Las dos publicidades
Una, la industria, el entramado de compañías, mensajes, campañas y agencias, que funge como mecanismo de promoción de un sinfín de bienes, servicios y personajes, y que funciona como mecanismo de financiamiento para otra industria: la de los medios de comunicación.
Por Lado B @ladobemx
16 de octubre, 2011
Comparte

Hugo León Zenteno*

Una, la industria, el entramado de compañías, mensajes, campañas y agencias, que funge como mecanismo de promoción de un sinfín de bienes, servicios y personajes, y que funciona como mecanismo de financiamiento para otra industria: la de los medios de comunicación.

La otra, el principio, la directriz que caracteriza a toda la información que concierne a las sociedades civiles contemporáneas. En términos más claros, implica lo siguiente: toda instancia gubernamental requiere para su sustento de recursos provenientes de esquemas tributarios, hecho que convierte a ese capital en sujeto de escrutinio precisamente porque proviene del bolsillo de los contribuyentes. Este dinero conlleva un cúmulo de información sobre la manera en que se gestiona, invierte y gasta el mismo, por lo que a la vez, esta información tiene un rasgo inherente e incontrovertible, el de la máxima publicidad. Todo los pormenores de la administración de nuestros impuestos nos pertenecen, son inexcusablemente públicos.

La recepción crítica tiene, en dos vías, un estrecho vínculo con la industria publicitaria. En primera instancia, el consumo de anuncios también debe ser sujeto al proceso de racionalización y selectividad sobre el que he reflexionado en este espacio. Y por otra parte, el sustento económico que significan los anunciantes es un condicionante en la emisión de mensajes, por cuanto los medios deben responderle a dichos patrocinadores, preponderantemente en términos de niveles y focalización de audiencia. Esto ocasiona, muchas veces, que los productores de contenidos, en aras de buscar mayor inversión y rentabilidad publicitarias, recurran a la banalización de sus propuestas a fin de aproximarlas a audiencias más grandes. El pastelazo, el bikini y el puñetazo venden, no hay duda.

Existe también un vínculo entre el principio de máxima publicidad y la recepción crítica, sobre todo en el ámbito de la news literacy, toda vez que el conocimiento de aquél concepto nos lleva a exigir que la información relativa a la gestión gubernamental esté a nuestro alcance. El desarrollo de esta demanda fortalece la conciencia que tenemos, como público, de la importancia del cabal manejo informativo que realizan los entes públicos. Y esta misma conciencia es la que debe ligarnos con lo que subyace a la publicación de noticias: las políticas y líneas editoriales de los medios informativos, cuya aplicación determina la forma y fondo del discurso periodístico que propagan. El conocimiento de estos fundamentos nos dotará de mejores herramientas para nuestro consumo cotidiano de periódicos, portales y noticiarios.

*Académico en las áreas de Periodismo y Comunicación. Actualmente es profesor en la Escuela de Periodismo de la UPAEP y en la Universidad de las Américas Puebla. Sus áreas de interés profesional son: recepción crítica de medios, hipermedios y noticias; análisis del mensaje periodístico en diarios nacionales e internacionales; ciberperiodismo; análisis y consultoría sobre arquitectura de información, usabilidad y calidad semántica en websites. Vive en la ciudad de Puebla; gusta del arte, el beisbol, el chocolate y la lluvia.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx