Más allá de los medios
Las horas largas, la tensión postergada, los rezagos recuperados, el descanso por fin concretado, las meditaciones posibles. El tiempo libre nos regala estas oportunidades, cuyo logro es siempre complicado en el trajín de nuestra cotidianidad. Los periodos vacacionales, pues, nos alejan de la rutina y nos plantean escenarios alternativos.
Por Lado B @ladobemx
02 de abril, 2012
Comparte

Hugo León Zenteno

@hugoleonz

Las horas largas, la tensión postergada, los rezagos recuperados, el descanso por fin concretado, las meditaciones posibles. El tiempo libre nos regala estas oportunidades, cuyo logro es siempre complicado en el trajín de nuestra cotidianidad. Los periodos vacacionales, pues, nos alejan de la rutina y nos plantean escenarios alternativos.

En Intelectura abordo semana a semana temáticas vinculadas a los medios de comunicación, al periodismo y a los cibermedios, siempre con un afán de construcción crítica y de fomento a la elaboración argumentativa de perfiles de consumo. Esta ocasión es propicia para reflexionar sobre el entorno extramediático que también puede ocupar nuestra atención; es decir, acerca de los ámbitos que también colaboran a nuestra entretención aunque no tengan esa característica de mediación. Finalmente, la recepción crítica también implica poder llegar a la desconexión cuando la ocasión así lo amerite.

Usualmente realizamos una asociación entre los momentos laborales y los descansos cortos con prácticas mediales y cibermediales, acaso por la concordancia en los ritmos de unos y otros. El poder de síntesis de los discursos, por ejemplo, televisivos, se ajusta muy bien al par de horas de ocio que disponemos una noche cualquiera. De igual forma, la extrema concisión de la línea de tiempo de Twitter la hace legible al hacer antesala, al esperar por nuestra comida o incluso en el lapso de una luz roja de semáforo. Así, para tiempos reducidos, mensajes breves y contundentes.

Estos días de asueto, no obstante, se prestan para que nos acerquemos a opciones menos apremiadas por el tiempo. Podemos entonces, traspasar el videoclip y escuchar una sinfonía, cambiar un post por una novela, permutar una pared por un museo, posponer el reality o culebrón en turno y optar por Warhol, Chagall o Magritte.

Es viable también, querido lector, que nos permitamos regresar al sitio que hemos descuidado al estar inmersos en esta red de redes que nos maravilla diariamente, pero que también nos avasalla y nos somete. Volver, decía, al ámbito que nos es inmanente y que de alguna forma espera impávido nuestra mirada. Sí, regresemos por unos días a la naturaleza, a los espacios abiertos, al árbol, a la ola, al prodigio que es el ocaso, a la pradera. Felices vacaciones.

correo: hugoleonz@gmail.com

*Académico en las áreas de Periodismo y Comunicación. Actualmente es profesor en la Escuela de Periodismo de la UPAEP y en la Universidad de las Américas Puebla. Sus áreas de interés profesional son: recepción crítica de medios, hipermedios y noticias; análisis del mensaje periodístico en diarios nacionales e internacionales; ciberperiodismo; análisis y consultoría sobre arquitectura de información, usabilidad y calidad semántica en websites. Vive en la ciudad de Puebla; gusta del arte, el beisbol, el chocolate y la lluvia.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»interlectura» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx