Hay diálogo con el gobierno, pero no resultados: LGBTTTI

Hay diálogo con el gobierno, pero no resultados: LGBTTTI

  • La muerte de Agnes abrió la puerta a la agenda de la diversidad, pero hace falta voluntad política
  • Otros pendientes: la Ley Estatal contra la Discriminación y la tipificación de los crímenes de odio
Foto Joel Merino

Mely Arellano | Ernesto Aroche |  Joseline Santos

@melyarel | @earoche | @Joss_Santos

Lo que pasó por la mente de Agnes Torres en los minutos previos a su muerte sólo lo sabe ella… y tal vez, sólo tal vez, los jóvenes que acabaron con su vida. Jamás sabremos si cruzó por su mente, tan llena de estrés en ese momento, la posibilidad de que su asesinato quedara en la estadística o brincara a las páginas de la nota roja y entrara en la agenda mediática sirviendo de cuña para abrir la puerta en el estado a los temas de la diversidad sexual.

Pero, a pesar de que tras su violento asesinato el gobierno estatal instaló una mesa de diálogo con una agenda ambiciosa con integrantes de organizaciones no gubernamentales, todavía está pendiente hacer oficial la declaratoria del día estatal contra la homofobia que tendría que celebrarse formalmente el próximo 17 de mayo, fecha en que ya se celebra a nivel mundial para conmemorar que en 1990 se eliminó la homosexualidad de la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud.

“El Congreso del estado ya hizo su parte, aprobó desde el 2009 la iniciativa pero ni Mario Marín ni Moreno Valle han publicado el decreto en el Periódico Oficial del Estado, lo que deja en un limbo jurídico la conmemoración”, sostiene Brahim Zamora, integrante del Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odsyr)

“El problema –puntualiza— es que al no publicarse no hay una obligación del gobierno de meterlo en su agenda y de destinar recursos a la conmemoraciones, por ejemplo el 5 de mayo que es parte del agenda oficial del estado, tuvo un presupuesto millonario para obras y actividades. Eso es lo que estamos buscando que se oficialice y que el gobierno designe a una autoridad responsable, que se asigne un presupuesto para difusión, actividades y demás, que se institucionalice y que se generen acciones para la construcción de la igualdad de derechos”.

Y puntualiza: “Si le quitan un poquito a las celebraciones del 5 de mayo, no le hubiera pasado nada a las celebraciones y hubiera sido un buen mensaje del gobierno, de que efectivamente está ocupado en cumplir con las metas del milenio, y ocupado por ser un gobierno de última generación, un gobierno progresista que vela por todos sus habitantes, ahí está el mensaje de Obama, el de Holland en Francia, los líderes del mundo están a favor de la igualdad de derechos, y para eso lo único que hace falta es voluntad política”.

Foto Joel Merino

20 asesinatos

El asesinato de  Agnes, activista pro los derechos transgénero e identidad sexogenérica, se resolvió con celeridad. La madrugada del sábado 10 de marzo le arrancaban la vida asfixiándola y dos semanas después tras una importante presión mediática y social que llegó incluso de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) presentaba a Fernando Bueno Mazzocco, Agustín Flores Zechinelli, Marco Antonio Berra Espezzia y un menor de edad, como presuntos responsables, señalando también a Jorge Flores Zechinelli aunque este último aún está prófugo.

Pero la celeridad de esos primeros días para atender el crimen no se aplicó a la mesa de diálogo que se abrió con las organizaciones cercanas a Agnes, entre ellas Vida Plena AC, el Odsyr y algunas más que llevaban, entre otros temas, un listado de asesinatos de 20 integrantes de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Trasvesti e Intersexual (LGBTTTI) del año 2004 a la fecha, cinco de los cuales se registraron tan sólo en este año:

  • 23 de enero: Ernesto Ledezma Gálvez, de 38 años, fue asesinado a puñaladas. Sus homicidas intentaron quemar su domicilio en la colonia Del Valle.
  • 4 de febrero: Salvador de la Sota Bustamante, de 33 años, fue asesinado brutalmente en su domicilio en la junta auxiliar Zaragoza, tenía un artefacto punzocortante en el ojo y fue atacado sexualmente.
  • 10 de marzo: Agnes Torres, psicóloga y activista trans, es encontrada muerta en una barranca en Atlixco.
  • 11 de marzo: Jorge Roberto Merchant Molottky, es asesinado y quemado por sus homicidas, en Chachapa.
  • 12 de marzo: César González, de 35 años, en encontrado sin vida en su casa en San José Momoxpan. Murió por estrangulamiento.

A nivel nacional la agencia Notiese, especializada en información sobre salud, sexualidad y sida, tiene documentados, entre enero de 1995 y junio de 2009, 705 crímenes de odio por homofobia.

De acuerdo con el documento, presentado en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, (CDHDF), 605 asesinatos han sido cometidos en contra de hombres, 22 en contra de mujeres, y 78 contra personas transgénero o transexuales.

Y las entidades en donde mayor número de crímenes se han cometido son Distrito Federal con 196, estado de México con 91, Michoacán con 77, Nuevo León con 53, y Jalisco con 37.

El 5 de mayo detiene trabajos

Onán Vázquez, representante en Puebla de Vida Plena, No Dejarse es Incluirse AC, explicó a Lado B que “las mesas de diálogo establecidas tras la muerte de Agnes Torres se interrumpieron por las celebraciones del 5 de Mayo”.

“El jueves de la semana pasada, Marco Antonio Moreno, del Odsyr, buscó hacer contacto con el procurador Víctor Carrancá y con el subsecretario de Asuntos Jurídicos, Enrique Quiroz para retomar los trabajos. Se supone que este lunes o martes habrá una reunión para determinar cuántos de los crímenes están en proceso de investigación, cuáles no y cuáles se resolvieron, pues ellos dicen que sí hay algunos casos resueltos”.

Foto: Joel Merino.

La declaratoria del Día Estatal contra la Homofobia es otro de los pendientes, reafirma Onán Vázquez que también fue incluido en la agenda, pero no se ha atendido: “El decreto ya fue aprobado por el Congreso, entonces es cosa de que el gobernador coloque una firmita y lo publique, es muy fácil. Sin embargo hasta el momento no ha habido voluntad política para hacerlo, por eso iniciamos una movilización para pedirle que lo haga cuanto antes, nosotros calculamos recabar unas 5 mil firmas de apoyo”.

Hasta el momento las mesas de diálogo sólo han sido eso, diálogo pues aunque hay avances no se ha concretado nada, sostiene: “En el caso, por ejemplo, de Agnes hace falta la sentencia del juez, hasta entonces no podemos decir que el caso ha sido cerrado y sobre todo hasta que no se atrape al principal responsable”.

La discriminación, una constante

La madrugada del pasado 20 de enero funcionarios de Normatividad Comercial del Ayuntamiento de Puebla se presentaron en Sibari Bar, ubicado en la 31 oriente y 14 sur para realizar un operativo. Julio César Oliver, Luis Cuéllar y el titular del área, Luis Mora Velasco, llegaron al establecimiento y se refirieron a los clientes con actitudes homofóbicas.

En respuesta, Vida Plena interpuso una queja en el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, quien la turnó a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDH), donde ya fue recibida.

Foto: EEF.

“Hasta la semana pasada, la persona que interpuso la primera queja por actos discriminatorios y ofensivos (el empresario Francisco Pozos) no había ido a ratificarla, pero nosotros como organización civil la seguiremos impulsando. Tenemos una reunión esta semana con el secretario técnico para saber cómo va el proceso”.

El rezago

Desde julio de 2002 el Distrito Federal reconoció la discriminación como delito. La legislación en la materia siguió avanzando e incluso hace dos años, en mayo de 2010, la Asamblea Legislativa creó una Unidad de Investigación Especializada para la atención de víctimas de discriminación cometida por servidores públicos.

Puebla está rezagada, pues una década después el Congreso local apenas analiza la tipificación del delito, así como la creación de la Ley para Combatir la Discriminación.

El tema es tabú en la legislatura poblana, sobre todo si a la discriminación se le agrega la particularidad “preferencias sexuales”.

Hace más de un año, en marzo de 2011, el diputado de Movimiento Ciudadano, José Juan Espinosa Torres, presentó al Congreso una iniciativa para agregar al artículo 11 de la Constitución Política del Estado de Puebla, el término antes mencionado. Sus compañeros no lo enlistaron dentro de los pendientes de las comisiones legislativas a pesar del cúmulo de excitativas promovidas por su autor.

Un año después, tras la muerte de la activista Agnes Torres, a los diputados les tomó menos de una semana estudiar el tema y aprobarlo ante el Pleno del Congreso.

A la par el aliancista, Guillermo Aréchiga Santamaría presentó una Ley para Combatir la Discriminación (16 aprobadas en todo el país); su homólogo del PAN, Mario Riestra Piña, hizo lo propio e impulsó la tipificación del delito como ya se hizo en 13 entidades, entre ellas Durango y Quintana Roo. Ambas permanecen en la “congeladora”.

La discriminación se da por diferencias de diversa índole: por creencias religiosas, por edad (adultos mayores y niños), etnias, migración, por género, por discapacidad, por vivir con el virus VIH, por diversidad sexual, entre otras.

Sobre esta última, una de cada dos personas lesbianas, homosexuales o bisexuales opina que éste es uno de los principales problemas que enfrentan, según la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis 2010).

El mismo estudio refleja que 4 de cada 10 mexicanos rechazaría que una persona homosexual viva en su casa.

El 42.8 por ciento de los consultados refirió que percibe más intolerancia respecto a su preferencia sexual por parte de la policía y de las personas que asisten a su iglesia (35.3 por ciento). Sin embargo los indicadores cambian si las personas son travestis, transexuales o transgénero.

El Diagnóstico Discriminación y Exclusión Laboral de la Población Travesti, Transgenéro y Transexual en la Ciudad de México refiere que una de cada dos personas ha sufrido discriminación laboral y el 45.1 por ciento segregación por parte de la familia.

A la discriminación por preferencia sexual se suman los crímenes de odio, que tampoco se han tipificado.

Que se aprueben ya

Cuestionado al respecto Brahim Zamora sostiene que si bien las dos iniciativas, la de Aréchiga y la de Riestra, son perfectibles, lo que urge es que se aprueben para limitar la posibilidad de que los actos discriminatorios como lo que se han vivido incluso dentro del mismo Congreso, se repitan.

Pero es necesario que se aprueben las dos, pues “sólo penalizar no alcanza. La ley estatal permitirá generar un órgano, un consejo integrado por funcionarios de gobierno y representantes de la sociedad, que pueda generar políticas de prevención, pero que también acompañe los casos judiciales”.

“Pensar sólo en penalizar puede pasar lo que sucedió  en el DF, ahí solo se penalizaba, y muchos de los casos son inviables penalmente”.

Onán Vázquez por su lado también considera fundamental el tema de la prevención y no sólo el castigo: “pedimos que se revise, porque no está contemplando la prevención. Es buena pero sigue siendo una ley punitiva. Creemos que la de Aguascalientes es la mejor porque contempla como sanción el trabajo comunitario: quien comete un acto discriminatorio, como una forma de sensibilización preventiva, está obligado a hacer trabajo comunitario en la población que discriminó y eso es fundamental que se contemple en la ley de Puebla. Es necesario que la ley en Puebla sea preventiva y de sensibilización”.

La pregunta, al final, es inevitable:

–¿Ha habido cambios hacia la comunidad a raíz de la apertura al diálogo con las autoridades, y la movilización por la muerte de Agnes?

–No hay cambio, por ejemplo, en el trato hacia las y los trabajadores sexuales, porque de inicio nos interesaba la investigación del crimen de Agnes. Sí ha habido un poquito de apertura pero apenas es el inicio del trabajo que estamos realizando. Por desgracia la muerte de Agnes nos abrió una puertecita, pero va a ser un trabajo que requiere bastante tiempo. La disposición  de recibirnos y de trabajar está. Sólo falta ver que se logre algo.

Para conmemorar

Los grupos de la diversidad se apresta a algunas actividades que se realizarán para conmemorar la fecha, el 16 de mayo realizarán en conjunto con la Comisión de Derechos Humanos de Puebla el Foro Derechos Humanos, diversidad sexual y educación en el Edificio Carolino.

El 17 de mayo en el zócalo capitalino se llevará a cabo:

  • Un pase de lista de víctimas de la población LGBTTTI en Puebla
  • Declaratoria del 17 de mayo
  • Juicio a personajes homófobos
  • Besatón contra la homofobia

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.