El gran misterio: el punto G

El gran misterio: el punto G

Eva Wilkes

Los científicos actualmente saben más sobre cada cráter de la luna que sobre el misterioso punto G.

Con frecuencia salen en las noticias nuevos “descubrimientos”, que meses después son criticados por otros científicos.

Por el lado científico no hay consenso de qué es el punto G, todo apunta a que hay una conexión con las glándulas de Skene, las cuales son las responsables de la eyaculación femenina, pero todavía hay –incluso sexólogos- que niegan hasta la misma.

Las mujeres que han experimentado el orgasmo del punto G saben que es maravilloso e inconfundible. Una experiencia muy profunda y liberadora, casi transcendental.

Sea la que sea la explicación fisiológica, hay unos hechos acerca del punto G que les presento.

90% de las mujeres lo tienen

Primero que nada, el punto G es de hecho una zona, más que un punto real. El punto G se localiza a unas dos 2-5 centímetros dentro de la vagina, en el lado superior (debajo de la cara interna de su estómago).

Es una zona que se siente más dura y arrugada –en estado de excitación-, si no está excitada, ni busque.

A la mejor ya lo sintieron una vez que su pareja estaba en posición de “cucharita”. Como un toque eléctrico que sube por el coxis. Es una sensación muy diferente a la estimulación clitorial.

Algunos científicos dicen que 10% de las mujeres no tiene la zona del punto G y tampoco sienten un orgasmo punto G. Otros dicen que todas las mujeres lo tienen, que solamente hay estimulación deficiente.

Concuerdan en que la eyaculación femenina –otro enigma para los científicos– parece lograrse solamente por un orgasmo del punto G.

La estimulación del punto G de la mujer no es tan complicada: Lo mejor es buscar el punto una vez que la mujer acaba de tener un orgasmo clitorial porque se encuentra relajada, ansiosa de sensaciones más fuertes.

Para estimular el punto G, se introducen 2 dedos en la vagina, mirando hacia arriba a 5 cm de la entrada de la vagina en la zona rugosa que va a sentir. Luego se deben mover los dedos hacia arriba y hacia abajo tal como en el gesto de “ven aquí”, la presión debe ser rítmica, fuerte y sostenida por 4 o 5 minutos. Muchos hombres se desesperan y muchas mujeres dicen no sentir placer porque no dan el tiempo suficiente para estimular esta zona. Si se ha detectado bien, la mujer siente deseos de orinar en un principio, pero luego se relaja y poco a poco encuentra el placer en esta nueva sensación.

Reflexiones

Es inevitable relacionar al «Punto G» con la obtención del Everest sexual, pero es imposible dibujar un mapa preciso y adaptable a todas las mujeres, cada una es un mundo diferente.

Muchas parejas persiguen este punto con la idea de que es la única forma de llegar a disfrutar del sexo. Al no encontrarlo se sienten frustradas y no tienen en cuenta que en la búsqueda está el resultado.

Si la búsqueda del “punto G” en lugar de suponer una exploración que tiene el fin de llegar a la cumbre del placer sexual, se convierte en una excusa perfecta para muchas parejas, que en el intervalo aprovechan para recorrer sus cuerpos y conocerse aún más, puede que logren estar más cerca de compartir una experiencia de placer en otra dimensión.

Calzada Zavaleta 4106, entre Farmacia GDL y Exacta

Tel. 8871454. 10:00 – 20:00

Columnas Anteriores

[display-posts category=»el-jardin-de-eva» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx

1 COMMENT

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.