Defensoras de Derechos Humanos trabajando en el exilio

Defensoras de Derechos Humanos trabajando en el exilio

Imagen: http://2.bp.blogspot.com

Lado B

El pasado 14 de febrero se cumplieron 11 años que la activista Norma Andrade ha buscado justicia por el homicidio de su hija, Lilia Alejandra García, así como 11 años viviendo acosada por bandas delictivas ante las denuncias que la organización “Nuestras Hijas de Regreso a Casa” ha realizado en defensa de los Derechos Humanos.

Desde su creación, la organización ha recibido al menos 30 amenazas, y sus oficinas han sido allanadas por desconocidos quienes sustrajeron documentos y computadoras con información sobre su trabajo; sin embargo las autoridades del norte del país nunca dieron con los responsables o dieron a conocer  los resultados de las investigaciones.

En la página de Facebook de la organización dan a conocer que desde 2008  su trabajo lo han realizado de «manera independiente», debido al peligro que representaba contar con oficinas ante las amenazas y atentados contra sus miembros; sin embargo, “aunque cada integrante realizó su trabajo por separado hasta ahora, el hostigamiento jamás cesó”.

Ante este escenario de violencia, en  junio de 2008 la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) pidió al gobierno mexicano garantizar la vida de las activistas que conforman esta organización a través de medidas cautelares; sin embargo, actualmente ninguna de ellas continuó viviendo en Ciudad Juárez, debido a los atentados y agresiones.

“Llegó el momento de diversificar nuestras acciones; y aunque hemos continuado nuestro trabajo desde el exilio, no existen en Ciudad Juárez las condiciones para desarrollar nuestra labor como lo hacíamos en los últimos años; ni la garantía de vida que necesita todo ser humano para desenvolverse con las libertades que debe gozar todo individuo”, dan a conocer.

«Nuestras Hijas de Regreso a Casa» es una organización de familiares y amigos víctimas de los feminicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua.  Sus presidentas son Marisela Ortiz y Norma Andrade. La organización lucha por denunciar y prevenir el feminicidio en esta localidad y  la violencia de género en el país. Asimismo brindan apoyo a las madres y familiares que han perdido a sus hijas y crean talleres con los hijos huérfanos de las víctimas.

Imagen: http://utils.lainformacion.com

“Sí, me voy, pero voy a seguir en la lucha donde quiera que yo esté. No me voy a quedar callada porque el gobierno tiene una deuda con mis hijos a quienes les quitó a su madre”, advierte Norma Andrade, una de las fundadoras de la organización y quien en menos de tres meses ha sufrido dos atentados.

«Andrade y su familia recalcan que ante la impunidad que padecen por la ola de ataques y amenazas, recrudecida en su contra desde 2008, abandonan el país.

«Andrade, junto con su hija Malú García Andrade y Marisela Ortiz, fundó Nuestras Hijas de Regreso a Casa, en 2001. Las tres han sido intimidadas, perseguidas y amenazadas de muerte, al igual que sus familias».

Gladis Torres Ruiz del portal “Periodismo Humano”, desarrolla un reportaje sobre el trabajo de estas defensoras de Derechos Humanos que, a razón de las condiciones de inseguridad en las que se encuentran, deben realizar su trabajo desde el exilio.

Lea el artículo aquí.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.