Nuestros sueños no caben en sus urnas

Nuestros sueños no caben en sus urnas

Ale del Castillo*

@baronesarampant

Y si vienes a dividirme, mejor vete. No me representas (2)

Volveré al punto del principio con aquel comentario y denuncia en Facebook (hace dos post). Todos empezamos a defender lo que pensamos y nuestro voto. Tenemos nuestros argumentos, tenemos información, tenemos referencias, también tenemos conveniencias… ¿por qué no decirlo? Entonces convertimos al otro en enemigo cuando no piensa como nosotros. ¿Y la FEPADE? ¿Vendrá a ayudarnos? Debería ser un delito que nosotros nos agrediéramos por defender a los partidos políticos.

Los partidos nos dividen. Y el que divide gana, ellos ganan, nosotros siempre perdemos.

La primera vez que reflexioné con claridad que los partidos nos dividían estaba yo en Cherán. ¿Conocen la historia de Cherán?

Me permito el brinco para contarles por otro lado cómo Cherán cambió su historia, clic acá para leer una crónica sobre Cherán y sus cuatro años de lucha.

Fui a Cherán porque tenía que ver con mis propios ojos como el pueblo purépecha se había organizado para sacar a los partidos políticos de sus tierras y después de organizarse, conformar un concejo comunal.

Pero esto no pasó de la noche a la mañana. O bueno sí. Una madrugada los habitantes de Cherán detuvieron a los talamontes, los que estaban talando sus bosques, los que dejaban a su pueblo en medio de la hostilidad económica y de seguridad. Sitiaron la ciudad y se conformaron en fogatas.

Cuadra por cuadra Cherán está lleno de fogatas, sí, el fuego los reunía para hacer de comer y salir de sus casas y dialogar. Del diálogo vino la reflexión, luego la organización y entonces actuaron.

Varias veces escuché en Cherán con firmeza: “Los partidos políticos nos dividen”. Lo pensé ahí y luego lo pensé como nación. Pienso y pienso. Vuelvo a pensar… es cierto, nos dividen. Qué importa si eres de derecha, de izquierda o de centro. Todos queremos un país mejor, ¿o no es así?

Los partidos nos dividen y no nos representan. Nunca nadie se ha mirado en el espejo y con toda congruencia y empatía ha abrazado la imagen que emiten los partidos. ¿Por qué? Porque nos significan interés, codicia, trampa, distancia, engaño, poder, etc. Podría hacer una lista interminable.

Pensar que ellos nos representan, es vernos reflejados en ellos y ¡de ninguna manera! Encuentro un poco de mi en lo que ellos emiten.

Los partidos políticos parecen un cáncer necesario, pero si yo tuviera cáncer, me lo extirpaba antes de que me diera una metástasis. Mi país lleva años con ese cáncer, ¿qué esperamos para cortarlo?

Todo radica en la propuesta. ¿Qué hacemos? ¿Por dónde empezamos?

En Cherán empezaron saliendo a las calles, dialogando… el diálogo se convirtió en propuesta y la propuesta en acción. Cuando las acciones hicieron lo suyo, Cherán tuvo un Concejo Comunal, eligió a sus representantes porque cree en ellos.

¿Alguien tiene alguna propuesta?

Reto No7.

Yo te reto candidato a que seas humilde y te marches por tu propio pie. No me representas.

*Víctima del síndrome del barón rampante, escribe desde la copa de un árbol del que ha decidido no bajarse. Periodista independiente con diarrea mental.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»no-me-representas» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.