#Yosoy132 quiere decir que tengo conciencia propia: Figueroa
El escenario al que se enfrenta el movimiento y su búsqueda por una agenda a largo plazo
Por Lado B @ladobemx
03 de septiembre, 2012
Comparte

«Hay una frase de Einstein, que le dedica a las juventudes de mediados de los 50’s, es decir a los que van a ser protagonistas de los movimientos de los 60’s. Es una frase pequeña y lacónica, que parece simple pero es muy poderosa: jóvenes, no son los primeros que lo han intentado. Lo que significa, traducido por mí, es: aprendan del pasado, aprendan de lo que otros han hecho y por qué no se ha podido. Entiendan cómo lo hicieron y entonces por qué fracasaron; sepan dónde están parados y entonces qué es lo que van a hacer»López Rubí

Foto: Marlene Martínez

Xavier Rosas

@wachangel

“#Yosoy132 quiere decir que tengo conciencia propia, que yo puedo actuar y tener una opinión, y no se vale o no acepto que digan que no soy yo quien soy: que no soy un estudiante, que soy cualquiera. Yo soy todas estas cosas, soy y tengo derecho a ser. Y eso me parece muy relevante”, las palabras son de Alfredo Figueroa Fernández, uno de los pocos, sino es que el único consejero del Instituto Federal Electoral (IFE) que desde el interior del organismo ha cuestionado el actuar del instituto en el proceso postelectoral, especialmente en lo que se refiere a la vigilancia de las acciones del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Justo por ello llama la atención que sea él quien sugiera que las vías de la participación social, para este o para cualquier otro movimiento social, pasan por los partidos políticos: «no son entes privados ni deben ser, digamos, administrados y gobernados por una élite exclusivamente. (pero) Tienen que democratizarse y ahondar en los procesos de democratización que ya tengan».

Por lo pronto, y lo señala también el consejero electoral, el movimiento no ha dado señales de cuál será su agenda en los próximos meses, más allá del proceso electoral y su validación por las instituciones, cuáles serán las prioridades en términos de las reformas políticas que el país deberá poner sobre la mesa legislativa.

La agenda crece

El surgimiento de #Yosoy132 como grupo universitario tuvo en un primer momento como bandera de lucha el reclamo por “la democratización de los medios y la no imposición del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto”; tras darse a conocer el fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) y la validación de las elecciones presidenciales, ha sumado más demandas: la lucha contra “la imposición electoral, la corrupción generalizada, el autoritarismo, la violencia de estado y cualquier forma de detención y/o violación a los Derechos Humanos”, señalaron los integrantes del movimiento en Puebla el pasado sábado en la lectura del contrainforme de gobierno.

Foto: Marlene Martínez

Aunque a decir del consejero electoral, “es un misterio y está en suspenso las posibilidades que estos grupos, yo diría que hay mucha diversidad en esto, van a poder constituir en términos del #132 o de algún capítulo del #132, porque me parece que nadie va a poder adueñarse o apoderarse de ese nombre, de esa marca, de ese elemento”.

Pero uno de los problemas al que se enfrenta el movimiento es la aparente contradicción entre el discurso apartidista con el que nació en primera instancia y la suma de diferentes grupos sociales e incluso políticos –como Morena, el SME, los Pueblos en Defensa de la Tierra, entre otros-, lo que ha provocado que se cuestionen sus acciones, al considerar que está manipulado.

”Creo que hay una extraordinaria paradoja y desde luego el sello #132, se ha vuelto varias cosas: se ha vuelto un sello, se ha vuelto una camiseta, se ha vuelto un movimiento, se ha vuelto un conjunto de movimientos que tienen una naturaleza regional, nacional, interuniversitaria, universitaria, yo diría que en algunos casos partidista; muy veloz en términos de las posibilidades”, consideró Figueroa Fernández.

Pero lo cierto es que más allá de la ruta que se trace a futuro, y del escepticismo con el que se vivió el arranque del #yosoy132 y el que incluso haya quien lo considere un movimiento fracturado o un monstruo sin cabeza, el movimiento, apunta Figueroa, “fue de una extraordinaria relevancia para el proceso electoral y ha sido también de una extraordinaria relevancia para poner y hacer visible una demanda democrática y una lucha que muchos hemos estado planteando hace ya varios años y que es la ausencia de democracia en términos de una oferta plural en la televisión mexicana”.

Foto: Marlene Martínez.

De la marca, las marchas y la información

Hasta el momento pareciera que la información sobre y para el #Yosoy132, al menos en el estado de Puebla, ha sido una de sus principales debilidades en la consolidación de una agenda a largo plazo que vaya más allá de marchas o liberaciones de casetas de cobro en autopistas, una situación que parece han asumido sus integrantes como lo escribieron hace unos días en su página de Facebook: «hemos visto que SOLO marchando NO se va a cambiar el país; al contrario se va generando desgaste. Los invitamos mañana a escucharnos».

“En respuesta a las numerosas difamaciones promovidas por grupos e individuos con intereses ajenos al movimiento y al clima especulativo que éstas generan, con el único fin de desestabilizarlo; el pleno de la Asamblea Estatal, en su calidad de máximo órgano rector del Movimiento #YoSoy132 en el estado de Puebla, reconoce públicamente a las Asambleas y comités locales que lo conforman”, dio a conocer en un comunicado #Yosoy132-Puebla este sábado.

Lo que es claro es la desorganización propia del movimiento. “La agenda ha sido primero el venir a la marcha. Hasta ahorita no sé tiene contemplada una agenda de actividades, se viene después de la asamblea estatal que va a ser el próximo domingo en el Suntuap, ahí es donde se van a tomar todas las decisiones, ahí es donde se va a tomar toda la agenda de lo que se va a hacer”, explicó Eduardo Flores, integrante de la Comisión de Prensa en la concentración que se realizó el pasado viernes.

En redes sociales circuló desde el pasado 28 de agosto una convocatoria a una marcha, cuyo cartel tenía el “logotipo o la marca” de #Yosoy132 y el de Morena.  Los integrantes de Prensa de #Yosoy132-Puebla confirmaron que sí se realizaría una marcha: “mañana se tiene contemplada una marcha a las 3 de la tarde en el monumento a los Niños Héroes”.

Para el 1º de Septiembre, sin embargo, el movimiento en el estado informó en su cuenta de Facebook  y Twitter que ellos no habían convocado a alguna marcha; sin embargo, a  pesar de esta información, ya en el Zócalo los integrantes de #Yosoy132-Puebla, así como los de Morena, informaron que la lectura del contrainforme iniciaría cuando llegara el contingente: “estamos esperando la llegada de los compañeros que vienen marchando”, informaban por micrófono.

Para Alfredo Figueroa la solución a muchos de esos problemas de coordinación dependerá «del talento de quienes se metan al proceso del #132, el encausar, aunque abran muchos capítulos, algunas de sus agendas y que digamos, en términos de grupos de presión, de referentes públicos y políticos, puedan ir precisando y dejando más clara su agenda pública».

«Creo que hoy por hoy no está clara su agenda pública, hay en realidad como una confusión, y además hay una pregunta respecto a cuál va a ser el destino después de la elección, cuando esto se califique, en fin; cuál va a ser su destino en términos de las reformas”.

Participación política de los jóvenes

Foto: Marlene Martínez

#Yosoy132 además de un concepto que despertó a la juventud mexicana, ampliamente cuestionada por no participar en la vida política del país y mantenerse a la expectativa durante varios años, es un movimiento social  que sirvió de contrapeso en los pasados comicios, así como podría dotar de un mecanismo a la ciudadanía para “acotar»  las acciones que Enrique Peña Nieto, como próximo presidente de México, pudiera realizar, consideró José Ramón López Rubí Calderón, investigador y coordinador del Departamento de Publicaciones del “Instituto de Ciencias de Gobierno y Desarrollo Estratégico” de la BUAP.

Por su parte, el consejero electoral, Alfredo Figueroa, señaló que “hay una muy importante necesidad de los jóvenes y de los no tan jóvenes de participar en la vida pública, pero por el otro lado hay un relato de considerar negativa la participación en partidos políticos. O sea hay un planteamiento sistemático en torno a que no valen la pena, a que en los partidos políticos ocurren cosas que no son dignas, digamos, de una gente culturalmente independiente o con una mirada propia o cosas de este tipo”.

Y es que aunque el movimiento se ha definido como “apolítico”, valdría la pena considerar que los mecanismos para incidir en la agenda política del país se encuentran en los partidos que “son entidades de interés público que tienen como fin promover la participación de los ciudadanos en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo”, como señalan los estatutos del IFE.

Foto: Xavier Rosas.

Figueroa Fernández sostiene que es importante que los ciudadanos recuperen para sí los partidos políticos: “si seguimos viendo a los partidos como una cosa ajena, como si fueran empresas privadas y no entidades de interés público, formadas con ciudadanos que piensan de la misma manera y que se organizan para competir políticamente, ese rechazo contribuye a la falta de democracia que hay en los partidos (…). Es como si quisiéramos abandonar el parque porque unos cuates se adueñaron de éste, y no dejan entrar a los demás o no dejan que los demás tomen decisiones sobre cómo debe estar decorado el parque o qué juegos debe tener”.

Y agrega: “los partidos no son entes privados ni deben ser, digamos, administrados y gobernados por una élite exclusivamente. Tienen que democratizarse y ahondar en los procesos de democratización que ya tengan (…), incluso diría que el rechazo militante a los partidos, el rechazo militante a la política, es una expresión política de la necesidad que hay de, por todos los poros, decir que estas cosas importan, que hay una reflexión sobre la cosa pública y que hay una necesidad de encuentro con otros y otras que tengan la mirada que uno tiene”.

Por su parte, López Rubí Calderón señaló que al constituirse como un movimiento apolítico y no antipolítico, #Yosoy132 debería fortalecer sus reclamos como sociedad civil, presionando, criticando y cuestionando a los partidos políticos en la búsqueda de una “colonización” de éstos, para lograr los cambios que son necesarios para la democracia en México.

No son los primeros

“Hay una frase de Einstein, que le dedica a las juventudes de mediados de los 50’s, es decir a los que van a ser protagonistas de los movimientos de los 60’s. Es una frase pequeña y lacónica, que parece simple pero es muy poderosa: jóvenes, no son los primeros que lo han intentado. ¿Eso quiere decir que Einstein estaba diciendo jóvenes no lo intenten, sean conformistas, volvámonos unos paleros del sistema sea cual sea? No, porque la frase no incluye eso. Lo que significa, traducido por mí, es: no sean pendejos, aprendan del pasado, aprendan de lo que otros han hecho y por qué no se ha podido. Entiendan cómo lo hicieron y entonces por qué fracasaron; sepan dónde están parados y entonces qué es lo que van a hacer. Lo que estoy diciendo es que no son los primeros que lo hacen, no son los primeros movimientos que lo han intentado evidentemente, esto en un sentido no es nuevo”, consideró el politólogo, López Rubí Calderón.

Foto: Marlene Martínez

En su experiencia como analista político, es necesario que movimientos sociales como #Yosoy132 tomen en cuenta las diferentes manifestaciones históricas que no sólo en el país se han dado y que han incidido en la agenda pública, como los casos del Tea Party, Occupy, entre otras; para encontrar “qué diferencia existen con los de antes, dónde se puede innovar, qué es lo que hay ahorita como contexto”, con el objetivo de generar una agenda a largo plazo dotada de “racionalidad, buenos diagnósticos, más civilidad, mayor pluralidad, mayor conciencia”.

Asimismo, considera que ha sido importante el surgimiento de #Yosoy132 para que, en un primer momento, los universitarios hayan representado un contrapeso y un mecanismo para “coartar y vigilar” el trabajo que llevará a cabo la próxima administración presidencial; sin embargo existen interrogantes que #Yosoy132 debe resolver para su consolidación.

Por su parte, Alfredo Figueroa consideró que “esta elección muestra, justo con este tipo de planteamientos, digamos, que se hacen en distintas organizaciones sociales o movimientos sociales que pueden surgir, muestra que hay una desvinculación entre la ciudadanía en una parte y entre los partidos en otra (…) Nos muestra, me parece muy importante, esta construcción, un poco caótica si se quiere, de las enormes dificultades que como cultura y como sociedad tenemos para organizarnos sin instituciones cobijando ese ejercicio, o sin mecanismos de financiamiento en relación al particular”.

Y agrega: “sigo pensando que son una, que han hecho visible algo que es muy relevante para la República y sigo pensando que son la expresión de esa generación y de otras generaciones que, no por su ausencia de organización o de participación en partidos o cosas de este orden, tienen una extraordinaria necesidad de interesarse por las cosas públicas”.

*Este texto aún se encuentra en proceso de construcción en cuanto a forma y contenido, con el objetivo de  abordar de una manera más clara y objetiva la investigación realizada por el reportero.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx