La prisa por la redistritación
Ante la presión del Ejecutivo, el IEE tiene tres semanas para preparar el proyecto; critican politólogos la premura
Por Lado B @ladobemx
16 de julio, 2012
Comparte
  • Aunque la redistritación es una medida positiva, cuestionan politólogos trasfondo político
  • Para evitar que la división geopolítica del estado obedezca a cuestiones políticas, el IEE debe considerar varios criterios

Foto: Lado B

Joseline Santos Enríquez

@joss_santos

Si a los ciudadanos les preguntaran: ¿avalaría el aumento de diputados en el Congreso local?, es probable que la respuesta sería negativa. La credibilidad y confianza de estos entes entre la opinión pública es poca o nula como para aumentar el número de curules en el Legislativo, esto sin contar que representaría mayor gasto.

No obstante los diputados poblanos que representan a los distritos poblanos podrían ser más de 26 (electos por voto directo).

Foto: EEF.

El Instituto Electoral del Estado de Puebla (IEE) recibió la instrucción del Congreso local, que a su vez recogió la propuesta del gobernador Rafael Moreno Valle para realizar una nueva distribución geopolítica del territorio: redistritación.

El IEE tiene tres semanas para recolectar información sobre población, geografía, listado nominal, acceso a los municipios, atlas carretero, datos sobre protección civil, entre otros; en ese mismo periodo deberá diseñar un método para dividir al territorio y por último elaborar un proyecto ejecutivo.

La premura en realizar los trabajos y el origen de la propuesta generaron cuestionamientos sobre quién sería el beneficiado, según académicos se trata del gobernador estatal.

Esto se evidencia porque fue quien promovió los trabajos justo antes de las elecciones locales de 2013, opina el politólogo de la Universidad Iberoamericana Puebla, Juan Luis Hernández Avendaño.

La reforma en materia electoral es necesaria pero no urgente –señala-, por tanto los trabajos que realiza el IEE deberán cumplir con ciertos parámetros para descartar que los intereses políticos sean quienes dicten los trabajos de la división geopolítica, sobre todo que no se contamine con el proceso electoral de 2013 dónde los poblanos elegirán presidentes municipales y diputados locales.

“Se debe responder a la pregunta ¿quién lo impulsa? Toda redistritación en el mundo tiene la parte técnica y la parte política, todos hacen sus cálculos y hay que ver las alianzas (…) En términos generales, siempre que se discute antes de un proceso electoral, un año antes, evidentemente tiene intención de influir en el proceso electoral, la redistritación no puede ser vista sin el contexto de la próxima elección estatal”.

Su homólogo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Diego Velazquez Caballero coincide y agrega que no es casual la iniciativa de redistritar cuando se acaba de aprobar la creación del partido “Compromiso por Puebla” –que lleva el mismo nombre de la coalición partidista que lo llevó a Casa Puebla en 2010- cuyos integrantes están vinculados con el Ejecutivo estatal.

En este tenor el académico de la BUAP destaca que existe un proyecto político de Moreno Valle, pues publicitar su primer informe de labores en salas de cine de otros estados se percibe como parte de su estrategia para divulgar su imagen.

Y es que es oportuno recordar el tema fue contemplado en la reforma electoral de hace un año, pero se excluyó de la discusión porque a decir de los propios militantes del PRI, no había condiciones para tratar el tema.

“No había negociación (hace un año) y no tenía el control del PRI, porque ahora más que una política de partidos es de facciones: melquiadismo, bartlismo, marinismo. Cuando el grupo del gobernador se posicionó esta reforma avanza, pero en el sentido de crear una estructura política que le permita tener el control del Congreso y de tener importantes bastiones en el estado”, puntualiza Velazquez Caballero.

Considerando estos escenarios, el politólogo Juan Luis Hernández Avendaño destaca la importancia de que el IEE se tome el tiempo necesario para elaborar un proyecto, que no sea aprobado con previo análisis de universidades y expertos en la materia.

La Mixteca poblana y los grupos de poder

Las divisiones geopolíticas en el estado obedecieron a cuestiones partidistas y no de representación ciudadana, ya que en 71 años el 63 por ciento de los diputados los ganaba el PRI, aunado a que este mismo partido nunca perdió en 17 de los 26 distritos que tiene Puebla, acotó Velazquez Caballero.

En Puebla hay cabeceras distritales que fungen como cacicazgos políticos, por tanto más allá del criterio poblacional el IEE tendría que tomar en cuenta diversos elementos para garantizarle a los ciudadanos que serán representados en función a sus simpatías y no por quienes tengan estructuras políticas que los hagan ganar elecciones.

En el caso de la Mixteca poblana la distritación actual permite que el cacicazgo y las cuotas de poder recaigan en un par de familias –Ojeda, Cid, Cabrera, Velázquez, Gil, Peñarieta, Lucero, Tapia, Enríquez, por mencionar algunas- o en organizaciones con afiliación priísta como la Confederación Nacional Campesina (CNC) o Antorcha Campesina, excepto en la población migrante pues no tienen espacio en el Congreso a pesar de que la región es la que tiene mayor numero de pobladores en Estados Unidos. En la zona quien es nominado candidato tiene una curul asegurada, señala Velázquez Caballero.

La Mixteca poblana está integrada por 45 municipios, de ellos emanan tres cabeceras distritales: Tepexi de Rodríguez (13), Acatlán de Osorio (12) y Chiautla (11).

Según datos poblacionales la región está sobre representada ya que 283 mil 799 habitantes eligen a tres diputados, en tanto que hay zonas con población mayor que sólo pueden votar por un diputado, entre ellas Tepeaca, Tecamachalco, Tehuacán, San Martín Texmelucan, San Pedro Cholula y Atlixco.

Con esto se evidencia que los diputados representan un número desproporcionado de personas.

No obstante para unificar municipios y dividir distritos es necesario tomar en cuenta otros criterios que incluyen el cambio de cabeceras distritales a fin de que sean consideradas las ciudades con mayor desarrollo económico, vial, comercial, en infraestructura, entre otros, con esto –refiere el académico- se garantizará que la nueva distritación elimine bastiones políticos.

Foto: Lado B

Los criterios y trabajos a marchas forzadas

Para evitar que la división geopolítica del estado obedezca a cuestiones políticas, el IEE debe considerar varios criterios entre ellos el poblacional, la representación urbana y rural (que ésta última no esté sobre representada), así como el consenso con los partidos políticos a fin de que sea lo más equitativo posible, tal como ocurrió en el ejercicio que se llevó a cabo a nivel federal, anota el catedrático de la Universidad Iberoamericana.

Pero la responsable de realizar los trabajos en el Instituto, la consejera Olga Lazcano, puntualiza que los elementos que el Instituto tomará en cuenta no son únicamente poblacionales, sino de conurbación, integridad municipal y seccional, así como la continuidad geográfica, pues así lo establece el artículo 27 del Código de Instituciones y Procesos Electorales del Estado de Puebla.

Aunque los partidos políticos han manifestado su preocupación porque disminuyan los distritos, la consejera afirma que la normativa antes mencionada estipula que éstos podrán dividirse o los municipios podrán unificarse pero no disminuir de 26 que son los que están vigentes. Incluso refiere que las cabeceras distritales podrían cambiar de sede.

Lazcano asegura que las dudas sobre la imparcialidad del IEE para realizar el trabajo o que los intereses políticos prevalecerán sobre los de representación ciudadana se resolverán cuando definan el método para realizar la nueva distritación.

Desde su perspectiva la división debió realizarse con anterioridad. Recordó que el año pasado, mientras los legisladores locales discutían la reforma electoral, pidió que integraran el tema que hoy por hoy se aborda. Entonces no fue escuchada.

Aunque académicos también criticaron que la división aplique para los comicios de 2013 pues muestra que hay intereses políticos, la consejera garantiza que utilizarán un método científico que certifique la división.

“Se usará un método que valide los datos (…) que ponga en relevancia una investigación para gabinete y de campo, un estudio extensivo, una aplicación metodológica cualitativa y cuantitativa, cruces de información de otras instancias para hacer un trabajo interinstitucional y allegarse de información como es la del padrón electoral, del listado nominal, del censo poblacional, de la información geográfica actualizada necesaria, pero también cómo accesar a los diferentes municipios porque hay zonas dónde antes era difícil ingresar pero ahora toman unos minutos, otras han dificultado los accesos por las contingencias climatológicas”.

La información a recolectar es vasta, no así el periodo para terminar los trabajos.

Foto: Lado B

Los datos antes mencionados, su análisis y elaboración del proyecto para la conformación geopolítica estarán listos para el 31 de julio, pues estos fueron los tiempos que les otorgó el Congreso local.

Ya concluido, el proyecto ejecutivo será presentado ante el Consejo General para su discusión y enriquecimiento, el propósito es que sea aprobado el 12 de agosto.

Hasta entonces las dudas sobre los intereses políticos del Ejecutivo para promover la conformación distrital serán despejadas, o confirmadas. Ambos escenarios son viables.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx