Bases fisiológicas de la sexualidad femenina ¡que seguramente no conocías!

Bases fisiológicas de la sexualidad femenina ¡que seguramente no conocías!

Eva Wilkes

Parte 2

Tú, hombre, que te crees ser un gran amante y qué sabes de la sexualidad femenina.

Tú, mujer, que te quejas de que tu hombre no te sabe llevar al súperorgasmo, ¿qué sabes de tu sexualidad?

1)     Punto G (Parte 1)

A la mejor devoraste el artículo anterior sobre el punto G, pero hay mucho más de lo cual muy pocos saben. La sexualidad femenina no se ha terminado de estudiar, se sabe más de cada cráter de la luna que de la misma. Cuántos divorcios se deben a la ignorancia en la sexualidad. Cuánta frustración y tristeza. Y en realidad es fácil enterarse. Vayan a ver a un sexólogo o a la tienda El Secreto del Amor y aprendan cómo llegar al séptimo cielo, a la unión perfecta de alma y cuerpo…

Cortesía.

2)     ¿Por qué solamente 30% de las mujeres llega al orgasmo durante el coito?

Simple: porque fisiológicamente no es la estimulación idónea…

A las 8 semanas de la fecundación el tejido de los órganos sexuales todavía es idéntico. Después se empiezan a formar la vulva y el pene. Primero el tejido se parece más a la vulva y para formar al pene se cierra el tejido y se forma el miembro con su rafe (por ello siempre se nota la “fisurita” en el pene). Quiere decir que originalmente la mujer tiene el mismo tejido que el hombre, quiere decir que tiene el tejido de un pene acostado a lo largo de su vulva. Empieza abajo de la entrada de la vagina, la redondea y sigue hasta el clítoris, la cual es como la punta de un iceberg y no un órgano aislado. Igual que el hombre, la mujer  tiene un frenillo también, la parte más sensible del glande, que hay que tratar con más delicadeza.

El equivalente de esperar un orgasmo de la mujer con la frotación en el área de la entrada de la vagina equivale a esperar del hombre un orgasmo frotándole solamente el tronco de su pene, sin tocar su glande (puntita). Para el colmo, podríamos preguntar al hombre después de estimularlo un rato de esta manera: “¿Por qué no te has venido ya, acaso eres frígido?”.

Cortesía.

Todo lo que le gusta sentir al hombre en su glande, le gusta a ella sentir también en el suyo (el clítoris). Durante el coito el glande del hombre está en su ambiente idóneo: caliente, húmedo, tejido suave, mientras el glande de la mujer está en contacto con una piel seca con vello, pegándole.

La única oportunidad de la mujer de tener una sensación que se acerca al placer del hombre durante el coito es cuando ella recibe sexo oral, por la semejanza del tejido en la boca y en la vagina: húmedo, caliente, acogida.

Y un detalle que muchos hombre no toman en cuenta: menos es más. El tacto con el clítoris debe ser de la fuerza de un ala de una mariposa , o mejor solamente rodearla como un tiburón, pero no tocar…

Si siempre sintiéramos lo que siente el hombre durante el coito, también quisiéramos 3 veces por día ¡mínimo!

Continúa la próxima semana…

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.