelismos, amiguismos o incluso capturas. Mejor dicho, se ha caracterizado por ello, razón por la que la participación social resulta elemental cuando se llevan a cabo procesos de esta naturaleza.

Con estas claves, el Nodo de Transparencia de Actívate por Puebla dio a conocer la campaña #CAIPCiudadana, cuyo propósito es vigilar el proceso de elección del nuevo integrante de la Comisión para el Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado (CAIP), así como participar en la evaluación de los aspirantes a este cargo.

De acuerdo con la fracción V del artículo 68 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Puebla, la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información del Congreso es la responsable de evaluar los conocimientos, la trayectoria y la experiencia de los candidatos al órgano garante en materia de transparencia, acceso a la información pública y protección de datos personales. Y para tal efecto “podrá solicitar el apoyo de instituciones académicas u organizaciones sociales”.

Como queda claro la disposición es potestativa y la comisión legislativa está en libertad de pedir el apoyo de terceros, no obstante, lo que sí hay es interés de las organizaciones sociales. La semana pasada, el Capítulo Puebla de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI) solicitó a esta comisión colaborar en la evaluación de los aspirantes, e hicieron lo propio 14 organizaciones de la sociedad civil agrupadas en el Colectivo por la Transparencia.

La participación de las organizaciones sociales en esta etapa es fundamental toda vez que con base en las comparecencias de los candidatos, la Comisión de Transparencia y Acceso a la Información del Congreso debe integrar una terna, de la cual saldrá el nuevo comisionado y su suplente por mayoría calificada del pleno.

Al margen de esta participación social, que puede enriquecer un proceso a cargo de una institución que no pasa por buenos momentos y que se ha distinguido por complacer al Ejecutivo estatal con la aprobación de cuanta iniciativa hace llegar, el Nodo de Transparencia de Actívate por Puebla vigilará que el proceso se cumpla tal y como lo disponen las nueve fracciones del artículo 68 de la Ley de Transparencia.

En total se monitorearán 11 aspectos, que son: 1) la publicación en tiempo y forma de la convocatoria; 2) su difusión en los sitios web del Congreso y de la CAIP, así como en tres diarios de alta circulación en el estado; 3) la elaboración de un ensayo por parte de los aspirantes al cargo de comisionado; 4) el respeto de los plazos para la presentación de propuestas; 5) la existencia de un mecanismo de evaluación de los candidatos; 6) la participación social en esta evaluación; 7) la definición de una terna para presentarla al pleno; 8) la elección del nuevo comisionado y de su suplente por mayoría calificada; 9) la rendición de protesta del nuevo comisionado; 10) la publicación de la decisión del pleno en el Periódico Oficial del Estado; y 11) la publicación de los expedientes de cada uno de los aspirantes, los resultados de las comparecencias y las razones por las que se seleccionó al nuevo comisionado y a su suplente, con excepción de la información confidencial.

Estos aspectos se documentarán en la página web: caipciudadana.wordpress.com y en la cuenta de Twitter: @CAIPCiudadana+ con el hashtag #CAIPCiudadana.

Por lo que toca a su compromiso con el derecho de acceso a la información y la transparencia en el estado, los diputados de la LVIII Legislatura tienen con este proceso una prueba mayúscula. En diciembre de 2011 aprobaron por unanimidad una Ley de Transparencia que sacó a Puebla de los últimos lugares. Falta el correlato de ese nuevo marco jurídico, que es un órgano garante fuerte, independiente y ciudadano.

*@rialonso es secretario del Capítulo Puebla de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI). Comunicólogo de formación, maestrante en Políticas Públicas y apasionado del derecho a la información y del periodismo. Participa en el Nodo de Transparencia de Actívate por Puebla.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»con-copia-para» posts_per_page=»15″ include_date=»true» order=»DESC» orderby=»date»]

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.