Desencuentro de opiniones
Platón trataba de convencer a Lutero, mientras Voltaire concordaba parcialmente con el primero, al tiempo que Florence Nightingale disentía con algunas ideas del segundo. Tiempo y espacio suprimidos a fin de confrontar a varios de los grandes genios universales, sentados ante una mesa y una cámara de televisión.
Por Lado B @ladobemx
06 de mayo, 2012
Comparte

Hugo León Zenteno*

@hugoleonz

Platón trataba de convencer a Lutero, mientras Voltaire concordaba parcialmente con el primero, al tiempo que Florence Nightingale disentía con algunas ideas del segundo. Tiempo y espacio suprimidos a fin de confrontar a varios de los grandes genios universales, sentados ante una mesa y una cámara de televisión. Corrían los años setenta y aún desde mi óptica infantil, yo no podía sino fascinarme por tal concepto, el cual devenía en una original y memorable realización televisiva. Creada, producida y moderada por el escritor Steve Allen, Meetingofminds (Encuentro de opiniones, en su versión en español) resuena con frecuencia, sobre todo en tiempos de campañas políticas, en mi imaginario particular.

Si dedicas unos minutos, querido lector, a observar el video que te propongo (el único disponible en la red, por eso nos muestra a otros personajes históricos), presenciarás lo que es un debate. Un ejercicio cuya intención era hacer una reflexión histórica a partir de un intenso y profundo intercambio de ideas y argumentos, con un verdadero diálogo y un afán de construir consensos y reconocer disensos. En suma, la retórica y las convicciones personales al servicio de los planteamientos colectivos.

Lo que miramos la noche del domingo no fue un debate. Se le insiste en llamar así, quizá por costumbre, acaso por comodidad o simplemente por una pobreza conceptual. Fue, sin duda, un reflejo fiel del estado de nuestra política y de nuestros políticos, en el cual priman los intereses electorales, los lugares y dichos comunes, las visiones maniqueas y una notoria lejanía del verdadero sentir de los ciudadanos.

De esta forma, al mencionado programa televisivo le tendríamos que nombrar como lo que fue: una serie de microdiscursos alternados. Sí, una conjunción de monólogos y de amagues verbales que en ocasiones rayan en lo absurdo y que en general son alocuciones limitadas y poco innovadoras. Los candidatos se afanaron en revelarnos un sinfín de diagnósticos (los cuales conocemos de sobra) y se olvidaron de detallarnos las estrategias concretas para solucionar las evidentes insuficiencias y estancamientos que sufre nuestro país.

Desde luego, hay que tratar de obtener conclusiones de lo visto y mencionado allí, sobre todo por la trascendencia de la próxima decisión electoral; pero debemos hacerlo en el entendido de que la rigidez del formato, la participación de asesores mercadológicos y el pragmatismo discursivo, condicionaron todos los mensajes que se intentaron transmitir. Pero también tenemos que construir y reconstruir nuestra preferencia comicial desde el resto de fuentes de información y opinión que se hallan a nuestro alcance; existe un sinnúmero de datos y cifras que sustentan y desmienten las afirmaciones de los candidatos y que nos ayudan a ir más allá de ese desencuentro de opiniones.

*Académico en las áreas de Periodismo y Comunicación. Actualmente es profesor en la Escuela de Periodismo de la UPAEP y en la Universidad de las Américas Puebla. Sus áreas de interés profesional son: recepción crítica de medios, hipermedios y noticias; análisis del mensaje periodístico en diarios nacionales e internacionales; ciberperiodismo; análisis y consultoría sobre arquitectura de información, usabilidad y calidad semántica en websites. Vive en la ciudad de Puebla; gusta del arte, el beisbol, el chocolate y la lluvia. Correo Electrónico: hugoleonz@gmail.com

Columnas Anteriores

[display-posts category=»interlectura» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx