Piden a la UV otorgue el título a Agnes Torres

Piden a la UV otorgue el título a Agnes Torres

  • Pese a su excelente currículum académico, la activista trans nunca pudo conseguir el documento que la acreditara como psicóloga
  • “Nosotros estamos impedidos legalmente a entregar un título con otro nombre”

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

En 2001 Agnes Torres Hernández esperaba junto con sus compañeros de generación la entrega de su título, había terminado, con mención honorífica, la carrera de Psicología en el campus Xalapa de la Universidad Veracruzana (UV). El orador nombró a Abraham Torres Hernández para que subiera a recoger su diploma. Agnes se quedó en su lugar inmóvil. Desde algunos años antes había dejado de ser Abraham.

Once años después la joven egresada fue asesinada sin haber logrado en ese lapso que la universidad reconociera que había dejado de ser Abraham, que la que caminó los pasillos de la facultad, tomó clases y buscó sensibilizar a sus compañeros y docentes sobre la problemática que viven las personas transgénero –que va más allá de “un hombre vestido de mujer”- fue Agnes.

Tras el crimen de la psicóloga y activista de los derechos humanos, el Diplomado Universitario en Sexualidades Humanas –que alberga la facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Querétaro– lanzó una campaña de recolecta de firmas a través de la plataforma Actuable para exigir a la UV entregue a la familia de Agnes el título profesional reconociendo su verdadera identidad sexogenérica.

De acuerdo con la petición, que al ser firmada hace que se envíe una carta dirigida a Raúl Arias Lovillo, rector de la UV, Alejandro Carlos Cuervo Vera, director del Área Académica de Ciencias de la Salud, Carmita Yolanda Labourdet Sánchez, coordinadora académica de Ciencias de la Salud y Esther Alcalá Garza directora de la Facultad de Psicología UV Campus Xalapa, para entregarle el título a Agnes “se le exigió que no se maquillara, que se quitara o escondiera sus implantes de pecho, que se cortara el cabello. Es decir, que no fuera ella. Que no podía ejercer sus derechos constitucionales de libre expresión y de vivir sin discriminación para obtener su título”.

También se hace hincapié en que “Agnés no era Abraham. Agnés era una mujer, la Licenciada Agnés Torres Hernández y en el proceso de obtener un título profesional con el que pudiera tener acceso a su derecho a ejercer un trabajo de acuerdo a sus brillantes capacidades académicas y su profesionalismo, pero que tuviera su verdadero nombre (no hay nombre más verdadero que el elegido), impulsó a nivel nacional, y en su natal Puebla, iniciativas de Ley que permitieran a las personas transexuales cambiar sus actas de nacimiento y documentos legales para que concordaran con su identidad real”.

“Desde diversas Organizaciones de la Sociedad Civil, trabajó arduamente para educar y sensibilizar a la población en temas de Derechos Sexuales y Reproductivos y sobre Identidades Sexogenéricas y derechos de la población LGBTTTI. Realizó investigaciones profesionales como Psicóloga, las cuales presentó en destacados foros académicos nacionales. Y más allá de su profesión, es una querida hija, hermana, amiga, compañera de trabajo, de causa”.

Legalmente estamos impedidos

María Isabel Guiot Vázquez conoció a Agnes cuando aún era Abraham, “un joven estudioso pero muy reservado”. Le tocó darle clases cuando cursaba el segundo semestre en la facultad de Psicología.

Hoy María Isabel despacha como secretaria académica de la facultad y lo único que tiene claro hasta el momento es que legalmente no puede entregar un título a alguien diferente a quien se inscribió en la universidad.

“Claro que conocemos el caso, responde al ser entrevistada por Lado B, y las autoridades de la universidad lo están platicando. No sé si Agnes, nuestra Agnes inició algún procedimiento legal para el cambio de nombre, o de identidad, pero nosotros estamos impedidos legalmente a entregar un título con otro nombre”.

Cuestionada sobre si se le podría entregar un título simbólico y postmortem a Agnes, la académica sostiene que esa es una decisión que tendrá que tomar la rectoría y el abogado general de la universidad.

Por lo pronto, en Xalapa se tiene programada una marcha de repudio contra el crimen de la profesionista asesinada para este sábado 17 de marzo. Para el día siguiente también se tiene programada una marcha en la ciudad de México que partirá del Ángel de la Independencia a las 11 de la mañana con destino a la oficina de representación del gobierno poblano.

1 COMMENT

  1. Pues ambos, deberían otorgarle a su familia, título legal y título simbólico con nombre verdadero, como muestra de buena voluntad y de reconocimiento a su desempeño profesional y su identidad real, por parte de la UV.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.