Reyes Son: músicos poblanos conquistando escenarios

Reyes Son: músicos poblanos conquistando escenarios

  • Este 1 y 2 de noviembre presentan “Gran Fandango de Calaveras” en el Museo Amparo 
Foto: Cortesía.

Xavier Rosas

@wachangel

“Para mí la música te hace conectarte a otros mundos”,  comentó Miguel Reyes “El Chino”, uno de los integrantes del grupo poblano Reyes Son, quienes desde 2007 han incursionado en el género del son en la entidad.

Desde hace cuatro años este grupo musical inició su recorrido por la música tradicional mexicana, enfocándose en el son jarocho y huasteco, encontrando que: “hay gente que este tipo de música la discrimina aunque es mexicana”.

Este 1 y 2 de noviembre Reyes Son presentará en el Museo Amparo el “Gran Fandango de Calaveras”, proyecto que esta agrupación poblana ha trabajado desde hace dos años y que representa la propuesta musical que les ha permitido alcanzar diversos escenarios en la capital poblana.

Y es que en conmemoración por el Día de Muertos, el Museo Amparo montará una ofrenda en sus instalaciones, así como realizará recorridos guiados  y talleres a partir de las 17:00 horas. Enarbolando las actividades, Reyes Son ofrecerá dos conciertos a las 20:00 horas dichos días, con la finalidad de dar a conocer su propuesta musical y refrendar con música tradicional mexicana la celebración.

Foto: Cortesía.

Sobre esta propuesta musical, “El Chino” contó que “vamos a presentar música tradicional mexicana fusionada o arreglada. Es una idea nueva que no está tan choteada. Yo creo que los poblanos siempre buscan algo nuevo y ésta es una idea muy nueva”, indicó.

Entrevistado por Lado B, Miguel Reyes, arpista del grupo, nos contó cómo surgió Reyes Son, agrupación musical que inició “como un hobbie en el que queríamos jugar con los sonidos de los instrumentos folclóricos. Nace en el Ballet Folclórico de Puebla en el 2007, ya que  todos los músicos del ballet queríamos hacer un grupo independiente a éste”.

Y es que para el arpista, uno de los principales géneros que la agrupación adoptó para incursionar en la entidad fue “experimentar con el son jarocho (…) y el chiste fue que empezamos tocando música tradicional del son blanco, fue solamente interpretándolo en un inicio y ya después nos metimos a hacer algunos arreglos sobre éste sin salirnos de su esencia. Otra cosa que fuimos implementando fue el son huasteco, mi papá toca el violín, él es el que nos acompaña y esa es la base principal del grupo”.

“Yo creo que aquí a quien le debemos todo es al Centro Cultural Creciente, porque este espacio literalmente fue quien nos hizo entender lo que es estar tocando en un lugar, que gente que no te conoce te va a escuchar”.

Miguel Reyes, músico de Reyes Son.

Hace cuatro años realizaron su primera presentación en el Centro Cultural Creciente, lugar que “les abrió las puertas” y que apostó a un proyecto que incluía la narración de Martín Corona, cuentacuentos veracruzano: “él narraba y nosotros tocábamos la música del son. Esa fue nuestra primera presentación”, recordó.

A partir de 2007, el Centro Cultural Creciente les abrió un espacio para que cada martes tocaran sones jarochos al público. Asimismo, hace dos años Martín Reyes, hermano de “El Chino”, incursionó en la creación de un espectáculo para Día de Muertos, que era una: “crítica hacia el Halloween; de hecho tenía una frase el espectáculo que decía –no se la Halloween es Día de Muertos-. Fue un proyecto que no nada más llevaba música, sino que también fue algo teatral”, recordó.

Para “El Chino” las canciones para Día de Muertos más conocidas “son La Llorona y La Bruja, que son las que hablan de la muerte (…), pero también en otros sones de la música tradicional se hace esa parte de recalcar la muerte; por ejemplo existen versos que le cantan a ella, hay un son que se llama El Llorar, es un son huasteco que es muy bonito y muy triste y que se canta cuando alguien muere; a veces ellos –los soneros- lo que hacen es hacer una fiesta de que alguien ya se fue al otro mundo, lógicamente sienten cuando alguien se va, pero lo ven como una fiesta de que ya están en otro mundo al que no podemos llegar tan fácil”, comentó.

Una agrupación complicada

Foto: Cortesía.

“Reyes Son es algo complicado, porque todos somos un estilo diferente”, describió Miguel Reyes al hablar sobre cómo está constituido el grupo. Y es que lo integran familiares que han tocado diferentes géneros musicales: “por ejemplo, mi primo -Guillermo Ramos- es el que toca los bajos, él es más rockero, él está más en la onda de Café Tacuba (…), mi  hermano -Martín Reyes- es otro estilo, él estaba muy clavado en la trova, y mi papá -Alejandro Reyes-  creo que es el que tiene más conocimiento de esto, del son en general y de todo el folclor mexicano, porque es quien ha vivido más experiencias. Más que nada es el maestro de todo lo que hemos hecho, él nos enseñó y nos transmitió su conocimiento y de él aprendimos todo”, dijo.

Al hablar sobre el difícil camino que han tenido que sortear para alcanzar escenarios en el estado, comentó que: “la gente piensa que uno sólo llega a tocar a un evento y no tiene preparación. La gente debe entender que –la música- es una disciplina y que por lo tanto representa horas de estudio, es más, hasta dolores de cabeza”.

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.