Actívate por México
La inacción es sinónimo de sumisión. Históricamente, nuestra nación ha permitido que sus derechos y demandas sean postergados, bloqueados y contravenidos; la lógica de quienes han detentado el poder, en aras de conservarlo, ha estado enlazada a estrategias como la distracción, el fomento a la desmemoria, la construcción de la ignorancia y una decidida apuesta por la división y la polarización de la sociedad civil.
Por Lado B @ladobemx
16 de julio, 2012
Comparte

Hugo León Zenteno*

@hugoleonz

La inacción es sinónimo de sumisión. Históricamente, nuestra nación ha permitido que sus derechos y demandas sean postergados, bloqueados y contravenidos; la lógica de quienes han detentado el poder, en aras de conservarlo, ha estado enlazada a estrategias como la distracción, el fomento a la desmemoria, la construcción de la ignorancia y una decidida apuesta por la división y la polarización de la sociedad civil. Por todo ello, podemos pensarnos hoy en día en un parteaguas del desarrollo de nuestro país, en tanto tenemos la oportunidad de romper con tales dinámicas de dominación y con todas las inercias de sometimiento que nos han oprimido por siglos.

Hay puntos de partida para ello. La semana pasada hacía un recuento de algunos hechos, derivados del reciente proceso electoral, que podemos recoger para mirar hacia adelante. Existen, pues, ideas, espacios y formas de organización que debemos continuar explorando para erigirnos de manera definitiva como protagonistas de la deliberación pública; incluso, en la mente de muchos compatriotas ronda ya la sensación de que es necesaria la conformación de un organismo paraguas que aglutine los esfuerzos que la ciudadanía habrá de desarrollar para los fines mencionados. Tal es el caso del Dr. Pablo González Casanova, profesor e investigador emérito, y también ex rector, de la UNAM, quien en su mensaje a la reciente Convención Nacional contra la imposición habló de la deseable estructuración de una organización de organizaciones articulada en redes de colectivos.

Una iniciativa de tales características se generó en el estado de Puebla previamente a las elecciones estatales de 2010: Actívate por Puebla, colectivo formado por universidades, organizaciones no gubernamentales y de la sociedad civil y conglomerados empresariales, cuya intención fundamental ha sido incidir en las instancias de gobierno en cuanto al diseño y aplicación de políticas públicas. La agrupación está conformada por seis nodos correspondientes a los distintos ámbitos de influencia deseados: desarrollo económico, educación, estado de derecho, planeación urbana, sustentabilidad y transparencia; en todos ellos se ha tenido como valor fundamental la discusión propositiva, abierta y continuada de los asuntos públicos. Uno de los emblemas más contundentes de la labor de Actívate por Puebla, en particular del nodo de transparencia, fue la colocación de una colosal piedra frente al Congreso del Estado, como símbolo del obstáculo que representaba la falta de una adecuada Ley de transparencia estatal. La incólume presencia de la roca fungió como manifestación permanente y como recordatorio constante a los legisladores sobre la necesidad de escuchar las propuestas ciudadanas para actuar en consecuencia. La nueva Ley, como sabemos, incorporó muchas de los requerimientos señalados por el nodo, de manera que significó un avance importante en materia de transparencia y rendición de cuentas en Puebla.

Es así que podemos vislumbrar un mecanismo para encauzar nuestra conciencia ciudadana hacia acciones concretas y prácticas: un colectivo, Actívate por México, que agrupe tantos nodos como temas que requieren de deliberación pública y cuya labor implique la realización o articulación de foros, consultas, estudios, diagnósticos y diseño de planes y programas resolutivos; la colocación de cuantas piedras sean necesarias frente a las instancias encargadas del planteamiento de políticas públicas, como signo continuo de nuestra lucha; y una campaña fija, en redes sociales y medios alternativos o comprometidos, para presionar a que las rocas puedan ser quitadas en tanto las demandas ciudadanas fueron escuchadas. La labor es ardua, pero México va de por medio.

Nota: por el periodo vacacional veraniego, Intelectura se publicará de nuevo el 30 de julio.

*Académico en las áreas de Periodismo y Comunicación. Actualmente es profesor en la Universidad de las Américas y en la Universidad Iberoamericana Puebla. Analista y consultor en Media literacy, en Infonomía para cibermedios y en Calidad académica. Editor y productor de contenidos en deporte, cultura y viajes. Otras de sus áreas de interés profesional son: hemerografía comparada, ciberperiodismo y arte moderno. Vive en la ciudad de Puebla; gusta del beisbol, el chocolate y la lluvia. Correo Electrónico: hugoleonz@gmail.com

Columnas Anteriores

[display-posts category=»interlectura» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx