El Lydiagate de Marín hundió a Madrazo: Wikileaks

El Lydiagate de Marín hundió a Madrazo: Wikileaks

  • Un mal candidato, una mala campaña y el desatino de apoyar al exgobernador de Puebla en el escándalo que le valió el mote de «góber precioso», alejaron al PRI de Los Pinos
  • “Si Marín (un aliado de Madrazo) sigue estando en el centro del escándalo para el PRI será aún más difícil convencer al público de que ya no es el partido de la corrupción y los intereses especiales”, revela un cable «confidencial»
Foto tomada de: cargamento.blogspot.com

Ernesto Aroche Aguilar

@earoche

El escándalo que envolvió a Mario Marín Torres por la detención y encarcelación de la periodista Lydia Cacho transformó al «gober precioso» en un peso muerto para la candidatura de Roberto Madrazo Hurtado en 2006, según revela un cable oficial de la embajada de los Estados Unidos hecho público por Wikileaks.

El documento (06MEXICO895) revela la atención que generó en el gobierno estadounidense el affaire Cacho-Marín como parte del contexto de la sucesión presidencial, un proceso que al final polarizó a la sociedad y dejó fuera completamente de la contienda al partido que encumbró al ex mandatario poblano, aunque hoy el PRI se prepara para regresar a ocupar la residencia oficial de Los Pinos.

Un análisis (cable 06MEXICO2460) enviado por la embajada al gobierno de los Estados Unidos poco menos de un mes antes de la reñida jornada electoral de junio de 2006 señala que para ese momento Madrazo ya se había desdibujado de la contienda electoral, arrastrando con ello a su partido a pesar de que venía de unas elecciones legislativas y estatales más o menos exitosas.

“Muchos en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) esperaban que el 2006 fuera el año de su regreso, especialmente por la decepción del público con el gobierno del panista Vicente Fox. Sin embargo, a pesar de las altas expectativas del partido, las encuestas realizadas desde enero han mostrado de manera reiterada al candidato del PRI en un tercer lugar».

El documento, clasificado como “confidencial” y firmado por el ex embajador Anthony Garza, señala que de inicio fue un error la selección del candidato y la mala campaña que se realizó, “una estrategia más adecuada para los días de la hegemonía del PRI y no para el momento político pluripartidista que se vive”, y entre esos grandes errores se señala el hecho de que nunca se desvinculó del entonces gobernador Mario Marín.

“Madrazo parece congénitamente incapaz de proyectar una imagen de probidad, desaprovechando la oportunidad de tomar distancia de los actos de corrupción relacionados con su partido.

“Por ejemplo, cuando el gobernador del estado de México, Arturo Montiel, fue señalado por enriquecimiento ilícito durante su mandato Madrazo se apresuró a correr en su defensa.

“Cuando estalló el escándalo sobre el abuso de poder del gobernador de Puebla Mario Marín, Madrazo de nuevo se apresuró a la defensa del presunto infractor, y olvidando el papel del gobernador en la detención ilegal de la periodista (Lydia Cacho), el priísta intentó defender a su correligionario señalando la posibilidad de que las grabaciones incriminatorias del gobernador pueden haber sido obtenidas de forma ilegal. Sólo cuando la indignación pública por el escándalo persistió, retiró apoyo”, pero el daño, como se sabe, ya estaba hecho.

A decir del columnista Salvador García Soto, sí hubo una intentona por parte de Madrazo de sacrificar a Marín, situación que fue planteada en una reunión de emergencia que sostuvo el tabasqueño en el municipio de Chalco con 16 de los 17 gobernadores que en ese momento tenía el PRI.

El candidato priísta pidió a Marín: “Yo creo, Mario, que deberías pedir licencia y parar el impacto negativo para el partido y para la campaña”. La oferta de Madrazo incluía la posibilidad de que el gobernador decidiera el nombre de su sustituto.

Pero la propuesta fue rechazada inicialmente por el hombre que suspira por ocupar la silla presidencial y adjudicarse el regreso del PRI al poder, Enrique Peña Nieto: “Yo no creo que esa sea una salida. No podemos seguir el juego de quienes buscan debilitarnos”.

El acuerdo entonces fue buscar que el caso llegara a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para retrasar la resolución y dejar que se enfriara la presión social. Táctica que funcionó muy bien.

En algún momento Marín reconocería públicamente que su «problema» afectaba a Madrazo aunque, en su opinión, «no tiene por qué cargar culpas ajenas que él no provocó. Este asunto es colateral, pero, sí desde luego, le pega al proceso, le pega al partido, le pega a Roberto, pero en qué porcentaje o proporción, no sé».

Foto tomada de: esmas.com

Estaba cantado

El asunto Cacho-Marín atrajo la mirada del gobierno norteamericano desde el inicio, el reporte fue enviado desde la embajada de ese país dos días después de que el escándalo detonara, tras conocerse la famosa charla entre Mario Marín y Kamel Nacif difundida por el diario La Jornada y el noticiero en W Radio dirigido por Carmen Aristegui el 14 de febrero de ese año.

El reporte, etiquetado “sólo para uso oficial”, informa sobre las posiciones que tomaron al respecto los candidatos de los tres principales partidos, dos de ellos, como podría esperarse, exigiendo la renuncia de Marín y sólo uno, Madrazo, pidió una investigación por la filtración de los audios.

La posición del abanderado priísta contrasta con la que asumieron incluso otros militantes de su partido como Genaro Borrego, quien en una reunión con agentes de la embajada calificó de “inconvenientes” los comentarios despectivos de Marín pues “empañan la imagen del PRI y socavan las pocas oportunidades” que tenían de recuperar Los Pinos.

El informe enviado desde la embajada estadounidense señalaba la posibilidad de que el caso acarreara “graves consecuencias políticas y penales a causa de la intensa atención a esta historia de los medios de comunicación”.

“Si Marín (un aliado de Madrazo) sigue estando en el centro del escándalo para el PRI será aún más difícil convencer al público de que ya no es el partido de la corrupción y los intereses especiales”.

En tanto que para el PAN, “una investigación federal y el procesamiento podría ser una oportunidad de oro para el presidente Fox, y en consecuencia Calderón, para demostrar que el PAN es el partido contra la corrupción y que el PRI todavía no ha abandonado sus viejas costumbres”.

Pero la investigación y el proceso judicial tardó casi dos años en resolverse, pues fue hasta finales de noviembre de 2007 cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación decidió exonerar al priísta.

Al resolver que “no existió una conspiración entre el gobernador de Puebla, Mario Marín, y el empresario Kamel Nacif, para violar las garantías individuales de la periodista Lydia Cacho Ribeiro, e incluso determinaron que la transgresión a sus derechos no es grave, y por lo tanto el caso puede ser resuelto en otras instancias judiciales”.

Fue cosa de Fox: Beltrones

Pasada la jornada electoral y en una reunión que sostuvo con personal de la embajada, Manlio Fabio Beltrones criticó la intervención del presidente Fox en el proceso electoral para favorecer al panista Felipe Calderón.

Y, de acuerdo con el cable 06MEXICO4100, también clasificado como “confidencial” y enviado desde la embajada, Beltrones aseguró que no tenía duda alguna de que “el gobierno de Fox fue el responsable de la liberación de información incriminatoria sobre el enriquecimiento ilícito del ex gobernador Arturo Montiel, y de las conversaciones telefónicas grabadas que incriminaban al gobernador Mario Marín”, y que fueron escándalos que hirieron gravemente “la credibilidad de Roberto Madrazo, sobre todo en los estados populosos”.

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.