Una izquierda fracturada se prepara para una posible coalición

Una izquierda fracturada se prepara para una posible coalición

  • Gracias a su alianza con el PAN, el PRD ganó varias posiciones pero con un alto costo político que se refleja en su división interna
  • El PT apuesta claramente por AMLO, a Marcelo Ebrard ni lo consideran, “bueno sí, pero para 2018”, ironiza Zeferino Martínez
  • Movimiento Ciudadano es el único partido de los que integró Compromiso por Puebla que tiene representación en el Congreso local aparte del PAN, aunque José Juan Espinosa ha sido duramente cuestionado

Joseline Santos Enríquez

@joss_santos

Para llegar a Los Pinos, la izquierda en México tendrá que quitar algunas piedras en el camino, toda vez que ninguno de los dos candidatos a la Presidencia de la República pretende declinar, aunado a que los conflictos internos en el PRD no cesan.

En los próximos comicios federales, los partidos de izquierda en el país buscan conformar una alianza en torno a un candidato: Andrés Manuel López Obrador (AMLO) o Marcelo Ebrard Casaubón, pero ninguno de los dos parece ceder a favor del otro.

Aunque ambos se comprometieron a declinar en su aspiración si las encuestas reflejan que carecen de la simpatía ciudadana, sus seguidores difieren.

El Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC) advirtieron que respaldarán la candidatura del ex presidenciable Andrés Manuel López Obrador, diversos grupos perredistas los secundan, pero hay otros militantes del Sol Azteca que prefieren al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, como abanderado.

A las desavenencias para elegir al candidato se suman los conflictos internos de cada partido a nivel nacional. En las 23 entidades federativas los problemas son los mismos.

En Puebla el escenario partidista es diverso. Los panistas de cepa se niegan a entregar el partido al gobernador Rafael Moreno Valle, el PRI intenta retomar sus propias riendas ante la falta de un primer priísta –puesto que en sexenios anteriores ocupaba el gobernador-, y en los tres partidos de izquierda –PRD, PT y Movimiento Ciudadano- las voces son tantas que los acuerdos son difíciles de concretar.

Los ejemplos sobran. El fin de semana pasado el Sol Azteca eligió a 125 consejeros estatales a través de una centena de casillas instaladas en el estado. El proceso estuvo plagado de irregularidades que pasaron desde el robo de padrones, hasta escándalos protagonizados por militantes en estado de ebriedad.

El dirigente estatal, Miguel Ángel de la Rosa Esparza declaró válidos los resultados de dicha jornada; en tanto otros grupos perredistas, entre ellos el liderado por el secretario estatal de Prensa y Propaganda, Jorge Méndez Spínola, advirtieron que el proceso será invalidado.

Para el PT y  Movimiento Ciudadano –antes Convergencia- las disputas perredistas parecieran pasar de largo, ya que el principal conflicto se basa en la selección del candidato presidencial, aunque confían en llegar juntos a la jornada electoral del primer domingo de julio del próximo año.

El PRD y sus conflictos internos

Aunque en la actualidad el PRD poblano enfrenta una lucha interna, su alianza electoral en 2010 con el PAN, Nueva Alianza y Convergencia –éste último ahora se denomina Movimiento Ciudadano- le generó resultados satisfactorios en cuanto a la obtención de posiciones políticas.

Antes de los comicios locales de 2010, el PRD gobernaba en siete municipios, contaba con 96 regidores y a decir del dirigente estatal “tenía cero diputados porque Melitón Lozano se fue al PT e Irma (Ramos) traicionó al partido y se fue al PRI”.

Tras la elección, el Sol Azteca obtuvo las alcaldías de 27 municipios, más de 500 regidurías y colocó a tres diputados en el Congreso local que, cabe señalar, se sumaron a la bancada del PAN pero conservan su militancia perredista.

Para el dirigente y para el diputado local, Eric Cotoñeto Carmona, los resultados de la coalición con la derecha (Acción Nacional) fueron positivos electoralmente “aunque tuvo sus costos políticos como toda coalición”; en cambio, opina que fue una estrategia ideada por las dirigencias nacional y estatal cuyos “intereses mezquinos han dilapidado al PRD”.

Foto: Joel Merino

Desde la perspectiva de uno de los simpatizantes de la corriente Izquierda Democrática Nacional (IDN), Jorge Méndez Spínola, desde hace 12 años el partido a nivel nacional ha estado controlado por el grupo Nueva Izquierda mejor conocido como “Los Chuchos” – Jesús Ortega y Jesús Zambrano- quienes han impuesto su voluntad fomentado coaliciones con partidos que contraponen la ideología perredista.

Sus seguidores, como Miguel Ángel de la Rosa –dijo- fomentaron que el PRD perdiera su credibilidad, pues pareciera que “su intención fue aniquilar al partido”.

Desde su perspectiva, la nueva dirigencia estatal, próxima a renovarse, debe basar su estrategia para recomponer al partido y fomentar la unión de grupos en cuatro puntos fundamentales: regresar a los postulados de la izquierda que le devuelvan su identidad, regresar a la vida institucional y respetar las decisiones de los militantes bajo un marco de legalidad, aglutinar a las expresiones del partido y apoyar con convicción al proyecto del candidato a la Presidencia de la República.

No obstante para Eric Cotoñeto, el papel de la dirigencia ha sido satisfactorio, pues “no es fácil lidiar pacientemente con todos los grupos”.

Desde su perspectiva, la toma de decisiones y los acuerdos serán fáciles de concretar luego de la renovación de los órganos internos, ya que de los ocho grupos perredistas cuatro perdieron representatividad.

Con esto el PRD poblano albergaría a simpatizantes de las corrientes Nueva Izquierda, Alternativa Democrática Nacional (ADN), Foro Nuevo Sol, “y a lo más”, Izquierda Democrática Nacional (IDN), éste último liderado por Jorge Méndez, arguye el diputado.

Bajo este contexto, el dirigente partidista, Miguel Ángel de la Rosa confía que su paso por el Sol Azteca sea recordado por sus resultados electorales y no por las desavenencias.

En una charla con Lado B reconoce que durante su paso por la dirigencia le faltó construir mejores cuadros, candidatos políticamente atractivos porque no existen, lo que es una de debilidad del perredismo poblano, “es una deuda que sí me voy con ella”.

El PT y su estrategia con AMLO

Otro de los partidos de izquierda que podrían concretar la alianza con el PRD y Movimiento Ciudadano es el PT.

A 21 años de su creación su presencia en Puebla está en crecimiento.

Antes de los comicios de 2010 los espacios en las administraciones municipales eran del 3.8 por ciento, después del proceso electoral local alcanzaron el diez por ciento.

Foto: EEF

Hoy por hoy tienen 120 regidurías y en teoría contaban con dos diputaciones, pero la perspectiva se frustró debido a que a unos días de asumir su cargo el diputado Jesús Morales Manzo abandonó sus filas para sumarse al Partido Verde Ecologista, por tanto el PT sólo cuenta con el diputado Zeferino Martínez Rodríguez.

Si bien el PRD tiene conflictos para conformar sus órganos internos, en el PT no ocurrió lo mismo.

Desde hace meses la estructura del partido cambió, los integrantes de los Comités Municipales ya fueron nombrados para evitar que “el tiempo los alcanzara”, comenta el legislador.

Y es que la meta es trabajar a favor de la candidatura de AMLO, a Marcelo Ebrard ni lo consideran, “bueno sí, pero para 2018 y eso no está a discusión”, ironiza Zeferino Martínez.

Por ello al PT no le preocupa si el Sol Azteca no se define, debido a que trabajan para el proyecto “Movimiento de Regeneración Nacional” orquestado a favor del “Presidente Legítimo”, como nombran al ex presidenciable.

“No vamos a esperar que el PRD se decida si jala o no jala con nosotros, nosotros necesitamos empezar a avanzar porque el proceso estará muy complicado”.

En el mismo tenor el partido confía en que los conflictos perredistas se resuelvan porque la fractura de las izquierdas puede ser contraproducente en la elección de julio de 2012 y “ojala sea pronto y llegue a tiempo para integrarse, pero si no llega ni modo, en política todo se puede reponer, menos el tiempo”.

Por eso en el PT no hay conflictos entre grupos internos que pongan en riesgo el futuro de la izquierda, lo que sí hay es un problema financiero.

Para 2011, el Instituto Electoral del Estado (IEE) le otorgó un millón 997 mil 167 pesos como parte de sus prerrogativas, pero para el financiamiento de las elecciones federales el árbitro electoral aún no define el presupuesto.

Con estos recursos la estructura trabaja “a ras de suelo” para mantener acercamientos con la militancia y con los ciudadanos.

Bajo la premisa de evitar que el partido esté en manos de un solo grupo, quien llevará ventaja en las candidaturas serán los ciudadanos y en segundo lugar los militantes.

Zeferino Martínez estima que priorizar a personajes externos no provocará disidencia siempre y cuando las nominaciones sean para perfiles honestos, que sumen votos para AMLO, y para quienes se comprometan con los ideales del PT.

Entre los perfiles para las senadurías se ubican José Marún Doger Corte, Armando Valerdi, Armando Etcheverry, José Manuel Pérez Vega –conocido como Pepe Momoxpan— y Horacio Hidalgo Mendoza, entre otros.

La lista no es definitiva, estará sujeta a los acuerdos que se tengan a nivel nacional con las dirigencias de los partidos que conformen la coalición de izquierda.

El diputado refiere que la estrategia del petismo no se centra únicamente en la jornada electoral de julio, por el contrario servirá para sentar las bases para los comicios locales en 2013, porque los militantes o candidatos que no tengan buenos resultados y que no trabajen para los resultados de 2012 “no tiene nada que hacer en la próxima elección”.

Movimiento Ciudadano: cambio de imagen y estructura

La ruta hacia Los Pinos inició con un cambio de estrategia. Convergencia cambió su nombre a Movimiento Ciudadano, así como su conformación interna.

“El cambio de imagen, nombre y estatutos fue una apuesta arriesgada, pero la partidocracia -tramitología de los partidos políticos- está en desuso, para transformar se necesitan cambios de fondo y Movimiento Ciudadano puso el ejemplo de que se puede cambiar y tener resultados satisfactorios”, detalla a Lado B el titular de la Coordinación Colegiada (antes dirigencia estatal), José Ángel Pérez García.

La estructura interna cambia la figura de la dirigencia por la de una Coordinación. El órgano está integrado por nueve miembros a nivel nacional, sus similares en los estados se forman por siete militantes y las coordinaciones municipales por cinco elementos; cada uno cuenta con un coordinador, pero las decisiones se toman de manera colegiada.

A decir del Coordinador General en el estado, esta forma de organización no hace más complicados los acuerdos o la toma de decisiones, por el contrario –asevera- todas las opiniones son escuchadas y razonadas, las disposiciones son en función de la mayoría.

La conformación de la nueva estructura, es exitosa porque prevalece el respeto y no da lugar a las imposiciones- garantiza- pero cabe puntualizar que el cambio de organización se dio durante los primeros días de agosto y no han tenido oportunidad de tomar decisiones que pudieran poner en duda la civilidad partidista.

Mientra tanto, MC se considera una institución fuerte. Al igual que el PRD y el PT, creció en cuanto a representación política a partir de los comicios locales del año pasado.

En la actualidad gobiernan siete Ayuntamientos, cuentan con 72 regidores y tenían dos diputados en el Congreso local, pero José Ángel Pedro Guerrero Herrera desdeñó al partido y se sumó a la bancada del PAN.

El coordinador General del partido en Puebla subraya que la coalición con el PAN, PRD y Nueva Alianza funcionó para lo que fue creada, o sea, llevar a Moreno Valle a Casa Puebla. El representante del partido recuerda que nunca se comprometieron a formular una coalición legislativa.

Foto: Joel Merino

Derivado de ello, Movimiento Ciudadano es el único que tiene representación en el Congreso local, ya que José Juan Espinosa Torres fue el único de los 21 diputados emanados de la alianza que no se sumó a las filas del albiazul.

Tras su decisión, las críticas contra el gobierno morenovallista fluyeron y se intensificaron hasta que protagonizó un escándalo con la presidenta municipal de San Pedro Cholula, Dolores Parra, a quien, se presume, solicitaba gestión y obras en beneficio de sus allegados.

Luego del conflicto la presencia del diputado en medios de comunicación disminuyó de manera considerable.

Pero el conflicto del legislador no merma el trabajo de MC, según comenta José Ángel Pérez García, ya que el trabajo partidista se centra en fortalecer al partido, sus estructuras y en sumar adeptos.

Las divisiones en el PRD tampoco afectan -asegura-, se trabaja de manera individual, cada quien hace su labor pues “al final de cuentas tendrán que ponerse de acuerdo, habrá consenso necesario seguramente, yo espero que vayamos todos (PT, MC y PRD) en coalición”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.