Crónica de muertos y una velada
 
Por Lado B @ladobemx
01 de noviembre, 2011
Comparte

Mely Arellano

@melyarel

La Velada por la Paz en Puebla tuvo poca convocatoria, aunque llegaron suficientes personas con veladoras para armar una especie de altar protesta en el piso del zócalo.

«¿Dónde pongo mi vela?» «Donde quieras, a quien quieras, son tantos los muertos…», dijo una mujer que trataba de orientar a quienes llegaban con su ofrenda personal.

Son 5o mil muertos y 10 mil desaparecidos los que se calculan víctimas de la violencia que se vive en el país desde hace cinco años.

Del otro lado de la plancha, frente al asta bandera, otro grupo de personas llevaba a cabo su propio acto-protesta con sones, discursos y minutos de silencio.

Los niños pedían para sus calaveritas. Catrinas, diablitos y chiquidráculas corrían bajo las miradas atentas de sus padres. Mojigangas de calaveras bailaban rodeadas de gente que, fascinada, les tomaba fotos y video. Antes, una coreografía de catrinas y calacas se ganó los aplausos del público que, pese al frío, disfrutó completito el espectáculo.

En realidad no hubo velada. A velar sólo se quedaron las flores y la tinta de las pancartas, los reclamos en formas humanas pintadas  con gis blanco en el piso, las luces de las velas que por el aire más tardaban en apagarse que en ser prendidas nuevamente.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx