El in-forme
Por Lado B @ladobemx
03 de septiembre, 2012
Comparte

Hugo León Zenteno

@hugoleonz

Atrás quedaron los años del ritual republicano, del infaltable besamanos, de la grandilocuencia casi teatral, de la oratoria en tono cantado. Tradición en clave priista, el informe presidencial se constituyó por decenas de años como el punto de llegada, y a la vez de partida, del año político mexicano. Mirar el informe, además, era menester para cualquier interesado en el devenir nacional, por cuanto detonaba la discusión sobre los logros presumidos, las cifras manejadas, los mensajes distinguidos e inferidos y las arengas desplegadas.

Espectáculo mediático también, el informe convocaba a comentaristas de renombre quienes se ajustaban a un acartonado guión que en ocasiones contrastaba con la vehemencia del mandatario en turno, y que servía para enmarcar el interminable desfile de personajes deseosos de saludar, o congraciarse, con el protagonista del suceso. Todo ello, por supuesto, en el marco de la tajante cadena nacional. Así, fuimos testigos, a lo largo de aquellos años, de la célebre retórica lopezportillista que llegaba al grito, la lágrima y casi al ladrido; de la  obsesión diazordacista por un supuesto complot comunista; de la entonces novedosa interpelación muñozledista, ejemplo que cundió en varias legislaturas como mecanismo de inconformidad ante las monocordes lecturas presidenciales.

Sin embargo, el informe presidencial no va más. Ahora es un in-forme, sin forma, sin protocolo, sin espectáculo, sin presencia, sin trascendencia. Al presentarse únicamente por escrito (refugiándose en un mínimo constitucional) el reporte de labores del ocupante del poder ejecutivo, se limita a ser letra espesa y poco asequible a la mayoría de sus connacionales, quienes solamente pueden observar o escuchar la retahila de spots televisivos y radiofónicos preparados para la ocasión, o en el mejor de los casos, atender el deslavado mensaje -ante un público a modo- con el cual el ejecutivo pretende sustituir el usual discurso frente al parlamento. Por supuesto, esta elusión al Congreso y al ciudadano común no es más que una táctica para evitar la confrontación, las interrogantes e incluso los reclamos al cuestionabilísimo desempeño del señor que habita Los Pinos. En suma, la carta magna como parapeto a la torpeza, la miopía y la irresponsabilidad mostradas en el último año y en todo el sexenio. Qué paradoja.

Ante este panorama, fue la sociedad civil, otra vez, la que dio la cara y ocupó la plaza pública y los medios de comunicación responsables: #yosoy132 presentó su Contrainforme, donde se hace un duro recuento de las omisiones, ineficacias, contubernios y perversiones del régimen actual y se plantean y rescatan ideas para un mejor México en ámbitos como el mediático (y su necesaria democratización), el educativo, el científico y tecnológico, el artístico y del patrimonio, el económico, el de seguridad y justicia, el sanitario, y por supuesto el político. El documento, evidentemente, es un esbozo de las tareas a realizar y de los temas que deben ser discutidos por la opinión pública, pero indudablemente tiene sustancia y también forma. Con ello se aleja del in-forme, mamotreto con vocación de autoelogio que servirá, en su momento, para el implacable juicio de la historia.

*Académico en las áreas de Periodismo y Comunicación. Actualmente es profesor en la Universidad de las Américas y en la Universidad Iberoamericana Puebla. Analista y consultor en Media literacy, en Infonomía para cibermedios y en Calidad académica. Editor y productor de contenidos en deporte, cultura y viajes. Otras de sus áreas de interés profesional son: hemerografía comparada, ciberperiodismo y arte moderno. Vive en la ciudad de Puebla; gusta del beisbol, el chocolate y la lluvia. Correo Electrónico: hugoleonz@gmail.com

Columnas Anteriores

[display-posts category=»interlectura» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx