El FIC Puebla, un festival incluyente… hippie: Óscar Casco

El FIC Puebla, un festival incluyente… hippie: Óscar Casco

Foto: Lado B

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

«Somos un festival incluyente y alternativo, hippie porque nos interesa más la parte social y no sólo el glamour…», palabras más palabras menos así define Óscar Casco al Festival Internacional de Cine de Puebla (FIC), un banquete fílmico que en su tercera edición ofrecerá mas de 300 producciones entre cortometrajes, documentales y ficción en tan sólo ocho días.

Un bocado para el que harán falta ojos, y tiempo para deglutir las propuestas que llegan de 23 países, serán nueve categorías en competencia y algunas muestras entre las que destacan la de Horizontes, que tendrá como país invitado a Serbia y tres iniciativas Cine para Imaginar, que ofrece cine para invidentes, Cine Llanero: un rally urbano de creación que ofrece a jóvenes sin ninguna experiencia y que procedan de zonas urbanas marginadas la posibilidad de producir un corto en 48 horas, y Cine Itinerante que lleva proyecciones a públicos marginados: cárceles, asilos, casas hogares, pero también a plazas públicas.

Sin contar la selección del festival francés de cortometraje Clermont Ferrant «un festival al que le llegan más de 40 mil películas y que trae para Puebla una selección de 60 o 70 cortos, la crema de lo que reciben».

Vamos por la tercera edición, cuenta Óscar Casco, director general del FIC Puebla sentado en el patio de Vía School, una escuela de cine ubicada en la 39 poniente 118, que está por iniciar actividades ofreciendo educación y capacitación fílmica y que durante el festival se convertirá en la sede principal del evento.

Y en esa tercera edición el festival se consolida como un encuentro en donde el glamour de la industria cinematográfica no es el elemento principal en los ocho días que durará –del 21 al 29 de septiembre—, aunque para la inauguración se proyectará “Nos vemos papá”, la opera prima de Lucía Carreras –quien hace dos años ganó el premio Camera d’Or en Cannes por su guión en la película “Año Bisiesto”— protagonizada por Cecilia Suárez quienes se espera estén en el evento.

“La apuesta es por otro lado, nos vemos más como un festival incluyente, dentro de la Red Mexicana de Festivales Cinematográficos, que también presidimos, somos considerados los más alternativos”.

“Sí hay su parte glamorosa, porque el cine también es eso, pero acá en Puebla vemos al cine también como un elemento de socialización, como un elemento para mejorar las condiciones sociales y culturales”.

Desbrosando el camino

Foto: Lado B

A diferencia de lo ocurrido hace un año, cuando enfrentaron problemas por el retraso en la entrega de los apoyos por parte del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), esta vez parece que la organización ha marchado sin mayores contratiempos, al menos en el apoyo de las instituciones de gobierno.

Y aunque dos ediciones después tal vez es muy pronto para pensar en un impacto en la industria cinematográfica local, para Óscar ya hay visos, señales de que se están generando cada vez más productos fílmicos.

“Creo que estamos en el momento en que se puede detonar un movimiento fuerte. Nosotros lo hemos visto, a partir de que empezamos con el festival hemos visto más producciones en Puebla, de todo tipo, desde las amateurs hasta otras más profesionales. Y el tener abierta  la puerta a todo lo que es el sur y sureste del país, ahí tenemos mucho material de donde cortar y camino por recorrer, pero estamos limpiando ese camino, a nosotros como festival nos ha tocado picar piedra, cada año es lo mismo, pero ya tenemos un proyecto consolidado, en donde el objetivo no es solamente mostrar las películas y dar premios, sino vamos a algo más serio”.

Y eso más serio, explica, es ese espíritu social que parece impregnar al festival, una línea que ya se venía trabajando al menos desde su segunda edición.

“Este año consolidamos nuestra plataforma social, de ahí que tengamos el mote de que somos el festival más alternativo del país, somos el único que ha volteado a ver a los públicos vulnerables, para nosotros fue fundamental trabajar con ellos para también impulsar políticas culturales que pueda favorecer a estos sectores. Este año consolidamos ‘Cine para Todos’ como plataforma social, dedicado a la proyección que es el cine itinerante, en donde llevamos el cine a públicos no habituales o marginados como puede ser la población del Cereso, casas hogar, asilos, hospitales, algunas juntas auxiliares o barrios, y con esto provocamos la inclusión de públicos”.

Cortos al por mayor

Una de las ofertas más amplias, más allá de lo social, son los cortometrajes, no sólo por la inclusión de la selección del festival Clarmont Ferrant, sino por sus selecciones en concurso, de las nueve categorías seis son de cortometraje: Extranjero, Mexicano, Documental, de Animación, Universitario y Poblano.

Esta última categoría, explica el director del festival, es donde se entregará uno de los premios más grandes, “hablamos de 50 mil pesos para producción de obra futura para el ganador”.

Completan la lista las categorías de Ópera Prima Digital, Documental Extranjero y Documental Mexicano.

Y las sedes serán: “La principal en Vía School, en la 39 poniente 118 frente al colegio América, tenemos el teatro de la ciudad, el zócalo  que lo volvemos una sala pública, vamos a realizar una proyección en la explanada de la pirámide en Cholula, tenemos el patio del edificio de Correos, la cinemateca Luis Buñuel, las salas del Complejo Cultural Universitario. Serán más de 300 películas las que se van a proyectar, lo que va faltar es tiempo y ojos también”.

Las proyecciones de todas las funciones serán gratuitas pues, concluye Óscar, “somos un festival sin fines de lucro”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.