Cuestión de Valores de Morris Berman

Cuestión de Valores de Morris Berman

 

Alejandro Badillo

Desde hace tiempo el sociólogo e historiador cultural Morris Berman (Nueva York, 1944) se ha convertido en un crítico no sólo de la política exterior de Estados Unidos, sino de la cultura de masas y sus implicaciones en la forma en que nos relacionamos. Su tesis más importante es la decadencia irreversible de occidente y, para demostrarla, analiza series de televisión, narra experiencias personales, utiliza datos de investigaciones. Cuestión de valores, su libro más reciente editado por Sexto Piso, es una colección de ensayos donde continúa sus reflexiones que abarcan un amplio espectro de intereses. El volumen está dividido en cuatro capítulos: “Lamento por Estados Unidos”, “Cuerpo y espíritu”, “Progreso verdadero y falso” y “Quo vadis”.

Sexto Piso, 1era edición, 2011. Traducción de Eduardo Rabasa.

El elemento que cohesiona los apartados es, además de la crítica al sistema político y económico norteamericano, una visión general de los temas que permite profundizar sobre sus causas y esbozar un futuro que, en la mayoría de los casos, no es halagador. Morris Berman es, quizás, junto con Noam Chomsky, uno de los pocos escritores que dan en el blanco con argumentos e información que trascienden el análisis técnico, no se atascan en la disertación teórica y que desnudan con una claridad pasmosa las dinámicas de la dominación cultural y el escandaloso desequilibrio entre la clase adinerada y una creciente masa de pobres.

Como en El crepúsculo de la cultura americana (Sexto Piso, 2002), otro libro emblemático de Berman, nos encontramos con una radiografía de Estados Unidos, con varias señales que evidencian un deterioro progresivo en la educación, el debilitamiento del Estado benefactor y el fomento a un individualismo cada vez más extremo donde sólo importa la satisfacción efímera y un consumismo que enmascara las carencias de una población que carece de estructuras sociales. La Norteamérica pujante, cuyos últimos estertores ocurrieron en la administración Clinton, es un país que ha agotado sus promesas y tiene problemas que la desgastarán aún más como la deuda interna y la fabricación de circulante que, en poco tiempo, generará inflación. Sin embargo, como apunta Berman, la sociedad estadunidense está rodeada de “espejos” (medios de comunicación sujetos a los intereses comerciales) que manipulan a una población cada vez más ignorante, más reticente a asumir su debacle. A esto se suman presiones que no existían en las décadas pasadas como la explosión demográfica, el agotamiento de los recursos naturales y el regreso a un neoconservadurismo cuyos peligros han sido alertados por sociólogos, intelectuales e, incluso, científicos como Richard Dawkins, que evidencian un retroceso en las victorias de la Ilustración y la revolución científica. Berman disecciona las trampas del “milagro” económico Chino, la forma en que el discurso maniqueo de los gobernantes no es ajeno a un pueblo que todavía no se desprende del temor atávico al otro heredado por los fundadores de las 13 colonias inglesas en el nuevo mundo, que construyeron una nación en base al positivismo y a una expansión a ultranza.

Cuestión de valores trasciende la mera denuncia por la capacidad de los ensayos de relacionarse con aspectos negativos de la modernidad cuya atención es urgente como la depredación del medio ambiente y de la clase trabajadora. Berman no peca de ingenuidad y no ofrece milagros ni placebos. Al contrario de Noam Chomsky cuya postura es más militante, heredera de los movimientos de izquierda de los años 60 y de la lucha por los derechos civiles, Berman se mueve en un territorio que podría apelar a la resignación, sin embargo, después de leer los ensayos reunidos en Cuestión de valores el lector saca la cabeza, aunque sea un instante, de la burbuja de la modernidad y sus casi infinitos espejismos. Eso es una victoria.

Como apunte final, otro elemento que se agradece del libro es la breve bibliografía al final de cada ensayo. La fuerza de las ideas no sólo radica en su replicación sino en su debate y en la búsqueda de más elementos para profundizarlas. Cuestión de valores cumple este papel y, una vez colocado en el librero, se convierte en varios libros que se ramifican en la mente del lector.

Columnas Anteriores

[display-posts category=»el-increible-devorador-de-libros» posts_per_page=»-1″ include_date=»true» order=»ASC» orderby=»date»]

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.