Cuánta razón tenías mi Capulina (q.e.p.d)

Cuánta razón tenías mi Capulina (q.e.p.d)

Emmanuel Tovalina

Sin lugar a dudas hay frases que se nos quedarán en la memoria por siempre y esta es una de ellas: NO LO SÉ, PUEDE SER, A LO MEJOR, QUIÉN SABE.

Este fin de torneo nos deja un sabor un tanto agridulce a algunos aficionados, se pudiera pensar que con la eliminación de grupos y dejar una sola tabla general benefició mucho a nuestro fútbol; sin embargo nos damos cuenta que en México hay excusas y pretextos para casi todo y más tratándose de lo deportivo.

Para nada fue un final cardiaco o de emoción. Es más, una semana antes la mayoría de los equipos jugaban, además de “con el balón, con la calculadora”, pues se tenían que dar miles de combinaciones para que la mayoría obtuviera un boleta a la tan anhelada Liguilla.

Sin sorpresas en algunos casos como el de Puebla, Atlante, San Luis, pero en otros casos la falta de una buena planeación y “la apuesta”  a un futuro lejano han dejado fuera a algunos equipos. Tal es el caso de los Pumas de la UNAM, otros como el Toluca que parecen que los años no pasan en vano y que las malas administraciones y decisiones equivocadas los mantienen en un rotundo fracaso; otros más como Monterrey, que hay que recordar que nos representará en el próximo Mundial de Clubes a celebrarse en Diciembre, nos dejan un sentir a los aficionados sobre como el papel que jugarán no será el más digno de todos, pues como campeón de la CONCACAF nos es lo mejor en estos momentos para competirle a potencias como Barcelona o los representantes de otros continentes.

Y qué decir del América…un calvario que no sabemos cuando terminará, pues parece ser que lo peor esta por venir ya que “ni cabeza, ni pies, ni nada”, simplemente nada existe dentro de aquel equipo que solía ser sinónimo de respeto, pero sobre todo espectacularidad y buen futbol. Se habla de miles de cosas, de una limpia general, de regaños, de cambios…, pero creo que al no apostarle a una organización de calidad, desde el presidente hasta los jugadores, los resultados son tener una de las peores campañas, llena de mediocridad y sobre todo de dignidad y vergüenza profesional; esto lleva a…”un FRACASO”.

La moneda está en el aire, para algunos parece que la suerte ya está echada, pues es difícil que haya sorpresas en los pronósticos ya que la diferencia entre unos y otros en esta liguilla es evidente, no sólo por plantel, sino por el factor económico que en nuestro país pesa “y mucho”. Nos hace falta entender que la competencia es para todos y no sólo para unos cuantos.

Se cierra el año con un torneo más y anhelamos que las cosas cambien, que sean mejores, pero sobre todo que “en verdad” nos llene el ojo a todos los que disfrutamos de este deporte. No queremos miles de anuncios televisivos, no queremos miles de millones en premios, lo único que queremos es calidad, lo cual parece ser un recuerdo de los años que ya han pasado. Si me preguntan quien será campeón, sólo puedo decir, en memoria del rey del humorismo blanco en México fallecido recientemente, una de sus más grandes frases celebres: NO LO SÉ, PUEDE SER, A LO MEJOR, QUIÉN SABE.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»marco-abierto» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.