#Yosoy132-Puebla y su división al interior

#Yosoy132-Puebla y su división al interior

  • El #Yosoy132 fue la chispa para que las personas y otros grupos salieran a la luz: Alejandro Granados
  • «Es malo que el movimiento en Puebla se esté dividiendo»
Foto: Marlene Martínez.

Xavier Rosas

@wachangel

“El #Yosoy132 fue la chispa para que las personas y otros grupos salieran a la luz. Para que los chavos de mi edad -23 años- comenzaran a trabajar. Fue un ‘despierta’, un ‘qué estás haciendo por tu país para que haya cambios’”, relata Alejandro Granados, estudiante de séptimo semestre de la licenciatura en arquitectura de la BUAP, quien participó en los inicios de este movimiento en la entidad.

Al igual que él, muchos jóvenes poblanos se fueron sumando a la protesta por la democratización de los medios y contra la imposición del candidato del Revolucionario Institucional (PRI) en las pasadas elecciones presidenciales. En grandes rasgos el surgimiento del movimiento #Yosoy132-Puebla marcó un camino para una juventud en el estado que parecía dormida, sin la mayor intención de participar en la vida política del país, pero que en sus inicios puso el ejemplo al tomar las calles y exigir cambios.

A pesar de la reacción social de este sector de la población, así como de la creatividad que salió a la luz en las redes sociales, varios politólogos han señalado que el movimiento a nivel nacional necesita bases sólidas para construir una agenda a largo plazo que permita incidir en la toma de decisiones y fungir como contrapeso de los gobernantes.

En el caso particular del #Yosoy132-Puebla, el desvanecimiento del contingente parece estar de la mano con la incidencia de grupos políticos –PRD, MORENA y PRI- que han intentado sacar provecho del momento histórico que vive el país y de la juventud que busca fortalecer un movimiento. El trabajo colectivo de #Yosoy132-Puebla ha sufrido una fractura: “después se comenzaron a dividir los grupos y las ideas. Algunos no estaban de acuerdo entre ellos y comenzó la división. Precisamente los de la BUAP y los de MORENA comenzaron a trabajar cada uno por su lado”, relata el ex integrante de #Yosoy132-Puebla.

Foto: Marlene Martínez.

Unidad de estudiantes poblanos en la génesis

“Yo quería algo que permitiera que nos expresáramos, que le dijera al gobierno que no somos pendejos. Que nos quiera ver la cara el gobierno es otra cosa, pero mínimo que sepan que ahí estamos y seguiremos. Esperé que surgiera un #132 en Puebla. Uno de mis amigos –Leo- fue la cabecilla del movimiento aquí. El primer día que iniciaba me encontré con un grupo de jóvenes y me percaté que él estaba ahí. Me contó que estaban viendo qué hacer para un  #132 para Puebla”, recuerda Alejandro Granados.

A partir de ese momento el estudiante de Arquitectura de la BUAP comenzó su andar como parte de #Yosoy132-Puebla en mesas de trabajo como las de Seguridad, Marchas, Carteles, entre otras. Incluso prestó equipos de radio para que el movimiento pudiera estar comunicado.

Asegura que al nacimiento del movimiento en la capital no había división entre grupos: “llegaban los chavos, por lo general en bolita, y preguntaban si se podían integrar. Nuestra respuesta era que ‘entre más manos era mejor’. No hubo división de universidades en un inicio. Yo estudio en la BUAP y al principio no había división. Todos formaban parte del #yosoy132; los grupos se integraban y creo que así estaban mejor cuando no había distinciones”.

En las marchas se acercaban los chavos a ayudar y se aceptaba a todo el que llegaba. Sobre todo que los que llegaban se anexaban a las mesas de trabajo y empezaban a trabajar en el grupo. Alejandro Granados, ex integrante de #Yosoy132-Puebla

Para el estudiante de séptimo semestre de Arquitectura, el trabajo que se desarrolló al inicio del movimiento en la entidad fue cambiando, al grado de considerar que actualmente “ya no se ha visto en Puebla más trabajo”.

“Al final de las marchas y de la acampada se quedó que cada quien trabajaría en los distritos de la capital. Precisamente cada uno tenía que hacer algo en las colonias para integrarnos y que el movimiento creciera. Yo me puse a trabajar en mi colonia, pero cuando traté de contactar a los demás  ya no supe qué pasó. Dejó de haber coordinación”, señala.

Foto: Marlene Martínez.

Acercamientos de la izquierda

Al igual que Gustavo López y Ramón López Rubí, ambos investigadores de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), el joven estudiante de Arquitectura, Alejandro Granados, consideró que al movimiento #Yosoy132-Puebla le hace falta “consolidar sus bases” y mediar los conflictos que comenzaron a darse entre los diferentes grupos».

Asimismo, señaló  que el acercamiento de grupos de izquierda de la capital al #Yosoy132-Puebla ha frenado la volución del movimiento: “de manera grupal se estaba inclinando hacia MORENA. Aquí en Puebla disque sigue el movimiento, sin embargo yo ya no he visto a los cabecillas –Alexa y Leo-. No sé bien si continúen trabajando. En lo personal lo que no me gustó fue que se jalara el movimiento hacia el PRD o MORENA. Somos apartidistas como grupo, pero en lo individual es otra cosa, ahí cada uno puede decidir”, señala.

Y agrega: “precisamente digo que es malo que el movimiento en Puebla se esté dividiendo, porque las marchas del #132 pesaron bastante, y no sólo estudiantes fueron los que participaron, gente sin pertenencia a este grupo apoyó y salió a las calles. El #132 es simbólico, es sumarte al movimiento, no sólo como joven, adulto, niño, de la tercera edad. El #132 son aquellos que no están de acuerdo con las cosas que ocurrieron”.

3 COMMENTS

  1. creo que como trabajo de investigación deja mucho que desear. No pueden fundamentar todo un texto en el dicho de un solo informante, y menos aún, cuando de un movimiento tan diverso se escribe y de un conflicto al parecer latente, multidimensional y relevante. Es irresponsable, epistemológicamente insostenible y metodológicamente inviable.

  2. Concuerdo con Ángel, la investigación se vio muy limitada en perspectiva y se puede caer en desinformaciones que confundan y realmente dividan la movilización social. De entrada no se puede hablar de cabecillas en un movimiento democrático-participativo; el movimiento no es hermético pero si tiene canales oficiales de comunicación para evitar casos cómo este. Saludos fraternos.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.