Crazy Stupid Love

Crazy Stupid Love

Camilo Useche*

En todas las comedias americanas esperamos siempre encontrar algo que nos identifique, algún elemento en donde el orden lógico de nuestras vidas se viera congraciado por alguna sonrisa o por algún mal chiste que quedara en la memoria durante semanas.  Generalmente nos identificamos con personajes perdedores, outsiders,  aquellos a quienes su vida no les ha dado la gracia de ser guapos, o de ser ricos, o de ser simplemente exitosos; otras veces nos identificamos con aquellas canciones que iluminan una escena, alguna banda sonora para tararear hasta el cansancio. 

Pero detrás de todo esto, siempre hay clichés tontos y escenas tontas con finales tan tontos como los mismos personajes, es decir, muchas veces como nosotros mismos.  El problema es que la mayor parte de las veces la historia no funciona, pues cae en el facilismo de escenas ridículas o en la exageración  de sus actores dejando en el olvido un argumento que quizás en otras manos tendría mayor fortuna.

Dan Fogelman, el guionista de películas animadas como “Bolt” (2008) o “Cars”(2006), se inventa ahora una historia tan simple, o tan complicada como el amor.  Y es allí en donde este  argumento es suficiente para hacer una buena historia, porque el amor es contradictorio, querámoslo o no.  Para esto, dos directores, Glenn Ficarra, John Requa, que ya habían elaborado otra interesante comedia “Philip Morris ¡Te quiero! “ (2009), y se habían reinventado las películas de navidad con “Bad santa” (2003) construyen con gran fortuna la historia de un cuarentón (Steve Carell) a quien su esposa (Julianne Moore) abandona después de 25 años de feliz matrimonio.

Todo en esta película funciona, desde los actores de reparto comandados por Ryan Gosling, quizás uno de los mejores actores de su generación, y Marisa Tomai, tan genial en este corto papel, como en muchas de sus otras películas, hasta los diálogos más escuetos y ligeros.  Aunque la película es honesta en su género, es decir, cumple con los convencionalismos  de toda comedia gringa, y por algunos momentos la supera, el desenlace es tan poco original que tumba de un manotazo todo lo construido en  sus valiosos minutos antecesores. Indudablemente hubiera merecido un mejor final, algo menos trillado y menos tópico, y por qué no,  algo menos “americano”.

FICHA TÉCNICA

Crazy, Stupid, Love

Dirección: Glenn Ficarra, John Requa

Guión: Dan Fogelman

Intérpretes: Steve Carell, Ryan Gosling y Julianne Moore

Género: Comedia. USA,  2011.

Duración: 118 minutos.

 

*Candidato a Doctor en Historia por I’ Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales de Paris. Maestro en Relaciones Internacionales y Estudios Latinoamericanos UAM, Madrid. Historiador y sociólogo por la Pontificia Universidad Javeriana y por la Universidad Nacional de Colombia.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»ojo-en-movimiento» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

1 COMMENT

  1. Difiero contigo, creo que la película tiene un final de enredo de comedia americana sino impactante sí cumple bastante con el requisito de final feliz inesperado. Completamente de acuerdo que Ryan Gosling es uno de los mejores actores del momento además de que está muy bien y de paso se agradece la escena del photoshop!!!
    Y por cierto… qué final propondrías?

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.