Hubo una mala interpretación, justifica funcionario del IMACP

Hubo una mala interpretación, justifica funcionario del IMACP

Después de que se denunciara a Rafael Navarro, subdirector del IMACP, de intentar censurar una obra de teatro, éste aclara que nunca hubo tal, que no está en desacuerdo con el contenido de la obra «Mujer no se escribe con M de Macho» y que cuando dijo que se crearía un formato para que los artistas se comprometieran a no presentar obras cuyo contenido fuera político o religioso sólo fue  «un pensamiento en voz alta»

Mely Arellano

@melyarel

Para el subdirector de Promoción Cultural y Patrimonial del Instituto Municipal de Arte y Cultura de Puebla (IMACP), Rafael Navarro Guerrero, se malinterpretaron los comentarios que hizo a Natalí Hernández y Gabriela Cortés, integrantes de El Taller, luego de la presentación de la obra “Mujer no se escribe con M de Macho” en el Cereso de San Miguel.

En entrevista con Lado B dio su versión de los hechos y explicó que la obra se contrató –por mil pesos- en el marco del 2º Festival de Lectura y Poesía, en el que se incluyeron diversos eventos relacionados con el fomento a la lectura.

-Hubo una recomendación que nos hicieron de llevar a este grupo (El Taller), porque ellas expusieron que ya tenían mucha experiencia trabajando en este tipo de espacios, con este público en específico (Cereso femenil). Se desarrolló el evento. Nosotros en nuestros eventos, al menos de gestión cultural, creemos que es muy importante, o yo creo que es muy importante, hacer una evaluación para encontrar áreas de oportunidad, para mejorar en la próxima ocasión. Cuando hicimos la evaluación, yo me di cuenta que la verdad no había quedado satisfecho con ese evento en particular. Les hablé para comentarle que no había estado contento con el resultado en el tema de la lectura. Me pidieron una cita, se las di en seguida, para el otro día en la mañana, y ya que estuvieron acá yo ratifiqué mi postura, les dije que la verdad no estaba, no había quedado contento con el resultado.

Rafael Navarro aclaró que su insatisfacción no estaba relacionada con el contenido de la obra, con el que no estaba en desacuerdo, ni con que se abordara el uso del condón, sino con que la obra no había servido como “herramienta para enganchar lectores”.

-Esto se los dije para, de cara al futuro, encontrar áreas de oportunidad y bueno, que ellas supieran que lo que espero por lo menos en el tema de lectura es que trabajemos en algo más específico hacia el tema de la lectura (sic).

Foto: tomada del perfil de Facebook de Elda Ruiz

-¿Quién recomendó la obra?

-Nosotros para los eventos echamos mano del equipo interno, externo. Yo, por ejemplo, reconozco que no puedo ser especialista en todos los campos. Entonces a la hora de armar un festival que es interdisciplinario, que lleva cine, radio, mesas de lectura, tengo que echar mano de un equipo de trabajo. A mí me dijeron que esa obra podía funcionar en virtud de que ya se había presentado en otros espacios donde existía un público similar, por eso fue que lo metimos y los invitamos a participar.

-¿Pero habían visto la obra?

-No, yo al menos no la había visto. Entonces…

-¿Alguien del equipo la había visto?

-… a los artistas se les comunicó que iban a participar dentro del Festival de la Lectura y la Poesía, o sea digamos que ellos ya sabían  en qué contexto se iba a presentar la obra. Considero que la obra, no es que a mí no me haya gustado ni para nada, reconozco en la actriz por lo menos una capacidad actoral buena, también el asunto del condón es respetable y también es necesario que en nuestra ciudad haya educación sexual, en lo que no coincidimos es en que yo no reconozco en su obra la mejor herramienta de fomento a la lectura. Punto. Sí reconozco que es muy buena para otras cosas, promover que no haya violencia en contra de las mujeres que son temas también bien importantes en nuestra sociedad, por supuesto. Pero como gestor cultural, yo hice mi tesis profesional con mención honorífica en el tema de fomento a la lectura y, desde esa perspectiva, no veo que haya sido lo mejor para fomentar la lectura en específico.

-Pero se dará cuenta que la culpa no es de ellas. A ellas las contrataron.

-Claro. Por eso es que se tuvo una retroalimentación. Digamos que si a mí no me hubiera importado el tema, lo más fácil hubiera sido “no platico y ahí se queda”. Pero yo quise, yo estoy muy acostumbrado o por lo menos procuro hacer este proceso siempre, este proceso de evaluación.

-¿Lo hace con todos los grupos que se presentan, con todos los artistas?

-Sí, sí, porque cuando pienso en volverlos a traer siento que tenemos que ir mejorando nosotros o por lo menos yo, como gestor cultural.

-¿Entonces eso que ellas manifiestan: que hubo una queja por la parte del condón y la parte que habla del “góber precioso” y que les dijo que a partir de ahora están pensando en tener un formato que firmen los artistas para que se comprometan a que en las obras no haya contenido político o religioso, no es cierto?

-Ellas decían que yo estaba en contra de la política y no, la política siempre ha estado en el arte, en el ser humano. Desde los griegos, desde toda la sociedad, desde la Mesopotamia, desde siempre ha existido y no vamos a nosotros a querer escapar de ello. El cine está lleno de ello, el teatro está lleno de ello, la literatura, la música, lo que yo no coincido con ella es en que usar chistes de políticos con un nombre y un apellido sea la mejor estrategia para el fomento a la lectura, si ellas piensan así, yo las respeto, pero yo como gestor cultural, como una persona que ha conocido el tema de la lectura a través de mi tesis con mención honorífica, pues la verdad no la comparto y ese es el punto que a la mejor pudimos entender diferente.

-Me da la impresión de que hubo un error, quizás de comunicación, con su equipo de trabajo al recomendar una obra que, efectivamente, no tiene la intención de enganchar a la lectura sino que aborda otros temas. Y luego se hace una evaluación y en esa evaluación se reprocha “tú no me funcionaste para el objetivo que yo quería”, sin embargo la culpa no es de ellas.

Foto tomada del perfil de Facebook de Elda Ruiz.

-En relación a lo que dices: Uno, a la artista sí se le dijo que se presentaba en un festival de lectura y poesía. O sea, cuando a un artista tú le dices en qué contexto va, él sabe a qué público va, en qué festival está, nosotros hicimos una rueda de prensa de eso, lanzamos publicidad, hubo trípticos, pegamos posters, en los programas de radio se estuvo comentando. Entonces, cuando un artista entra en un festival que le dicen de qué naturaleza es, bueno, ya tiene un primer acercamiento al propio festival, el puro nombre te lo dice. Ahora, no coincido contigo en el sentido que comentas que yo hice un reproche, yo no hice ningún reproche, yo como gestor cultural busqué tener una retroalimentación y eso es lo que hicimos y luego luego les di la cita, sí adelante, vengan, y ellas te pueden decir, yo creo que en ningún momento llegué a ser prepotente, para nada, estuvimos dialogando muy buen rato, vinieron las dos y las puertas están abiertas. Esto como parte del ejercicio que a mí me va a permitir como gestor cultural seguir mejorando y es un proceso que siempre hago.

-¿No cree que hubo un error y luego quizás una serie de malos entendidos?

-Yo creo que la retroalimentación no es una debilidad, yo creo que la retroalimentación es una fortaleza en la cultura, y en cualquier trabajo en general. En ese sentido yo creo mucho en el diálogo, creo que todos somos parte de este camino, de buscar  fortalecer la cultura que es una labor que le corresponde a todos. Yo creo que el diálogo y la retroalimentación, que es lo que tuvimos, de cara al futuro nos hace aclarar un poco más qué es lo que esperamos. Para que la próxima vez que les digamos por favor vayan a un festival de lectura, ya sepan qué es en específico lo que yo quiero, que sea ese tema, la lectura.

-¿Y se va a hacer lo del formato para que firmen los artistas?

-Eso fue un pensamiento en voz alta que platiqué con ellas. Para que no haya este tipo de malentendidos a la mejor sería bueno que en mi área haga una especie de formato en el cual el diálogo se procure (…), siempre con respeto de la obra. En la cuestión de que si yo censuro, para nada.

-¿Cuál fue su impresión del efecto de la obra en las reclusas?

-Nosotros no regresamos a hacer una evaluación más fuerte como hacer encuestas o una entrevista con el director del penal para saber si a partir de la obra… no sé. Porque eso implica un proceso de fondo. La gente se reía, sí, se reía, la gente la disfrutaba, sí la disfrutaba, porque es gente que también necesita reírse, expresarse, sacar lo que tiene, compartirlo, crear un sentido comunitario en el penal. Que es una de las cosas que afortunadamente activó el propio evento y el propio festival. Yo creo que la obra sí cumple con su finalidad, simplemente aquí hubo una especie de, a la mejor, mal entendido en el sentido de que la obra no apuntaba al fomento a la lectura como tema principal, pero creo que fue lo que pasó, de ahí en fuera a la obra yo la veo bien, claro, por la capacidad histriónica, es buena, de la actriz.

A título personal

-Ellas pidieron saber si se trataba de una postura de la institución y la directora Martha Patricia Sánchez dijo que era a título personal.

-Sí, bueno, lo que pasa es que en un organismo el titular, digamos ya sea el presidente o director, o la instancia máxima es quien representa y puede decir “a nombre de la institución yo expreso esto o esto otro”. Los funcionarios de menor nivel sí trabajamos en una institución pero no somos titular, entonces esa reunión que tuve con ellas fue como gestor cultural para hacer esta retroalimentación del festival, pero en ningún momento, vaya, aunque quisiera yo no tengo la investidura, por así decirlo, porque no soy el titular de la dependencia.

-Pero sí fue la persona que las contrató. Porque es como si la institución desconociera el contrato con ellas y dijera “nosotros no te contratamos, te contrató Rafael Navarro”.

-Sí claro, pero yo con ellas, o sea no, el sentido que yo les expresé no fue que Rafael Navarro a nombre del IMACP, no, para nada.

-No, pero se entiende así, yo ahorita estoy teniendo una entrevista con un funcionario, y obviamente lo que me diga yo lo considero una postura oficial, todo esto es una conversación oficial.

-Claro, lo que pasa es que en los procesos de comunicación hay comunicación formal y comunicación informal, la comunicación por escrito es la comunicación que trasciende y es cien por ciento verificable, esto es lo que dice y esto no se presta a malinterpretaciones.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.