Branding Henry
Regarding Henry (1991), filme de Mike Nichols sobre un despiadado y exitoso abogado que tiene que reconstruir su vida a partir de un desafortunado incidente; su traducción literal sería Respecto a Enrique. Branding, concepto que comúnmente se asocia a la construcción de marca que los publicistas, mercadólogos y publirrelacionistas procuran realizar con sus clientes a fin de generar una mayor identificación entre aquélla y sus consumidores o públicos potenciales.
Por Lado B @ladobemx
23 de abril, 2012
Comparte

Hugo León Zenteno*

@hugoleonz

Regarding Henry (1991), filme de Mike Nichols sobre un despiadado y exitoso abogado que tiene que reconstruir su vida a partir de un desafortunado incidente; su traducción literal sería Respecto a Enrique. Branding, concepto que comúnmente se asocia a la construcción de marca que los publicistas, mercadólogos y publirrelacionistas procuran realizar con sus clientes a fin de generar una mayor identificación entre aquélla y sus consumidores o públicos potenciales. Branding Henry sería, la aglomeración de mensajes y contramensajes que nos han avasallado desde hace algunas semanas.

Atrás quedaron el arte de la retórica y la clásica propaganda. Los discursos argumentados con fines persuasivos y la transmisión de auténticas ideologías con el propósito de atraer adeptos. La comunicación política actual tiende a ignorar las ideas y a abrazar las imágenes; la percepción visual e inmediata se ha convertido en el puntal de las campañas de los últimos años. Así, se puede vender a un candidato de la misma forma que a un jabón: a partir del empaque, el aroma, su posición en el anaquel y de la oferta del 2 x 1.

El branding de Enrique ha sido de esta forma. Con la televisión como vehículo comunicativo fundamental; con la venia de las televisoras, que siempre hacen apuestas de este tipo para verse favorecidas desde los poderes ejecutivos y legislativos; con las telenovelas como sustento cultural subyacente, y también evidente; con “entrevistas” de periodistas dóciles; con el teleprompter para evitar yerros; con los libros tan lejos, con los debates ausentes. El mensaje, pues, es la imagen. El rostro sacralizado del aspirante, el recorrido con tintes turísticos por los 32 estados (con una reminiscencia a ciertos comerciales de cerveza).

La culminación de este culto ni siquiera se enmascara: autobuses y vallas por todo el país con la efigie de Henry multiplicada y virada a distintos colores, al más puro estilo de Andy Warhol. Sin duda una lógica perfecta, por cuanto el famoso artista siempre respaldó, a partir de sus obras, el encumbramiento de los objetos banales y de las celebridades cinematográficas: Enrique ahora se codea con Marilyn, Mickey Mouse, Liz Taylor, Jackie Kennedy, el símbolo del dólar, Elvis (otro copetudo) y un sinfín de latas de sopa. Otra vez el 2 x 1.

No obstante, el asunto, esta vez, no acaba allí. La inconformidad de muchos internautas y habitantes de las redes sociales ha generado una oleada de reacciones al descarado branding. Un counter-branding (u oposición a la construcción de marca) que alguno de nuestros contactos, o nosotros mismos, hemos ejecutado: caricaturas, fotomontajes, comentarios satíricos, vinculaciones con Ken (el de Barbie) o con un tal señor Salinas, infinidad de alusiones a su estilo de peinado, hibridaciones de personajes que van desde Luis Miguel a Homero Simpson. Mención aparte merecen todos los gandhis que suscitó su ignorancia literaria. En suma, medimos al postulante de marras con las mismas referencias superficiales que nos han propuesto sus estrategas. Indudablemente, todo un ejercicio de interacción crítica: queremos apagar el Canal de las estrellas.

*Académico en las áreas de Periodismo y Comunicación. Actualmente es profesor en la Escuela de Periodismo de la UPAEP y en la Universidad de las Américas Puebla. Sus áreas de interés profesional son: recepción crítica de medios, hipermedios y noticias; análisis del mensaje periodístico en diarios nacionales e internacionales; ciberperiodismo; análisis y consultoría sobre arquitectura de información, usabilidad y calidad semántica en websites. Vive en la ciudad de Puebla; gusta del arte, el beisbol, el chocolate y la lluvia. Correo Electrónico: hugoleonz@gmail.com

Columnas Anteriores

[display-posts category=»interlectura» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx