Despidos por correo electrónico y SMS con la reforma laboral

Despidos por correo electrónico y SMS con la reforma laboral

México DF. El pago por hora; los contratos temporales, por periodos de prueba y capacitación sin responsabilidad para el patrón; así como el despido unilateral por correo electrónico y mensajes de texto,  la productividad como base para el ascenso en lugar de la antigüedad y la legalización de la subcontratación mediante empresas de outsourcing, forman parte de los cambios a la Ley Federal del Trabajo propuestos en la iniciativa de reforma laboral de Felipe Calderón y aprobados en lo general por la Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados. Pero todo esto aún puedo ser revertido “siempre y cuando la resistencia de la clase trabajadora no sólo se mantenga, sino crezca”.

En entrevista con Desinformémonos, Héctor de la Cueva, coordinador del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS), explica que “hay vías para para echar atrás la reforma, pero eso exige un sujeto que lo reclame, un pueblo movilizado y sindicatos independientes que exijan que se revierta el proceso; todo depende de la reacción popular del movimiento social y de la resistencia a estas nuevas medidas neoliberales”.

Amén de la posibilidad de realizar a futuro una contrarreforma, es posible, en lo inmediato, presentar una controversia constitucional, pues los patrones y el gobierno, explica de la Cueva, “en aras de hacer pasar su reforma, renunciaron a reformar la Constitución para no tener más problemas, y al no haberlo hecho, la Ley reformada entrará en contradicción con la propia Constitución y será violatoria del artículo 123, por lo que será posible colocar una controversia constitucional que obligue a revisar e incluso regresar la ley”.

Si la reforma se aplica tal y como la planteó Felipe Calderón, habrá consecuencias muy graves para los trabajadores. Durante más de 30 años los empresarios han anhelado una reforma que no se ha podido aprobar, pero en la práctica las violaciones a las garantías laborales que supone la reforma sido llevadas a cabo por los patrones, con ayuda de las autoridades.

La informalización y la precarización del trabajo, la falta de seguridad y la flexibilización ocurren en la práctica, es decir, se viola la ley y la Constitución. Ahora, la reforma pretende cobijar con una ley federal todos estos abusos.

“Lo más grave”, apunta Héctor de la Cueva, “es que mientras el trabajador puede recurrir a la ley y a la Constitución y tiene recursos jurídicos para defender sus derechos, si la reforma pasa, los empleados quedarán mucho más desprotegidos, porque no tendrán más el recurso de apelar a la ley para defender sus derechos. Estará siendo legalizada la precarización”.

Lea el reportaje completo de Desinformémonos aquí.

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.