El debate desde la capital poblana...
Para el PRI, el PAN y Movimiento Progresista, sus candidatos salieron "victoriosos"
Por Lado B @ladobemx
07 de mayo, 2012
Comparte
  • Para el PRI, el PAN y Movimiento Progresista, sus candidatos salieron victoriosos

Joseline Santos / Ernesto Aroche / Josué Mota

@joss_santos / @earoche / @motajosue

La sede municipal del PRI fue el escenario donde los abanderados a cargos de elección pública en los próximos comicios se dieron cita para observar el debate; Acción Nacional utilizó el salón JP en San Manuel, para no perder detalles del evento; asimismo, candidatos a diputaciones y al Senado de Movimiento Progresista se  dieron cita en el Parque Juárez, en donde tuvieron que sortear las inclemencias del tiempo. Lado B presenta cómo vivieron el debate  estas agrupaciones políticas en la capital poblana.

Foto: Joel Merino.

EPN pudo sacar 11: Fernando Morales

Enrique Peña Nieto “ganó el debate”. Si hay que ponerle calificación a su participación sería 10, aunque “pudo sacar 11”, reconoce el dirigente estatal del PRI, Fernando Morales Martínez.

Lo único que le faltó, pero no le falló – dice- es que no respondió completamente a las descalificaciones de Josefina Vázquez Mota respecto al caso Paulette. A su parecer, el abanderado pudo mencionar la responsabilidad de militantes panistas respecto a la muerte de 49 menores de edad en la Guardería ABC, pero fuera de eso, todo estuvo bien.

Con él coinciden más de 200 militantes y simpatizantes que presenciaron el ejercicio desde la sede estatal del partido en el municipio de Puebla.

Antes de iniciar el debate, en primera fila, enfundadas en un saco rojo, se ubican las candidatas al Senado, Blanca Alcalá Ruiz y Lucero Saldaña Pérez. Fernando Morales, los candidatos a diputados federales, Nancy de la Sierra, Pablo Fernández del Campo y Enrique Doger Guerrero, las acompañan.

La dirigente municipal, Claudia Hernández, está atenta, asiente con la cabeza el discurso del priista y a la par plasma algunas notas en una tarjeta.

Lucero Saldaña hace lo propio, de vez en cuando recurre a las redes sociales al igual que su compañera de fórmula Blanca Alcalá, sin embargo Doger Guerrero es el más activo en el ciberespacio.

Peña Nieto muestra a Andrés Manuel López Obrador una fotografía dónde aparecen varios fajos de billetes en manos de uno de sus ex colaboradores: René Bejarano. La imagen le abre la puerta para tildar de falso el discurso del candidato de la izquierda respecto al combate a la corrupción.

El aludido responde con otra imagen. El priista y el ex presidente Carlos Salinas de Gortari la protagonizan, sólo que la fotografía se muestra al revés. La algarabía y las burlas por el error se apoderan del lugar.

Gabriel Quadri, abunda sobre Pemex. Alguien pierde la brújula y celebra el posicionamiento del representante de Nueva Alianza. Varias miradas lo recriminan, pero en unos instantes se olvida el incidente.

Los aplausos son recurrentes cada vez que Peña responde a los señalamientos de Obrador y Vázquez Mota, sin embargo después de una hora con 30 minutos el ánimo decae.

Termina el ejercicio y ya nadie sigue las porras del animador. En cuestión de minutos el lugar casi se vacía. A los pocos que quedan una voz instruye que utilicen en Twitter las etiquetas: #MientoComoJosefina y #MeApendejoComoElPeje. Los simpatizantes toman sus celulares y acatan la disposición.

Los que ya no escuchan la instrucción salen a la calle, caminan hacia el zócalo capitalino y lanzan porras a favor de su candidato.

Mientras tanto a la altura del número 207 de la avenida 5 oriente –sede del PRI municipal- abundan los automóviles estacionados en doble fila. Los conductores que por casualidad dejaron sus vehículos en el lugar critican la acción.

¡A ver si ya quitan sus pinches coches!, increpa un hombre a un joven, quien apenado sube a una camioneta, despeja la vialidad y saca una bandera por la ventanilla para celebrar –asegura- el triunfo de Peña Nieto en el debate.


Imagen: http://panpuebla.org

Y el bunker panista se volvió pejista.

Fue a la mitad del debate cuando el salón JP de San Manuel, lugar que ocupó la directiva estatal del blanquiazul para convocar a candidatos y militantes a seguir el debate de los candidatos a la presidencia, mutó de un rígido azul a un amarillo con acento tabasqueño. Justo cuando Andrés Manuel intentó mostrar la foto de Enrique Peña Nieto acompañado por Carlos Salinas y el tiempo lo sacó de cuadro los panistas vencieron sus antipatías políticas y con tímidos abucheos cuestionaron el abrupto corte.

La puerta ya estaba abierta, en la siguiente intervención del candidato de la izquierda, que respondió al señalamiento de Enrique Peña Nieto sobre la corrupción de sus colaboradores diciendo que mientras que Bejarano y Ponce pasaron en prisión algunos años “usted que fue secretario de Administración de Montiel sigue aquí”, y los aplausos de los panistas festejaron al perredista. Después vendría, otro, y otro más. Hasta sumar no menos de seis festejos azules a las participaciones de Andrés Manuel.

En su cuenta de Twitter el presidente estatal del partido, Juan Carlos Mondragón, intentaba atajar virtualmente el animo de sus compañeros al escribir:

Pero no parecía convencer a todos, al menos no a Néstor Gordillo, candidato a diputado por el distrito XII, que celebraba con sonrisas las participaciones de López Obrador, cuando este tundía al priísta, y con dificultad ondeaba la bandera albiceleste rotulada con el nombre de “Josefina” que tenía en sus manos.

Al finalizar el debate, Mondragón, cuestionado por las faltas de su candidata, uno de los temas sobre los que insistió en el debate Peña Nieto, justificó las ausencias de Vázquez Mota en los debates parlamentarios argumentando que no estaba en las sesiones porque debía estar negociando y cabildeando en otros espacios para lograr el avance de las reformas.

Mondragón también cuestionó que en el debate Enrique Peña Nieto no se comprometiera a no pactar con el narco, ni a dejar de lucrar con la educación pública.

En el salón JB también estuvieron presentes los candidatos a diputados por los cuatro distritos de la capital: Enrique Guevara Montiel, Blanca Jiménez, Marisa Ortíz Mantilla y el ya señalado Néstor Gordillo. Y fueron notables las ausencias de los dos candidatos a senadores, Javier Lozano Alarcón y Augusta Díaz de Rivera.

Al respecto el líder panista explicó que Lozano acompañó a la candidata en la ciudad de México y que Díaz de Rivera había sido invitada a participar en un programa de televisión en el Canal del Congreso para analizar el encuentro de los presidenciables.

Foto: Joel Merino.

Bajo la llovizna en el Parque Juárez

 Un grupo de integrantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y seguidores del Movimiento Progresista se reunieron en el Parque Juárez para ver y escuchar el debate entre los candidatos a la presidencia de la República y se mostraron muy animados y no perdieron la ocasión para lanzar rechiflas hacia los contrincantes de Andrés Manuel López Obrador.

Pese a la llovizna que cayó durante los primeros 15 minutos del debate ninguna de las personas se movió y utilizaron los pendones de campaña para cubrirse, pero no dejaron de escuchar el debate.

Los momentos en los que más se animaron fueron cuando el candidato del Movimiento Progresista mostró las fotos de Enrique Peña Nieto junto al ex gobernador del estado de México, Arturo Montiel, y junto al ex presidente Carlos Salinas de Gortari. Los asistentes aplaudieron  y gritaban: “¡Obrador, Obrador, Obrador!”.

Al lugar donde se instaló la pantalla y el equipo de sonido también acudieron los candidatos Abelardo Cuéllar, por el Distrito Nueve; Mario Chapital por el Distrito 6, y Armando Etcheverry, candidato el Senado en la segunda fórmula, quien aprovechó la ocasión para dar a conocer que según las más recientes encuestas, la fórmula integrada por él y el exgobernador, Manuel Bartlett, lleva la ventaja en las preferencias electorales.

Durante las dos horas que duró el debate la gente se mantuvo atenta y muy animada; cuando la panista Josefina Vázquez Mota, tomaba la palabra los asistentes comenzaban a gritar “¡mentirosa!”, o “¡ni sabes hablar!”.

El que se llevó hasta mentadas de madre, que desde luego no escuchó, fue Enrique Peña Nieto, cuando respondía los cuestionamientos que le hizo López Obrador. Y los aplausos para este candidato fueron más nutridos cuando le respondió que René Bejarano estuvo en la cárcel, y que Gustavo Ponce, sigue en prisión, mientras que ni Arturo Montiel, ni sus funcionarios fueron sancionados por las irregularidades que se cometieron en esa administración.

Tras escuchar el debate, algunos de los asistentes participaron en una caravana de automóviles de apoyo a López Obrador.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx