Las otras clases
El regreso de las horas pico, de las mochilas rodantes, de los uniformes multicolores. El último tramo del año escolar comienza hoy con la consiguiente vuelta a la rutina para un gran porcentaje de las familias mexicanas.
Por Lado B @ladobemx
16 de abril, 2012
Comparte

Hugo León Zenteno

@hugoleonz

El regreso de las horas pico, de las mochilas rodantes, de los uniformes multicolores. El último tramo del año escolar comienza hoy con la consiguiente vuelta a la rutina para un gran porcentaje de las familias mexicanas. El trajín cotidiano que conlleva para mamás, papás e hijos, tiende a copar los momentos en que viene a nuestra mente el concepto de educación en detrimento de otras ideas.

En efecto, solemos asociar a la escuela con cuestiones meramente pragmáticas: compra de uniformes y libros, logística de transportación, elaboración de tareas en el intervalo vespertino, expectativas fallidas y cumplidas en torno a las evaluaciones numéricas, breves relatos sobre andanzas de maestros y alumnos; percepción sólo alterada por la convocatoria ocasional a alguna ceremonia cívica o festival conmemorativo.

La educación, obviamente, va mucho más allá de eso, en tanto es uno de los procesos fundamentales en el devenir humano, razón por la cual debe ser motivo de una permanente y profunda reflexión por parte de todos los actores involucrados. Para los docentes, como un servidor, evidentemente es parte primordial de nuestro trabajo, en tanto debemos mirar a nuestros discípulos como individuos irrepetibles y aproximarnos al conocimiento como un fenómeno en constante evolución. Para los estudiantes, esta introspección debe (o debería) estar implícita con sus aprendizajes diarios, en tanto el estudio supone un ejercicio continuo del criterio. Los padres de familia, por su lado, tienen la responsabilidad de cuestionar la calidad de la educación que reciben sus hijos, sobre todo al matizarla con los escenarios (actuales y futuros) donde éstos de desenvolverán.

Y uno de esos ámbitos, sin duda alguna, es el mediático. Lo he discutido largamente en este espacio, la presencia e influencia de los medios y cibermedios en nuestra cotidianidad es incuestionable e inevitable, lo cual nos obliga a prepararnos al respecto. Sin embargo, las autoridades gubernamentales (el restante actor del proceso educativo) siguen sin considerar a este tipo de temáticas con la relevancia suficiente como para incorporarlas al currículum de los diversos niveles formativos (como sí sucede en otros países).

Es por ello que las escuelas y las agrupaciones de padres tendrían que darse a la tarea de subsanar esta deficiencia. La opción es clara y opera ya para el fomento de otras habilidades académicas, deportivas o artísticas: talleres y cursos cocurriculares o extracurriculares que contribuyan a la formación en el campo de la media literacy. La misión de Intelectura es también colaborar a que esto sea posible.

*Académico en las áreas de Periodismo y Comunicación. Actualmente es profesor en la Escuela de Periodismo de la UPAEP y en la Universidad de las Américas Puebla. Sus áreas de interés profesional son: recepción crítica de medios, hipermedios y noticias; análisis del mensaje periodístico en diarios nacionales e internacionales; ciberperiodismo; análisis y consultoría sobre arquitectura de información, usabilidad y calidad semántica en websites. Vive en la ciudad de Puebla; gusta del arte, el beisbol, el chocolate y la lluvia. Correo Electrónico: hugoleonz@gmail.com

Columnas Anteriores

[display-posts category=»interlectura» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx