Si este es el futuro que me espera: No lo quiero

Si este es el futuro que me espera: No lo quiero

Ale del Castillo

@baronesarampat


«Si este es el futuro que me espera: No lo quiero. Basta de trabajar para sus partidos y no para nosotros. Basta de arreglar el país por encimita. Doña Josefina, Don Andrés Manuel, Don Enrique, Don Gabriel se acabó el tiempo! México ya tocó fondo. ¿Sólo van a ir por la silla o van a cambiar el futuro de nuestro país?”

Así concluye un video que se me atravesó en el cara-libro. Perdonen el spoiler, pero además de que la producción es impecable y de que las imágenes de los niños nos pegan a todos… es inevitable quedarse pensando.

Acá se los dejo para que lo vean, antes de seguir leyendo:

El video lo suscribe Nuestromexicodelfuturo.com.mx, una parte de mi está muy enojada. Pienso, el reclamo en el mensaje viene de los niños, viene de los futuros adultos y ciudadanos responsables de este país. Si me pienso como un punto de referencia en la historia, la situación es la siguiente: les ha tomado muchísimos años descomponer al país, nos tomará lo mismo (si no es que más) reconstruirlo o dejarlo más o menos decente.

¿Dónde están los responsables de echar a perder este país desde décadas atrás? Por qué los niños de hace 70, o 50, o 30 años no reclamaron? Si ellos lo hubieran hecho, yo tendría un país mejor.

La cultura mexicana es la ama y señora de los dichos y por ahí hay uno refriteado que dice: “Tenemos el gobierno que nos merecemos”, “Tenemos los medios que nos merecemos”, “Tenemos ‘x’ que nos merecemos”. Yo no sé por qué este país se siente tan poco merecedor.

Lo que sí sé, es que yo no me merezco este país hecho un muladar. Y todos los días trato de cambiarlo con mis actos. Pensar en la colectividad es una inversión poco redituable. Pensar de forma individual, considerando también al otro es la propuesta que marca el cambio, pequeñito sí. Pero los grandes cambios empiezan por inicios pequeñitos.

Los grandes cambios comienzan desde la conciencia con una idea en la cabeza de alguien. Pero y quiero subrayar algo: LA CONCIENCIA YA NO NOS HACE DIFERENTES. Una buena idea, una buena propuesta, una buena actitud, tiene que ser siempre la que combata las situaciones que no nos gustan de nuestro país. Si no salen de la cabeza y sólo se verbalizan… nunca impactan la realidad, México lo que necesita es otra realidad y esas no se construyen de buenas ideas y buenas conciencias.

Este país está lleno de críticos y pensadores. Pero no de gente que se la juegue actuando. De ahí la decepción, de ahí a que nadie haga nada, de ahí a la depresión, de ahí a la aceptación. De ahí… a pensar que si hacemos algo para reírnos mientras criticamos, nos dejará con la conciencia más tranquila de “actuar” o de mostrar alguna postura. Pero no: eso no cambia nada.

Me siento como la niña reclamona del video y supongo que todavía lo soy. Yo tampoco quería este futuro, ni este país así como está. No quiero a sus gobernantes, ni a sus representantes. Tampoco quiero las formas en las que funciona.

Sólo me queda apuntar una cosa:

Vean el video, está bien… espero que el malestar se convierta en acciones y no sólo en reflexiones.

Me queda preguntar otra cosa:

¿Dónde están todos los inconformes con la situación del país? Replanteo: ¿Dónde están los inconformes que quieren hacer algo por su país?

Tengo una pregunta y esto va para todos:

¿Por dónde empezamos a cambiar esto desde los que planean ser nuestros gobernantes?

Querido candidato, si no quieres cambiar este país: No me presentas.

Reto No6.

Yo te reto candidato a que te muestres como un ciudadano preocupado y comprometido con su país. No que te cobijes bajo las faldas de un partido y un sistema que no funciona. Para gobernar este país, se necesita mucha valentía y un gran amor por México y ninguno de ustedes parece poder hacerlo bien.

#Yoteretocandidato

*Víctima del síndrome del barón rampante, escribe desde la copa de un árbol del que ha decidido no bajarse. Periodista independiente con diarrea mental.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»no-me-representas» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

1 COMMENT

  1. Permite  disentir   totalmente contigo esta vez  Ale el  video no tiene una producción impecable, simplemente reproduce  de manera  burda y discriminatoria todos los clichés posibles: Los secuestrados y personas «de bien» son  lindos, peinaditos, los que  se quejan son taxistas o maestros, todos  rijozos  y bastante menos peinaditos, luego no  faltó a la cita el judicial gordo  y  BIEN moreno, y por supuesto los migrantes que obvio no iban a ser del mismo tipo étnico que los empresarios… y si aparecen mujeres, pues es para  gritar del miedo, ¿pa qué más? Y lo más preocupante es que  todo el mundo se  vaya con la finta de que el video está  bien chido y no se pregunte ¿a  quién le interesa  dar ese mensaje de país? a quién le interesa gastar mucha  plata en decirle a los candidatos que más les vale que se pongan firmes  y con mano dura para  conservar ese estatus de siempre (que por si acaso era el de esas diferencias  sociales que   muy bien se marcan en el video) Todos  sabemos los contextos de violencia a los que millones de niños, que por si acaso no son futuro sino presente, están expuestos, no necesitamos que nos lo digan con discursos de adultos. Es una pena que el video se reproduzca sin más y se diga: «son las voces de nuestros niños» cuando a los niños nadie les escucha. Se entiende que el video impacte, que los recursos del drama surjan efecto porque  hay un contexto que así lo facilita, que  duele ver que así es como viven muchos mexicanos, pero no necesitamos hacer un show con niños jugando a ser adultos. Encima con pistolas y más pistolas y un derroche de violencia a mi gusto innecesario y que yo creo que cualquier  niño que lo vea lo único que sentirá es más  miedo.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.