El México indignado
El título es el que con el mismo propósito reúne 18 relatos de indignación narrados por sus protagonistas bajo la coordinación de Ricardo Raphael, escritor, periodista y analista político que antes de presentar los textos dedicados a la juventud mexicana y rememorar el origen de su propia indignación destaca que ésta -en abstracto- “es el sentimiento de cólera provocado por una injusticia escandalosa.
Por Lado B @ladobemx
03 de enero, 2012
Comparte

Roberto Alonso*

El título es el que con el mismo propósito reúne 18 relatos de indignación narrados por sus protagonistas bajo la coordinación de Ricardo Raphael, escritor, periodista y analista político que antes de presentar los textos dedicados a la juventud mexicana y rememorar el origen de su propia indignación destaca que ésta -en abstracto- “es el sentimiento de cólera provocado por una injusticia escandalosa.

Pero no se queda ahí y ataja. La indignación, subraya, “no debe confundirse con la frustración o la exasperación: la primera es estéril e incontrolable la segunda. Mientras la frustración paraliza y la exasperación conduce con facilidad a la violencia, el coraje indignado convoca potentemente a cambiar el estado de las cosas.”

La indignación, así entendida y materializada el año pasado en Argelia, Bahréin, Chile, Egipto, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Israel, Jordania, Libia, Marruecos, Siria, Túnez y Yemen, emplaza a un compromiso con la transformación social para que el futuro no sea tan sombrío -como lo augura el planteamiento de Stéphane Hessel en su obra ¡Indígnate! si no se hace algo- o lo sea menos.

Si bien el 2011 pasará a la historia como el año de la efervescencia global, tal y como lo registró la revista Time con su portada dedicada a “The Protester” como el personaje del año, el movimiento de los indignados en México, señala Ricardo Raphael, no nació en la primavera de 2011 ni tampoco resolverá todas sus causas en 2012. Sin embargo, acota, su plena existencia es una urgente necesidad. Quizá falte, como también advierte en la introducción de los relatos, que la conciencia colectiva en México encuentre aquel elemento articulador de las diferentes y diversas expresiones de indignación en el país, su playa debajo de los adoquines.

Participan en las experiencias compartidas en este libro periodistas, académicos, emprendedores sociales, defensores de derechos humanos, novelistas y artistas. Todos con una experiencia en común: la indignación traducida en “acciones puestas al servicio del espacio común”. No son todas las que valdría la pena compilar en una obra de esta naturaleza ni seguramente las más importantes, pero sin duda han sido trascendentes en la vida pública del país.

Para comenzar el año con bríos de indignación, según convoca el texto en su conjunto, pueden leerse a continuación breves reflexiones de algunos de los protagonistas de estas historias seleccionadas por el autor de esta columna:

«Sé que en la mayoría de las personas el deseo de control no nace de un amor por el poder, sino por el temor de que sin él estarían inseguras y serían vulnerables. Por eso digo que hay que reinventar el poder, y eso no se hace sentados a la mesa con los dueños del discurso, sino en las escuelas y en las calles, ejerciendo nuestro mágico poder transformador llamado ética»: Lydia Cacho, periodista y defensora de los derechos humanos.

«Quienes sabemos de ausencias, conocemos el valor fundamental de las demás personas. La soledad da fuerzas cuando hay que mirarse por dentro para ordenar lo importante, para saber conocerse y tener lo más claro posible quiénes somos. Pero después de esa ojeada, hay que volver a la gente»: Tania Ramírez, integrante de H.I.J.O.S. México.

“Comparto la existencia con una mujer extraordinaria cuyo plan y opciones de vida se entienden a la luz de la misma opción por los derechos humanos, la justicia y la paz, y también desde la fe compartida: una identidad religiosa que ve a la Iglesia como medio y no como fin; una creencia de que el plan de Dios se construye acá”: Emilio Álvarez Icaza, integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

«Para evitar que nos paralice el miedo hay que renovar la agenda. […] Es realista aspirar a una modificación de los valores sustentada en una pedagogía de la paz que incluya la participación ciudadana»: Sergio Aguayo, académico y promotor de los derechos humanos.

«México está indignado porque hemos perdido incluso la mera semblanza de la justicia. […] ¿Cómo consolar a quien se siente desprovisto del más elemental de los derechos? ¿Cómo devolverle la calma y la fe a quien se siente desamparado por la justicia?»: León Krauze, escritor y periodista.

«Creo que como personas siempre somos los arquitectos y constructores de lo que la vida significa para nosotros, pero debemos recordar que compartimos el mundo con otros. […] Para eso es necesaria la imaginación, para ponernos en el lugar del otro y de muchos otros»: Julián LeBarón, constructor e integrante del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

«El impulso, las ganas, la sacudida que nos mueva a dejar el confort y a construir otro mundo, tiene que venir de lo que nos conmueve hasta el fondo, de lo que sabemos que es bueno y justo no sólo para mí, sino para todos. Tiene que venir de la convicción palpitante, del deseo irrefrenable de defender nuestra dignidad»: Blanca Heredia, investigadora.

«El remedio está en nuestros esfuerzos sociales: organizados o dispersos. En reencontrarnos como una gran comunidad, entre semejantes. […] Hagamos que los actos correspondan con las palabras; apuntalemos la casa común, logremos que el centro de gravedad sea la ciudadanía»: Daniel Gershenson, emprendedor social.

¿O qué no?

*@rialonso es secretario del Capítulo Puebla de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI). Comunicólogo de formación, maestrante en Políticas Públicas y apasionado del derecho de la información y del periodismo. Participa en el Nodo de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Rendición de Cuentas de Actívate por Puebla y es miembro del consejo consultivo del observatorio de transparencia Con los Ojos Abiertos.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»con-copia-para» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx