Matices del Síndrome de Down: las historias de Kiara y David

Matices del Síndrome de Down: las historias de Kiara y David

México.- “Entrecruzando historias: los matices del Síndrome de Down”, un trabajó periodístico de Xochiketzalli Rosas Cervantes para Kaja Negra, en el que  aborda las historias de vida de Selene y María Elena, madres de Kiara y David, respectivamente, quienes nacieron con Síndrome de Down, en un país en el que, según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, los tres principales problemas de las personas con discapacidad son el desempleo, la discriminación y el no ser autosuficientes.

“Esos días tres palabras les cambiaron la vida. A Selene, la madrugada del 10 de octubre de 2009. Estaba nerviosa, sería madre por primera vez; y aunque había tenido un embarazo con chequeos mensuales y vitaminas, las interpretaciones de los ultrasonidos siempre eran las mismas: «Todo está muy bien. No hay problema». Estaba preocupada. Su última revisión había arrojado que la placenta estaba envejeciendo y ya no alimentaba al feto. Con 37 semanas de embarazo tendrían que realizarle una cesárea.

“A María Elena, el 28 de octubre de 1985 no se le olvidará nunca. También era primeriza. Tuvo parto natural. Estaba aterrada. Postrada sobre la plancha, pariendo a su primogénito. Escuchó un chillido. “¡Ya nació!”, y la felicidad le duró un par de segundos. Miró en el rostro del obstetra la sorpresa, el espanto. La desconcertó. “¿Qué pasa?”. Giró la cabeza a todos lados. No reconoció a nadie. Sólo sombras. Y de pronto un trueno que la abrió desde las entrañas. Los nervios se esfumaron y un terror empezó a apoderarse de ella.

“A las 3:08 de la mañana, sin complicaciones, nació Kiara. Selene se sintió aliviada. Contenta. Cuando despertó de la anestesia quiso saber de su pequeña. Su tía la abrazó. Selene se incorporó de la cama a cuestas, aun sentía que su cuerpo no le respondía; estaba adormilada. La mujer que la crió le dio la noticia:

—Mija, el médico dice que tu bebé será una niña… especial… –se le acabaron las palabras; sobrevino el llanto. Selene se dijo para sí: “Claro que es una niña especial”. El médico llegó. No le preguntó cómo se sentía. Fue directo.

—Su hija tiene 99% de posibilidad de tener Síndrome de Down –le soltó el veredicto, sin mirarla.

—Síndrome de Down… –repitió Selene las tres palabras en un susurro.

—Por cómo se ve; es decir, las características físicas: ojos rasgados, frente, manos. Se podría decir que es Down, pero tendré que hacerle un cariotipo para asegurarlo”.

Lea el artículo completo en Kaja Negra.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.