La Formación Integral Universitaria, un valor reconocido y apreciado en el...

La Formación Integral Universitaria, un valor reconocido y apreciado en el campo laboral

Rocío Barragán de la Parra*

En días pasados  seis egresados de la Licenciatura en Mercadotecnia de la Universidad Iberoamericana Puebla participaron en un panel sobre la realidad profesional que cada uno enfrenta,  y  lo que para ellos representa ser egresados de esta Institución.

Fue inspirador escuchar la manera en que experimentan la profesión, cómo se relacionan con el mundo laboral y el modo en que  argumentan su compromiso como egresados de una Institución de la Compañía de Jesús.

Cada uno de ellos labora en empresas de giros distintos y desarrolla trabajos diferentes: En las empresas están Ma. Lourdes Rugerio Bretón, en Unillever; Mariam Kuri Abdala, en Kellogg´s; Ricardo García Pérez,  en Volkswagen Alemania; y Héctor Hernández Basarte, en Grupo Bimbo.

Del lado de los medios y las agencias está Stefanie Ramé Huidobro, en DRAFT FCB; y Anna Walls Dolores, en Fanscup.com. El emprendimiento lo representó Moisés H. Mtz Nava, quien al lado de cuatro compañeros  fundó WSM, una agencia de Mercadotecnia Digital.

La diversidad de sus trabajos dejó en claro la diversidad del campo laboral de un mercadólogo: Investigar el mercado para identificar los beneficios que el cliente necesita o desea, desarrollar bienes y servicios que respondan a lo que el mercado demanda, dotar a las marcas de personalidad para lograr un posicionamiento comercial; planear estrategias de precio, plaza y comunicación, establecer relaciones valiosas con el cliente, generar  identidad y vinculación con las empresas; promover  a través de las acciones sociales, gerenciales y comerciales el bienestar del consumidor y el equilibrio ecológico de la sociedad a la que pertenece, aspecto que, de acuerdo a los participantes, es altamente reconocido y apreciado en el campo laboral. La mayor contribución en su formación profesional radica en la formación integral y el compromiso ético que desarrollaron a lo largo de su formación universitaria.

Cada uno de ellos narró su experiencia en la búsqueda de empleo, algunos se acercaron a las empresas través de concursos y convocatorias realizadas para atraer talento; otros llegaron a sus actuales empleos distribuyendo por diferentes medios su currículo vitae.

Los jóvenes profesionistas consideraron que el nombre de la Universidad donde se estudia puede ayudar, el prestigio de una institución suele favorecer los procesos de selección de personal en una empresa; sin embargo, también reconocen que lo más importante para abrirse camino, sostenerse y proyectarse en el trabajo tiene que ver con la actitud, la dedicación y el compromiso que cada uno asume ante el trabajo. Las habilidades y conductas manifiestas permiten tener las puertas abiertas en el trabajo y la profesión ya que actualmente las empresas suelen valorar la preparación profesional de sus empleados,  su desempeño y disposición personal. En otras palabras, hay que demostrar que el prestigio de la Institución se cumple en las acciones de sus egresados.

Resaltaron que las empresas demandan como valor fundamental la ética, es decir el proceder adecuado en lo dicho y ejecutado. La asunción responsable de las consecuencias que resulta no sólo de valorar las acciones por sí mismas, sino de considerar el sentido con el que éstas se ejecutan. Qué motiva las acciones y decisiones de cada profesionista, cómo decide hacer lo que hace y asume las consecuencias “en cada uno de los pasos que des pregúntate si eso que decides responde a lo que necesitas”.

La importancia de aprender a tomar decisiones, ser asertivos y reducir riesgos, desarrollar un pensamiento estratégico situado en la realidad, demostrar una postura propositiva y madura ante las situaciones adversas y tener la capacidad para resolver en escenarios adversos son  habilidades altamente valoradas en las empresas que les han permitido marcar la diferencia en el trabajo e incluso lograr una ventaja competitiva laboral.

La tolerancia ante las personas y las situaciones, el respeto a la diversidad y la integración son capacidades laborales que permiten obtener reconocimientos y oportunidades, “estas cualidades la Universidad las promueve al incluir en la experiencia educativa el trabajo con otras culturas, los intercambios, y las prácticas profesionales que posibilitan aprender de los profesionales, aprender a aprender y a emprender, además de la formación por competencias que impulsan el trabajo colaborativo con cualquier persona con la que nos relacionamos”.

Así pues, escuchar a cada uno de ellos implica un gran reto personal y docente, sus testimonios revaloran el trabajo académico y profesional que diariamente se construye, permite dimensionar los beneficios personales y sociales de una formación integral: jóvenes comprometidos con las personas y las causas, sensibles a la realidad y dispuestos a contribuir con las necesidades sociales.

*El artículo expresa la opinión personal de la autora, que es académica de la Universidad Iberoamericana Puebla

**Este texto se encuentra en Círculo de Escritores. Sus comentarios son bienvenidos.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»espacio-ibero» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.